El Norte de Castilla

img
LA SEQUÍA DE AGOSTO
img
Cari | 09-08-2010 | 09:50

Esa ausencia de casi todo, si vas a tu tienda habitual cerrado por vacaciones, todo lo cotidiano se vuelve como extraño dentro de nuestra cotidianidad.

Los medios de comunicación son repetitivos hasta la saciedad aunque no paran las malas noticias, lugares donde el agua les ahoga literalmente, otros donde el fuego les abrasa también literalmente, la naturaleza no da tregua, supongo que es la única que no podemos dominar.

Pero…he aquí que como un milagro aparece la palabra mágica OBAMA.

Y tal parece que ya todo gira en torno a esta visita relámpago que está dando mucho de sí, ya lo creo.

Nada tengo en contra de la primera dama, supongo que como todo el mundo dice esto ha sido bueno para el turismo y para Marbella, no hace tanto castigada por la corrupción indecente de unos cuantos, pero el seguimiento mediático excesivo, escenas que huelen a rancio, toros y pandereta, por parte de los españolitos de a pie, me sacan de quicio. España es algo más que eso.

Hasta que se haya comprado un helado ha sido noticia, algo tan habitual en verano, y la hemos visto saborearlo, y la hemos visto contemplando una puesta de sol en la Alhambra, y a la pequeña Obama dándose un bañito pero sólo con sus amigas, cuarenta metros de playa y agua cerrada para ella y sus amigas y los guardaespaldas con el agua al cuello, vigilando. ¡Hay que ver!

Supongo que es lo que toca, en verano, como todos, el mundo no deja de tener tragedias, pero donde más o menos reina la “tranquilidad” lo que toca es Marivent, vela, infantas, príncipes y princesas y el rey este año un poco más desaparecido por estar convaleciente.

Una posible huelga de controladores que dejará a mucha gente colgada aún con la incertidumbre de la fecha, con lo cual para los posibles usuarios del avión es como una quiniela injusta del todo y para la economía un desastre más, que no decaiga la fiesta de los despropósitos.

Bueno y aquí estamos, los foros, los blog y casi todo está descafeinado, entonces me he sentado delante de éste mi amigo y cómplice y tecleo quejas, vacíos y ausencias, supongo propias del verano, de un calor del que nos estamos lamentando, pero es que resulta que toca, es agosto, con sus vacaciones y sus sequías con todo lo que ello abarca, en todos los sentidos.

Pero seguro llegará el otoño, por otra parte, me temo, aún más calentito que éste estío que nos trae desparramaos :)

Saludos blogueros.

Sobre el autor Cari
Castellana que adora el norte y a quien la vida trajo a Valladolid. Desde aquí comparto mis vivencias con vosotros.