img
Etiquetas de los Posts ‘

Feria del Libro de Valladolid 2014

Feria del Libro de Valladolid 2014: Entrevista a José de Cora
Xoel Prado - Antúnez 28-04-2014 | 5:26 | 0

El miércoles a las siete de la tarde, visita la fería del libro de Valladolid, José de Cora,  donde presentará y firmará su última novela, La navaja inglesa, publicada por Tropo Editores.

José de Cora es lucense, periodista, productor audiovisual y escritor. Periodista sanguíneo, que se inció en la agencia Efe como redactor, allá en la década de crisis y cambio en España, mil novecientos setenta; además de ser corresponsal en Madrid de El Progreso y de colaborar con Tiempo. La década de los ochenta lo nombró director de El Progreso y los noventa director general del grupo El Progreso. Como productor audiovisual, produjo la película de Jorge Coira, El año de la garrapata. Ha escrito una ingente obra, ensayística y literaria, de la que destacamos Manual del Perfecto Polítco, Ideologías para un Rey, El libro del viajero feliz o La verdadera historia del último inquensidor y el maravilloso oráculo de la vida. 

JMPA: Periodista, productor televisivo, y ahora, novelista, ¿la vida interpretada en 360º?

 

JdC: La novedad no es tanta. Escribo novela desde los 21 años, hace la friolera de cuatro décadas. Ésta es la cuarta publicada, a las que hay que sumar las inéditas de aquel tiempo. Sí, he trabajado en todas esas actividades y en alguna más, porque todas son una prolongación del mismo afán por comunicar. Da lo mismo cine, teatro que internet. El caso es tener cosas que decir y querer decirlas. La realidad es poliédrica y ojalá se pudiese ver desde los 360º.

 

JMPA: De los quince centímetros de la columna periodística a una novela voluminosa y kilométrica, ¿muchas diferencias entre ambos trabajos? ¿Le costó habituarse a la escritura de la novela?

 

JdC: Ya digo que no hubo gran novedad. Escribo diariamente desde la mocedad, vacaciones incluidas, y hoy arrastro una treintena de libros al margen de otros proyectos que me hacen mayor de edad, aunque joven de espíritu. Lo difícil en todos los trabajos de esa índole es llenar la primera línea de una hoja en blanco. Si sabes a dónde quieres llegar, el camino hasta la última palabra es tan difícil o tan fácil tanto si quieres alcanzar una columna, como una gruesa novela; dicho todo ello con ciertas dosis de exageración.

 

JMPA: La Cibeles, la navaja inglesa y un señor de Lugo, ¿cómo se puede integrar elementos tan dispares en La navaja inglesa?

 

JdC: Vayamos por partes. Cibeles es el nudo gordiano de la novela. Es una diosa extraordinaria, muy censurada y hoy absolutamente desconocida, hasta el punto de que mucha gente cree que es madrileña. Sus ritos sangrientos están presentes en la Semana Santa católica y durante siglos fue la indiscutible diosa de la Tierra. Su llegada a Madrid desencadena una serie de crímenes relacionados con su culto y esa trama me permite darla a conocer para que los forofos del Real Madrid sepan a quién homenajean cada vez que le ofrecen sus títulos y se anden con cuidado. La navaja es el instrumento que el asesino utiliza para castrar a sus víctimas y ofrecer los escrotos a la diosa. Y el señor de Lugo soy yo, vecino de Madrid durante diez años y subyugado por la historia de Cibeles por otras razones que sería prolijo exponer ahora.

 

JMPA:  El lector que se interrogue ante la portada de su novela sobre lo que se puede encontrar en su interior, ¿cómo le convencería para que abra el libro sin sentir ninguna reticencia?

 

JdC: El libro es de lectura obligada para aquél que pretenda pronunciar la palabra Cibeles a partir de ahora sin miedo a hacer el ridículo. Bueno, y para aquél que le guste la buena literatura. ¡Qué voy a decir yo…!

 

JMPA: Una novela de género o una novela sin más…

 

JdC: La navaja… es una novela de géneros. Yo la bautizo como novela esdrújula, porque en partes equilibradas y equidistantes, es histórica, policíaca, mistérica, esotérica, erótica, mitológica, sádica, didáctica, eclesiástica, humorística, madridística y arquitectónica.

 

JMPA: Hay una mezcolanza de personajes reales con personajes trazados por su pluma, ¿cómo se integran en la novela todo este río de acciones? ¿En un drama o en una comedia o en una conspiración erótica o quizá como un puzzle de la vida con una pizca de cada cosa?

 

JdC: Los reales, existieron. Los ficticios, no, pero bien pudieron haberlo hecho. Todos son necesarios para contar la decisión de Carlos III de colocar una diosa de características tan brutales como Cibeles en el centro exacto de la moderna ciudad de Madrid. Lo hace porque la mayoría desconoce quién es esa señora, pero la Iglesia se inquieta y algunos madrileños, como el asesino, sufren transformaciones íntimas. La novela es como la vida. Tiene de todo y en proporciones adecuadas. Muerte y sexo; erudición y humor; aristocracia y pueblo llano; sacro y profano. Al lector no le van a faltar elementos para la diversión y la inquietud.

 

JMPA:  Confieso que no he podido leer aún la novela, pero en el adelanto que se realizó de la misma, sí que he podido advertir esa su manera de escribir costumbrista y de la que usted dota a su serie de Los Pelúdez en el San Froilán. En esa serie, los personajes parecen muy vivos y como si se moviesen por sí mismos, vivos, ¿sucede lo mismo con los personajes de La navaja inglesa?

 

JdC: Ésa ha sido la pretensión y por lo que escucho de los lectores, parece que no está lejos de haberse conseguido. Por supuesto, nada tiene que ver con Pelúdez, un personaje humorístico de pies a cabeza, salvo en el afán de divertimento con distintas armas.

 

JMPA: La navaja inglesa tiene alguna pretensión más allá de la de ser un entretenimiento para el lector, un disfrute para él…

 

JdC: Me remito a una de las preguntas anteriores. Dentro de los adjetivos que le avienen a La navaja… está la intención didáctica, el entretenimiento, la excitación carnal, el estremecimiento y el gusto por una literatura cuidada y acorde a la época que se narra.

 

JMPA: Un disfrute mitológico con la diosa Cibeles pero teñido de la sangre adolescente, ¿la mitología “negra” como fundación del Madrid moderno?

 

JdC: Sí, es evidente que Carlos III, Hermosilla, o Ventura Rodríguez no pusieron la Cibeles donde lo hicieron porque quedaba bonito. Esas horteradas las hacemos hoy, construyendo sin sentido simbólico o decorando con colorines sin saber qué significa cada uno de ellos. Cibeles es patrona de las ciudades que preside y fue llevada a Roma para combatir la amenaza de Aníbal y de la hambruna con éxito total. Carlos III, que venía de Italia, sabía lo que se traía entre manos.

 

JMPA: ¿Qué pueden hacer hoy los arquitectos por mejorar nuestras ciudades o ninguna es mejorable ya?

 

JdC: Pueden hacer mucho, siempre que les dejen. Lo primero, fijarse en los clásicos y devolver a la arquitectura el sentido de equilibro entre la nueva materia y el entorno donde se instala, pero yo no soy quién para dar lecciones a los arquitectos.

 

JMPA: Suele decir que las ciudades se distinguen en dos clases, las de belleza podrida y las de podrida belleza, excepción hecha de Lugo, que es el paraíso; ¿será por eso que es un lucense el que ha de resolver los intríngulis de la historia de La navaja inglesa?

JdC: Aunque está bastante destrozada, Lugo conserva muchos rasgos de su primitiva concepción, anterior a la construcción de la muralla. Quizás eso haya podido influir porque los lucenses siempre estamos dale que te pego con el diseño ciudadano. No obstante, en mi caso han pesado más las ganas de contar una historia interesante, estremecedora y esclarecedora.

 

JMPA: Tras este periplo de presentación de su novela que hoy le detiene en Valladolid, ¿tendremos una nueva novela de José de Cora?

 

JdC: Sí, ya está terminada y en fase de corrección. Veremos cuándo puede ver la luz.

 

 

 

Ver Post >
Feria del Libro de Valladolid 2014: Entrevista a Francisco Narla
Xoel Prado - Antúnez 27-04-2014 | 11:28 | 0

El próximo martes se encontrará en la Feria del libro de Valladolid 2014 Francisco Narla, autor de Ronin, novela que promociona durante este año, y de Assur, esa novela con la que sorprendió al público el año pasado. No es un autor desconocido pero sí recientemente reconocible, por eso, os dejo aquí sus datos biográficos más reseñables, obtenidos de su propia página (www.francisconarla.com): Francisco Narla (Lugo, 1978), es escritor y comandante de línea aérea. A pesar de su juventud, a lo largo de su ya extensa carrera literaria, se ha atrevido con todos los géneros. Ha publicado  novela, relatos, poesía, ensayos técnicos y artículos, estos últimos relacionados fundamentalmente con su profesión, pero también con sus aficiones y filias, entre las que encontramos actividades tan dispares como los bonsáis, el tiro con arco, la pesca con mosca o la cocina. Polifacético donde los haya, Francisco Narla ejerce también como orador. Así, ha participado en diferentes foros, como centros universitarios o programas de radio y televisión (Cuarto milenio, El guardián de la moche o Milenio). Comprometido también con la defensa de la cultura, ha abanderado proyectos como Lendaria, destinado a recuperar, proteger y divulgar la tradición mágica de su tierra, Galicia. En 2009 publica su primera novela, Los lobos del centeno, tras cuyo éxito en España es editada en México para toda Latinoamérica. Caja negra, su segunda obra de ficción, ve la luz en noviembre de 2010. E inicia 2012 publicando un tratado de aerodinámica, Canon de performance: masa y centrado, y planificación de vuelo.En 2012 llega también su gran éxito de ventas: Assur. Una apasionante epopeya en la que se narran los ataques vikingos a la Península Ibérica. Gracias a la buena aceptación del público y la crítica, la obra alcanza puestos destacados en las listas de los más vendidos y, lleno de agradecimiento, Narla nos trae en 2013 una nueva novela histórica, Rōnin;una narración que nos acerca al convulso Japón medieval.

JMPA: La novela que firma en la feria de Valladolid, Ronin, va sobre Samuráis en Europa, ¿qué hace un Samurái en Europa?

FN: Pues no es nada fácil dar una respuesta simple. De hecho, los historiadores no se ponen de acuerdo sobre las verdaderas motivaciones de la Embajada Keichō (la que da pie a la novela), sin embargo, es indiscutible que una embajada nipona llegó a la corte de Felipe III y existen numerosas pruebas documentales.

            Supongo que el acercamiento más apropiado es el que brinda la sensatez: los contactos diplomáticos previos entre ambos países, la presencia de misioneros católicos, los naufragios de barcos españoles en las costas japonesas, la propia situación interna del país del sol naciente (una cruenta guerra civil acababa de terminar y era interesante enviar lejos a algunos elementos subversivos). Son varios los elementos que pudieron influir en la decisión y no podemos descartar ninguno de ellos porque la historia oficial no lo aclara.

JMPA: Sus libros están fraguados sobre la historia, pero, vemos que tras sus novelas, Ronin una de ellas, hay mucha documentación, pero la todos los datos no los utiliza como una finalidad en sí mismos, sino como un medio.

FN: Bueno, creo que así debe ser. Entiendo que el escritor está obligado a ser lo más riguroso posible para no decepcionar al lector que conozca el tema, sin embargo, también pienso que el novelista tiene el deber de pensar, ante todo, en la narrativa en sí misma, de modo tal que las crónicas sean un instrumento para contar un relato. A mi modo de ver resulta crucial evitar que las referencias históricas aplasten el argumento.

 

JMPA: Su novela, Ronin, y la anterior, Assur, no  son novelas sólo históricas, sino que son un entramado de tramas de distinto género, desde lo policiaco a lo terrorífico, de lo picaresco a lo romántico, ¿cree que hay radica su éxito?

FN: El éxito tiene mucho de relativo y no creo que sea yo el más apropiado para hablar del beneplácito que mis novelas puedan despertar en el lector, debería ser el mismo lector el que se explayase. En cualquier caso, lo que sí puedo decir es que en las dos novelas se narran las vidas de distintos personajes durante largos períodos de tiempo, y creo que en tramas de ese tipo debe haber distintos motores argumentativos, porque, de no ser así, entonces las historias resultarían planas, o al menos eso es lo que yo creo.

 

JMPA: Su vida cotidiana se centra en aviones y matemáticas, ¿cómo le da por volcarse en el género histórico y, sobre todo, como encuentra estas historias sorprendentes en sus datos?

           

FN: Siempre he dicho que el escritor debe ser honesto, honesto en el sentido de que debe escribir aquello que le gustaría leer; y la novela de aventuras de trasfondo histórico ha sido siempre uno de mis géneros favoritos, de ahí que me decidiera a escribir novelas como Assur o Rōnin. En cuanto a lo extraordinario de los hechos históricos que las rodean solo hay un secreto: trabajar duro hasta encontrarlos, nada más.

 

JMPA: Saigo Habayusa y Assur, los personajes de sus novelas, tienen una fuerza increíble.

FN: Gracias, me siento muy halagado, eso era lo que se pretendía, ambas historias tenían ese objetivo. Espero que muchos otros lectores compartan esa opinión.

 

JMPA: Una curiosidad que me planteaba un joven lector, ¿cuánto hay de realidad, de hechos reales, como se suele decir, en sus novelas?

            FN: En el caso de Assur y Rōnin hay un buen porcentaje de realidad y como explico en las notas que acompañan ambos finales, se intentó ser lo más riguroso posible procurando evitar que el argumento se viese perjudicado. Sin embargo, no son más que relatos plausibles, coherentes con las circunstancias históricas. Pero bueno, digamos que alrededor de tres cuartas partes.

 

 

JMPA: La amistad como eje vertebrador de sus novelas, tanto en Assur, amistad hombre naturaleza, y en Ronin, la amistad social.

FN: Sí, la verdad es que sí, supongo que se trata de uno de esos aspectos de la narrativa en los que el escritor vuelca su propia alma en lo que cuenta.

 

JMPA: Y la venganza, claro.

FN: En este caso es una clara influencia del maestro Dumas, él nos enseñó con sus maravillosas novelas que la venganza es un magnífico motor narrativo.

 

JMPA: Una de las constantes de sus novelas es la visita a muchos espacios naturales y muchas ciudades distintas, un cambio constante de escenarios, muchos de ellos inhóspitos y otros lejanos y otros inéditos y otros mágicos. ¿Tendrá que ver con su profesión de piloto?

FN: Es probable, desde luego, aunque también tiene relación con la intención de provocar interés en el lector, de presentarle las acciones de la trama en escenarios atractivos.

 

JMPA: Si le damos tiempo al tiempo, ¿logra éste que vidas distintas confluyan a un final resolutorio o nada está escrito o esa confluencia se da por mero azar?

FN: El final siempre podrá escribirse, otra cosa es que resulte satisfactorio, tanto en la vida como en las novelas. Ahora bien, personalmente no creo que las cosas estén predeterminadas, si bien condicionadas por las acciones individuales. En cuanto al azar, creo que hay más en la vida real que en las novelas, en las que siempre termina por parecer un recurso pobre de escritor con poca imaginación.

 

JMPA: Un amigo mío critica a Ronin el exceso de personajes, que le impide saber quién es quién; y éste mismo, critica también el exceso de páginas en Assur, ¿cómo defendería usted sus novelas de estas críticas, que, por otra parte, son los únicos peros que se les opone?

FN: Bueno, de las críticas se aprende y son parte del negocio, hay que aceptarlas y sobrellevarlas con humildad. Es lógico que el lector se forme una opinión y es comprensible que haya críticas negativas. Y solo hay un modo  noble de defenderse escribir más y hacerlo mejor.

 

JMPA: Usted, apegado a la magia de la madre tierra, siempre otorga a Lugo ese protagonismo mágico en sus novelas. Sabe que yo opino que Lugo es uno de los marcos de la puerta del paraíso, ¿tendremos una novela sobre la magia lucense?

FN: En Los lobos del centeno ya hubo mucho de eso y lo seguirá habiendo, porque en todas mis novelas Galicia juega un papel importante. Así que supongo que la mejor respuesta es que la ha habido, la hay y la habrá, siempre, porque a mi tierra le debo mucho, y es de bien nacido ser agradecido…

 

Ver Post >
Feria del Libro de Valladolid 2014: Entrevista a Mª Ángeles López de Celis
Xoel Prado - Antúnez 25-04-2014 | 10:26 | 0

Mª Ángeles López de Celis se presenta está tarde a las 19:00 a sus lectores en la Feria de la ciudad. Lo hace con su último libro, una novela sobre la realidad del cese de la lucha armada por parte de la banda terrorista ETA, Las crónicas de Armikelo, publicado por la editorial ODEON.

Para aquellos que no conozcan a la autora os diré que Mª Ángeles López de Celis,  es una escritora madrileña. Funcionaria de carrera, es la única persona que ha formado parte de la secretaría de los cinco presidentes del Gobierno de la democracia, desde Adolfo Suárez a José Luis Rodríguez Zapatero. Precisamente, por su singularidad, la editorial Espasa publicó en 2010 su libro Los Presidentes en zapatillas. Gran comunicadora, es requerida como conferenciante en foros académicos y culturales, así como en distintos medios de comunicación. Posee la Cruz de la Orden del Mérito Civil, que le fue concedida por Su Majestad el Rey, en 2006. En 2012 publica un un análisis de los casos de corrupción más flagrantes de nuestra historia reciente, El Síndrome de Alí Babá (Espasa). Y en la primavera de 2013, un libro muy esperado, Las Damas de la Moncloa (Espasa), quenos introduce de nuevo en el Palacio de la Moncloa, en esta ocasión de la mano de las primeras damas de la democracia española. 

 

 

JMPA: Tras una serie de libros de ensayo, de muy diversa temática, se pasa usted a la novela ¿por qué?

 

MALDC : La verdad es que siempre me he sentido cómoda en el ensayo. Creo que con mis tres últimos libros he adquirido una enorme experiencia en la no ficción, pero no cabe duda de que un autor debe moverse en otros campos. Es curioso, pero esta novela la empecé a escribir hace siete años y es anterior a todo lo demás que he publicado. Tal vez por eso mi satisfacción en estos momentos es mayor.

 

JMPA: Sus libros impares parecen tratar temas livianos, presidentes y primera damas en zapatillas; los pares de temas más graves, como la corrupción y el cese de la lucha armada por parte de la banda terrorista ETA, ¿cómo transita usted de unos temas a otros?.

 

MALDC: Nunca lo había pensado así. En cualquier caso, aunque pueda parecer lo contrario, Los Presidentes en zapatillas y Las Damas de la Moncloa no son libros sobre temas livianos. El enfoque de ambos es histórico y político y, aunque lógicamente, están tratados desde un punto de vista novedoso como es el de una trabajadora que conoce bien los entresijos del poder Ejecutivo y analiza perfiles psicológicos y conyugales respecto de los inquilinos que han habitado el Palacio de la Moncloa, pueden considerarse ambos como documentos testimoniales singulares que quedarán para la posterioridad, ayudando a las nuevas generaciones a conocer mejor la historia contemporánea y sus protagonistas. Ese fue, sin duda, mi objetivo al escribirlos. En lo que se refiere a El Síndrome de Alí Babá, mi planteamiento fue la denuncia, a través del análisis, de un problema que en nuestro país está empezando a sobrepasar los límites de la tolerancia y, desde luego, agitar las conciencias ciudadanas para exigir a partidos y representantes políticos el fin de esta lacra que es el cáncer de la democracia.

Si hablamos de Las Crónicas de Armikelo, nos trasladamos a un escenario muy distinto, a un género literario de otra naturaleza y a una suerte de ficción basada en hechos reales, sobre un tema de naturaleza tan delicada como es el terrorismo que ha castigado a nuestro país durante casi cinco décadas y las terribles consecuencias que ha dejado en las víctimas directas y en la sociedad en su conjunto. Es una historia de realidades inventadas sobre el final de ETA y el camino a seguir para conseguir la reconciliación en Euskadi y en España.

 

JMPA: En la Feria de Valladolid presenta su primera novela, Las Crónicas de Armikelo, una novela con un tema grave, el cese de la lucha armada y que ¿podríamos catalogar como tabú?

 

MALDC: Como acabo de decir, el tema es muy delicado. Pocas cuestiones polarizan a la opinión pública como esta: negociación ¿sí?, negociación ¿no? Sinceramente, creo que después de un saldo de muerte y destrucción tan dilatado en el tiempo como consecuencia de un terrorismo que responde al deseo independentista de una parte de la sociedad vasca, no podemos ahora cerrar este tema en falso. A problemas políticos, soluciones políticas. En lo que a mí respecta, soy una persona con enormes inquietudes y muy comprometida con el momento político y social que me ha tocado vivir. Esa es la razón por la que afronto los temas sobre los que escribo, porque, igual que a mí, preocupan a la sociedad en la que vivo.

JMPA: Una novela que usted comenzó a escribir con anterioridad a la comunicación del cese de la lucha armada ¿lo intuía o lo supo por algún canal extraordinario?

 

MALDC: Rotundamente, no. Cualquier persona que, como yo, hubiera seguido con asiduidad el desarrollo de los acontecimientos respecto de ETA, hubiera concluido igualmente que el fin de la actividad armada de la banda terrorista iba a ser la consecuencia lógica del regreso a la arena política de los partidos abertzales, que poco a poco se fueron distanciando de los planteamiento de la banda y sus métodos de reivindicación. En cualquier caso, aprovecho para aclarar que en esta ocasión no estoy narrando hechos reales como en mis anteriores publicaciones. Las Crónicas de Armikelo es una novela y, como tal, es pura invención y, si alguien siente algún tipo de motivación morbosa sobre el origen escabroso de la información que se maneja o piensa encontrar en ella datos de naturaleza confidencial, está perdiendo el tiempo.

 

JMPA: Teme que su novela produzca efectos semejantes a Ocho apellidos vascos, que todo el mundo que ha intervenido por propia voluntad o víctima de esa lucha armada, se vea distorsionado en la misma.

 

MALDC: Yo espero que no. Todo lo contrario. Si alguien se reconoce o identifica con alguno de mis personajes, espero que se sienta engrandecido, ennoblecido y ensalzado, porque todos los protagonistas de esta historia quieren representar lo mejor del ser humano, menos, claro está, los violentos, que son el enemigo a vencer. Incluso Carlos, uno de los protagonistas principales, sufre una involución en toda regla a lo largo de la novela.

JMPA: ¿Una novela imaginada o apegada a la realidad, como suele decirse, basada en hechos reales?

 

MALDC: Exacto. La trama y los personajes son inventados y, aunque cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, será inevitable que muchos lectores encuentren paralelismos con los protagonistas verdaderos, que han dejado una huella profunda en la memoria colectiva de dos generaciones de españoles, realmente imposible de obviar, incluso para mí como autora. Lo demás, los escenarios, el desarrollo del proceso y muchas de las circunstancias en las que discurre el argumento cuentan con todo el rigor histórico. 

 

JMPA: ¿Con la novela quiere usted apelar a la racionalidad política o la sentimentalidad arquetípica?

 

MALDC: ¿Y qué tal una mezcla de ambas? En un tema tan delicado, los sentimientos están a flor de piel. ¡Qué me va usted a contar que trabajo con víctimas del terrorismo cada día ! Pero la racionalidad ha de presidir todas las actuaciones por parte de las instituciones del Estado, con el fin de conseguir el difícil equilibrio entre la consecución de los objetivos de la paz y la reconciliación, con la justicia y la memoria de las víctimas, a las que la sociedad española no puede renunciar jamás.

 

JMPA: En marzo de 1977 pude conocer a José María Portell, periodista que nos contó lo que iba a hacer, y fue asesinado. En su novela también intervienen un periodista y un político, que también cuentan lo que van a hacer…

 

MALDC: No exactamente. Lo cuentan cuando ya se puede contar. Cuando el proceso ha terminado y hay que dejar constancia para la historia. No hay que olvidar que el papel de Jaime, el periodista, es de tal envergadura como ser el notario que va a dar fe de un proceso que discurrirá con sus altos y bajos, sus frenazos y acelerones, para alcanzar la paz deseada. Eso son Las Crónicas de Armikelo: el diario de un proceso para enterrar definitivamente la actividad terrorista, que se hace público para que la ciudadanía conozca el final del problema hasta sus últimas consecuencias.

 

JMPA: ¿El sentido común o la grandeza de las decisiones políticas?

 

MALDC: Las grandes decisiones políticas se basan en el sentido común. De otra forma, no serían más que arbitrios o dictámenes descerebrados. Pero se necesita la perspectiva del tiempo para poder analizarlas en la dimensión correcta. Y ese es un poco el objetivo. Cuando acaba la novela, nos situamos diez años después de tomadas las grandes decisiones, con el fin de comprobar si los resultados políticos y sociales han sido los perseguidos. Y, por supuesto, también, lo que ha sucedido en la vida de los personajes, en cuyo devenir hay sorpresas que el lector no conocerá hasta el final.

JMPA: En Ocho apellidos vascos, el protagonista canta Euskadi tiene un color especial ¿le parece una banalización de las cicatrices que cruzan a muchas gentes de ese territorio o realmente Euskadi tiene un color especial, un corazón que late hacia la vida?

 

MALDC: Euskadi es un tierra rica, próspera, acogedora y la mayoría de los vascos son gente sencilla y trabajadora que lo único que quieren es vivir en paz y pasar de una vez por todas la página del terrorismo, para poder mirar hacia delante, hacia un futuro de paz y reconciliación. Así es esta novela, un canto a la esperanza en un futuro nuevo para Euskadi y para España.

 

JMPA:  Se ha dicho que su novela apuesta por la esperanza y la vida ¿es posible? ¿O este proceso de cese puede tener marcha atrás?

MALDC: No hay marcha atrás en este camino hacia la paz. El terrorismo ya no tiene cabida en nuestro país, pero hay que cerrar muy bien este proceso, para que nunca más los nacionalismos radicales y exacerbados puedan ser caldo de cultivo para tentaciones parecidas. El mejor homenaje que se puede hacer a los muertos es que no haya más. Y desde esta posición de respeto y reverencia a los que perdieron su vida a consecuencia de esta terrible lacra, les dedico este libro como mi personal contribución a su memoria.

 

JMPA: Permita que la última pregunta sea para apreciar que su novela es una aportación muy valiosa a ese proceso/camino que hemos de recorrer todos.

MALDC: Así me lo propuse y ojalá que lo haya conseguido.

 

 Despedimos a Mª Ángeles Lopez de Celis para que vuelva a la caseta a firmar a sus lectores esta última novela, que esperemos que no sea la última. 

 

Ver Post >
Sobre el autor Xoel Prado - Antúnez
Obscuro como él solo sabe serlo, seductor vespertino y a veces matutino.