img
Etiquetas de los Posts ‘

hija

NO ES LO MISMO, NO
Cari 13-01-2014 | 6:22 | 4

ETA que el País Vasco, repito, NO LO ES.

 Tengo amigas que me dicen que nunca irán allí de vacaciones -eso que se pierden- contesto, pero entiendo que cada un@ es muy libre de sus miedos. Que una banda de desalmados logre privar a mucha gente de disfrutar de ese norte, es penoso.

Hace tiempo escribí un relato sobre mi experiencia en el País Vasco, allí he vivido mi infancia, he tenido a mi hija,  he concebido a mi hijo, trabajé, fui feliz, incluso alguna amargura que otra, y también pasé algún miedo claro que sí. Eran tiempos convulsos, difíciles, los asesinos disponían de la vida de otr@s incluyendo niños, cada vida arrebatada era un dolor, mucha repugnancia entre sus gentes por todo lo que estaba pasando, sólo recordar las manifestaciones de M.A.Blanco, muchos miguel Ángel desgraciadamente, aunque aquello fue una muerte anunciada, terrible, todas las muertes por terrorismo son horripilantes, esa es la pura verdad.

Quiero recordar un detalle que me hizo sentir mal, pero que tuvo una explicación: Entré con mi hija a desayunar a una cafetería, entré y me fui a un hueco de la barra pero automáticamente me di cuenta de que había policías al lado, me fui a la otra punta de la barra, sólo pensé en mi hija pequeña, quizás ellos pensaron que les tenía odio o algo parecido, para nada, solo que tuve miedo, eran los tiempos en que entraban y disparaban contra ellos. ¡Qué mal me sentí! Experiencias, ésas que al final quedan grabadas.

Pues nada,  dicho esto, yo que llegué de la lluvia eterna a Valladolid, la ciudad donde me hacía daño su sol, puedo decir y digo que no me sentí en Valladolid tan acogida como allí, mucho me costó hacer aquí amistades aparte de las que ya conocía, nadie se entregaba, tenía que ser yo la que me abriera a la gente… supongo es el carácter recio, y seco de los castellanos, soy castellana de nacimiento, pero al final acabas cogiendo esa vida abierta, espontánea, sin tabús, y lo tuve claro, es lo que escogí cuando llegué a Pucela, o sea, lo que traía en mi equipaje de mi norte querido.

Las personas vascas, para nada todas son etarras, un poco de por favor, no miremos con odio un lugar donde hay mucha gente maravillosa y unos lugares que se nos quedan en la retina de puro hermosos que son.

La preciosa imagen es de la playa de Sopelana, donde tanto he estado, ahí irán mis cenizas cuando ya me vaya….

 

Saludos blogueros.

Ver Post >
¿QUIÉN SE SIENTA EN MI SOFÁ?
Cari 17-06-2013 | 3:48 | 3

Todo aquello a lo que doy paso en mis inquietudes, y normalmente el ceda el paso es muy abierto, les cedo el dudoso privilegio de mis preocupaciones, dudoso porque me gustaría que muchas cosas me resbalaran, pero creo que de momento no es el caso.

Comparto mi sofá con muchas cosas:

En la semana que empieza, la primera, mi hija, enfrentada a un examen vital que por supuesto estoy y está esperanzada en que todo vaya bien !SUERTE MI CHICA!

Amig@s que no lo son tanto, traiciones varias, y amigos verdaderos, éstos últimos ell@s valen su peso en oro.

En Turquía le represión policial es indecente.

Leer que cada hora, 48 mujeres son violadas, torturadas y mutiladas por los grupos rebeldes en la República Democrática del Congo hace que mi sofá vibre de puro asco, indignación e impotencia.

Veo por ejemplo, -será por ejemplos- que en la India se derrumba una casa por el efecto del monzón que les ha llegado, mi primer pensamiento es que ahí vivían personas que el verbo me pide escribir en pasado.

Que los chinos nos están comiendo vivos ellos crecen mientras vamos a sus tiendas a comprar lo que se rompe al cabo de un par de horas más, si aquí veis un toque racista, lo siento, pero así lo pienso, aunque entiendo que la crisis tiene sus consecuencias.

Leo en el Norte un muerto por un riña vecinal, también mi sofá ha tenido cabida para eso, la noticia es para opinar con precaución, porque no sabemos al final quienes son los racistas, el muerto no volverá por un quítame allá esa riña idiota probablemente.

El mapa de la corrupción en España está que se sale, pues vale ¿nos lo dicen o nos lo cuentan?

Que han liberado a unos secuestrados que se declaran su amor delante de las cámaras, me alegro de su libertad, pero demasiado mediático, hay que llenar páginas.

Empieza el juicio  de Bretón, algo que no sabemos ni entendemos muy bien cómo pudo “supuestamente” pasar.

Siguen buscando el cuerpo de Marta mientras al confeso le mandan cartas de amor y dinero, ¿catadura moral de las fans? Que alguien me lo diga.

Elena Valenciano dice aquí en Castilla León, en Segovia, algo que no se cree ni ella, pero será por decir…

Se ha inaugurado un  AVE, que llevará viajeros, personas a otra comunidad y eso hará prosperar todo, en menos tiempo de lo que tarda el tren en llegar, o eso parecía por la mañana viendo el reportaje en TVE. De todos modos es una buena noticia.

La economía sumergida debe emerger, pero no lo hace, demasiado IVA, demasiada picaresca, demasiada gente que quiere que cuele…mientras todos pagamos por ello.

La violencia de género sigue actual como no podía ser de otra manera, machitos haberlos haylos que deciden cuando ELLAS mueren.

En fin, la entrada es hoy, el sofá es como el camarote de los hermanos Marx, muchos que entran, pero nadie sale, aunque seguro la puerta tienen abierta…

Saludos blogueros.

 

 

 

 

 

Ver Post >
ELLA LLEGÓ EN PRIMAVERA
Cari 16-05-2011 | 1:00 | 0

Hace años llegaba al mundo con ganas, con vitalidad, con ese llanto de bebé y presta a empezar el camino, su camino, paralelo al mio.

Y lo empezó, cambiando así la vida de la que aquí hoy escribe por y para ella.

Lo curioso es que cuando normalmente me salen las palabras a borbotones hoy parece se niegan a juntarse con coherencia.

Supongo que no es fácil describir el sentimiento de madre sin caer en la cursilería que sobra.

¿Qué decir, cuando parece que ya todo debería estar dicho?

Siempre hay algo que se puede repetir sin problema:

Te echo de menos.

Hay frases que nunca están de más, y aunque hoy día no somos muy proclives a expresar sentimientos que damos por hechos, creo que si alguien te echa de menos es sinónimo de cariño, de necesidad, de cercanía de la persona a quien añoramos.

Y un 16 de Mayo a las siete de la tarde llegó mi pequeña a poner un punto y final a la soledad.

Y ese día de primavera cambié el sólo quererme a mi misma, por compartir prácticamente todo y vivir ese todo con y para ella.

Quedaba mucho camino por delante para ambas, mucho. Primero en su infancia, después la adolescencia y juventud, caminamos juntas sorteando dificultades que a veces pesaban como una losa, hubo de todo pero en la balanza ella siempre ganaba y yo perdía el miedo a equivocarme, porque sabía que yo podía no ser una madre perfecta. Tratar de serlo era agotador.

Su tenacidad y la mía consiguieron que los baches fueran menos baches.

Seguro que si alguna madre me lee sabe de qué hablo.

Hace tiempo ya vuela sola, su trabajo, sus amigas, su ocio, su vida, hacen que la distancia sea lo normal, la física, la otra sigue ahí aunque parezca a veces que estamos en ese punto de camaradería que ya nos permite su edad y la mía.

Llegados a este punto ya todo se relaja, y empieza esa otra etapa en que se acabaron los miedos por ese ser a quien debes proteger. Llega un momento en que ya no necesitan ser protegidos, solo escuchados y queridos, siempre queridos.

Va por ti hija, felicidades.

Ver Post >
Sobre el autor Cari
Castellana que adora el norte y a quien la vida trajo a Valladolid. Desde aquí comparto mis vivencias con vosotros.