img
¿HAY ALGUIEN AHÍ?
img
Cari | 17-11-2016 | 11:02

Hacía tiempo no escribía por aquí y tampoco sé si ahora seré capaz de escribir algo coherente.

Me gustaría hablar de tantísimas personas que viven solas con lo que eso conlleva, en ocasiones por voluntad propia, otras porque la soledad llega y araña todos los sentimientos.

Gente vulnerable a la que a veces damos la espalda pensando que seguro alguien tiene que acompañe sus horas de soledad -nos viene bien como excusa- no nos engañemos.

Por supuesto no se trata de entrar donde nadie nos llama, pero nos estamos deshumanizando, ¿Quién no se acuerda de cuando nos veíamos y hablábamos todos los vecinos? Tiempos ha…

Ahora como mucho nos vemos los breves instantes del ascensor, y no todos los días. Por eso pienso que detrás de cada puerta hay una vida, unas necesidades y lo que es peor unas grandes soledades.

Personas muchas de ellas indefensas, avocadas a peligros varios sin que las instituciones ni grandes compañías sepan siquiera que no son un número de factura.

Cuantas veces aparecen personas solas que han fallecido y sólo el olor delata el suceso, triste que el olfato sea lo que nos guie y no los ojos para ver a esa persona.

Me alegra reencontrarme con vosotros, con mayor o menor éxito, eso no lo juzgaré yo.

Un saludo blogueros.

Sobre el autor Cari
Castellana que adora el norte y a quien la vida trajo a Valladolid. Desde aquí comparto mis vivencias con vosotros.