img
Etiquetas de los Posts ‘

crueldad.

CUANDO SE CONGELAN LAS IDEAS
Cari 06-02-2015 | 6:57 | 2

Cuando por la mañana desde mi ventana he visto el manto de nieve en mi barrio, los críos entrando al colegio que tengo enfrente jugando con sus padres con la nieve, me he quedado un rato viendo la capa blanca muy extraña en Valladolid, y como siempre me he puesto a pensar…

Hace tiempo que no escribo nada que tenga fuste, por eso digo lo de las ideas.

Pero es que la realidad es que hay tantas cosas que se amontonan que no quiero hacer mensajes de esos encriptados que nadie entienda, cosa, por cierto  que hago muchas veces, solo que confío en que vosotros los entendáis.

Tengo en mi mente tanta violencia, imágenes crueles que nos llegan del exterior o de aquí mismo, y duele, pero la sensación de que nada puedes hacer es terrible.

El terrorismo en nombre de lo que sea no es viable ni lícito, hace sufrir y es atroz, pienso en los degollados, en el jordano quemado vivo,y en el ojo por ojo que dijo Gandhi, el mundo se quedará ciego.

  En Ucrania sin paz y sin visos de tenerla, en los niños que mueren por enfermedades perfectamente evitables en nuestro mundo cercano y “civilizado”.

Pienso en la corrupción, en lo que nos espera el año que año recién nacido, elecciones a diestro y siniestro y saber que la lucha por el poder es indecente, pero seguro forma parte del ser humano desgraciadamente.

No soy de las que pienso que todos los políticos son iguales, creo que alguno decente nos quedará por ahí perdido, sólo hay que encontrarlo o que salga a la luz y sea creíble pero ¿eso cómo se sabe?

Y por último he pensado en las Águedas, esa tradición que nada tengo contra ella excepto que no me identifico con una fiesta de las mujeres que supongo pueden salir a comer cuando les de la real gana, sin que tenga que haber un día para ello, y eso que tengo un montón de amigas que salen y se lo pasan bomba, perfecto, todo lo que sea divertirse está bien.

Bueno, pues nada que al final de la charla sale un amalgama de temas y casi que los junto porque mi PC se estaba quedando oxidado y mis neuronas también.

Una brazo bloqueros cuando ya queda poca nieve en el asfalto, cosa que me alivia porque me puedo partir la crisma simplemente bajando a por el pan.  :-)

 

 

 

Ver Post >
QUIERO SER CANSINA
Cari 17-09-2013 | 11:06 | 10

Sí, quiero serlo cuando hablo de ciertas cosas, hoy el Toro de la Vega.

El maltrato animal está instituido ya como una cultura en los pueblos de España.

El maltrato y muerte a un ser vivo poco importa.

Y hoy un martes siguiente al que suele ser se ha cumplido la tradición.

No tengo que decir nada original, Vulcano ha cumplido su destino.

Ha salido una persona que había llegado de Andalucía y ha dicho en TV que es un poco cruel pero que es una tradición.

Ya no estamos en la época medieval, en teoría tendríamos que estar más civilizados, pero va a ser que NO.

Todo cuenta, el dinero que recoge el pueblo por el espectáculo y que miles de personas lo ven con júbilo.

Estoy viendo un programa de TV donde a la presentadora se le ve el plumero claramente.

Luego siempre salen los que dicen que porqué los que estamos en contra del maltrato comemos carne, pues resulta que nos tenemos que alimentar, cruel será un matadero seguro que sí, pero la crueldad no es la misma cuando es ante el jolgorio de unas personas a las que nada importa ver desangrarse en el caso que nos ocupa por unas lanzas que porta un “ser humano”.

Bueno, no he querido resistirme a escribir en mi blog sobre algo que me indigna y  me apena, cuando veo a un toro sin salida posible desangrándose ya sin fuerzas para huir de la última lanza.

Como cada año no parece que nosotros, seres vivos, sepamos respetar a otro aunque sea un cuatro patas.

La foto de Vulcano la he querido poner aún sin ser torturado hasta morir.

Prefiero dejar muchas cosas en el tintero, porque al final siento que son palabras inútiles año tras año, desgraciadamente.

Tristes saludos los de hoy blogueros.

 

 

 

 

 

Ver Post >
Sobre el autor Cari
Castellana que adora el norte y a quien la vida trajo a Valladolid. Desde aquí comparto mis vivencias con vosotros.