img
Sonorama es Fest
img
Xoel Prado - Antúnez | 02-11-2017 | 07:46

Es indudable que Sonorama tiene el reconocimiento más importante que es el del público que asiste a sus escenarios y los artistas que llenan el aire de Aranda del Duero de las notas eclécticas de su música y las parafilias diversas en sus letras. Es un nudo de Moebius (los giordanos hace tiempo se solucionaron en Sonorama) El que le concedan el premio Fest al mejor festival de gran formato y a la mejor aportación turística, es importante porque es el reconocimiento de un agente externo que valora los festivales.

Que Sonorama haya ganado en estas dos categorías viene a decir a las claras cuál es la esencia de este festival musical que cualquier ciudad hoy quisiera para sí. El Sonorama es un gran festival y un Gran Festival, porque es grande y Grande.

El primer grande hace referencia a en cuántos días se desarrolla el festival.

El segundo Grande es interesante porque nos explica que su grandeza es la familiaridad que anida en el mismo. No es un festival de músicos en el escenario y gente de aquí para allá alocadamente, sino que músicos y los grupos de personas se encuentran por las calles, se topan en cada esquina y comentan cada uno de los conciertos, y grupos de gente de diversidad geográfica y cultural, desde La Coruña asta Gibraltar, de Lisboa a Perpiñán, de Suecia a Tombuctú, se prestan los unos a los otros las sonrisas, como si todos ellos tuvieran una ascendencia común, sólo una, la música. Sólo coincidencias glorificadoras de origen y hermandad en la música. Sin diferencias de clase, condición, entremezclados, fluyendo líquidos por las arterias de Aranda de Duero. La vida es líquida en esta Villa en los días del Sonorama. Sólo coincidencias absolutas y hermandad en la música. Comadrazgo, compadrazgo, sobrinazgo, consanguineidad, una alianza de afinidades sobre una única realidad papable, la música. En este mundo donde la vida es líquida y todos formamos parte de ese líquido que recorre las arterias de Aranda de Duero y la repleta de vida, todo es doméstico, hogareño, intestino, originario. Tan originario que resulta pulcro y farmacopea: sin miedo al fracaso ni al dolor ni a la muerte ni a los dioses. Una vida libre. Fijaos si es Grande este grande.

Le dieron igualmente el premio al festival que mejor aportación turística realiza. Mejor aportación turística porque concita en sus arterias nada constrictoras la sangre transfusionada de mil lugares geográficos distintos. Unas oleadas de bienvenidos familiares de la música se concitan en los lugares al efecto para que se reaviven. Un proceso de retroalimentación, aquí los que llegan al festival vienen a construir un mundo, como parte del clan que son, a dar noticia de su linaje, pero también a revivir por extracción dinástica. Como aquel mundo celta donde las tribus se reunificaban en el lugar sagrado de Lug para elegir a la Reina de todos los Celtas, así Aranda se convierte en el lugar sagrado de la música, pero no para elegir al rey por un año, o también, sino a revivificarse con la misma. Ese proceso de retroalimentación se lleva a cabo con los dos elementos más básicos de la tradición naturalística: el pan y el vino.  Hijos de la tierra madre, resucitan cada cual, en su momento anual, pero en el Sonorama ambos están a disposición de cada vástago que enlaza con el vínculo telúrico de la madre naturaleza.  Sobre todo, el vino.

Como observaréis si os allegáis a este cognaticio festival rey de notas de guitarra y heraldo de las voces de laurel y esplendor del pop rock español, todo es entronque, en las calles y avenidas y en su recinto de los festivales, y no os sentiréis agnaticios y sin linaje que os ampararán de seguro los. Veréis que se le otorgaron dos de los premios con justicia por los méritos propios, pero que pudieran ser todos en su conjunto.

Sonorama no limita, sino que expande; y no finge, sino que ayuda a revertir el ánima y reventar la calumnia, a corromper lo corrupto y a que te sepas a salvo bajo la vestidura sin artificios de la resolutiva música que todo lo diluye – hasta la más afectada de las famas.

Sonorama es la vida de rodilla en rodilla, la libertad que alimenta de facilidad y de desenredos al ánima que lo precisa y se acerca a sus orillas. Lo dijimos, esos días todo es flujo, todo es líquido, todo es esencial. Hasta el punto de que pudiéramos conferir al Sonorama el apellido que lo faculta, Sonorama del Duero.

 

 

 

 

 

Sobre el autor Xoel Prado - Antúnez
Obscuro como él solo sabe serlo, seductor vespertino y a veces matutino.