img
Ultramar – Sex Sodio Sullivan
img
Xoel Prado - Antúnez | 26-09-2017 | 21:31

Ultramar es el segundo álbum de la banda de rock tinerfeña Sex Sodio Sullivan, integrada por Manu Hernández (voz y guitarra), Carlos Barrera (bajo) y Fernán Jiménez (batería). Un álbum con diez cansex-sodio-sullivan-discociones estupendas editadas por Lago Naranja Records. Diez canciones con un gran atractivo místico y de mar.

De tan místico y de tanto Mar: Ultreia.

Empecemos por aclararnos que, en la sociedad excesivamente economicista, las personas viven objetualizadas y objetualizando. Este proceso requiere de trabajar hasta morir, porque resulta la única manera de obtener nuestra propia objetualización es trabajar y trabajar. Los japoneses a este trabajar hasta morir lo dibujan con el idiograma llamado Koroshi. Una adicción al trabajo para tener demasiado y que es masoquismo puro. Lo ilógico de esta adicción es que nos separa de lo más importante, la naturaleza. En el caso de Sex Sodio Sullivan del mar.

El mar del que nos aleja la sociedad en la que más que vivir, morimos.descarga1

Por eso, lo más importante es lanzarse al mar, a navegarlo. Lanzarse en libertad a ese mar del que desconocemos todo porque no nos importa, salvo para esquilmarlo. Las canciones del disco suponen una invitación a la ontología del mar. Así hay una invitación persistente a lanzarse al mar en una bitácora. No para escribir una bitácora sino para hacer la bitácora como quien esculpe en espuma la propia libertad. El mar guarda la libertad perdida por nuestra perdida en el trabajo. Somos reyes falsos que ansían demasiado y no precisamente lo que precisamos.

Libertad en el silencio metafísico del mar, un mar que da color a los sueños y a la realidad, en contra de la ley. La ley que se ha erigido en el único factor de establecer la normatividad moral, la única moral y en contra de ser humano, pues es exigencia la Ley de reconocimiento. En el mar sólo el ser humano se ha de enfrentar a si mismo en este mar a la propia naturaleza para recuperar la real moral natural. Tormentas en un heraldo que anuncia una nueva época, una revolución.sex-sodio-sullivan-disco2

La revolución del mar.

Un mar que es a la vez real pero que quiere anidar en nuestro inconsciente. Un mar real pero que es a la vez onírico, en el único lugar que puede serlo, su profundidad. En lo abisal, en lo inconsciente, es decir, en ultramar. Este disco se escucha hacia el fondo. Sus melodías no son de una sola escucha, sino que requiere más de una. Cuanto más se escuche el disco más grato se hace al fondo de nuestra mente. No hay melodías pegadizas para el instante, porque no es un disco para el instante.

Es un disco que invita a convertirse en ese pirata que ha de conquistar los mares y ha de acabar con quienes los rellenan de falsedad y los esquilma sin conciencia. Es una invitación a ser navegante de órbitas planetarias, de otros mares, de otros inconscientes. Es un disco que nos obliga a escucharlo una y otra vez para degustar sus melodías elegantes y sinceras. Lo que más gusta de estas canciones y de todo el disco es su sinceridad. Una sinceridad poética que gana con cada escucha; una sinceridad mística y metafísica, que emerge del fondo mismo del océano.

Escuchar ultramar es como un viaje iniciático a través del mar, como el viaje iniciático por el camino de Santiago, Ultreia. Ir más allá del propio mar, en busca de esa agua mística de la que hablaba Tales.

Una música melodiosa como el mismo mar que quiere captar en sus notas. Una música que con las guitarras dibujan la profundidad del mar en cada nota y la música es del color del mar profundo, del mar inconsciente, que pierde el color rojo y se ve del color negro brillante diamantino.

Una música diamantina, que no pretende agradar a primera escucha sino potenciar la escucha prolongada y profunda, tanto como del mar que nos flota. Una música que nos transporta como si fueras un ser del mar: primero náufrago y después mantarraya.

Un disco que consolida a esta banda de Tenerife como una buena banda para disfrutar con su música.

 

Sobre el autor Xoel Prado - Antúnez
Obscuro como él solo sabe serlo, seductor vespertino y a veces matutino.