img
Etiquetas de los Posts ‘

justicia

LA DEROGADA DOCTRINA
Cari 20-11-2013 | 7:35 | 2

Estoy estos días leyendo opiniones todas libres, como debe ser, sobre la puesta en libertad de gente que seguiría en la cárcel si la doctrina Parot se hubiera seguido aplicando, pero un tribunal el que ordena, el que dicta, ha derogado. Estrasburgo habló y amén.

Dicho esto, estoy tan indignada como cualquiera, pero aunque la justicia nos parezca injusta hay que acatarla,  tristemente es así.

En el caso de estas personas que han asesinado, violado sobre todo para las familias de esas víctimas es muy doloroso, pero ¿qué hacer?

Analizo los comentarios, yo misma me he unido a los mismos, pero pienso que en algunos casos se está llegando a la paranoia.

Los post hablando de dónde vive un liberado violador, dando pelos y señales – casi seguro ficticios- el miedo, creo que es  más que justificado, pero la policía dice que ahora mismo es una persona libre, que de momento no ha transgredido la ley y así es por mucho que no estemos de acuerdo.

El miedo colectivo hace que veamos sombras detrás de cada persona, debemos tener precaución, pero sin pánico.

 Seguimos desde la intranquilidad, desde nuestros sentimientos más profundos escribiendo como si nuestras palabras sirvieran para cambiar el dictamen de Estrasburgo en el caso que nos ocupa. Mucha gente liberada debería seguir entre rejas, pero… y ese pero nos hunde en la miseria de todas nuestras emociones, aunque la miseria sean ellos por haber asesinado, violado erigiéndose en dueños de unas vidas que decidieron acortar de la forma más vil.

Nos parece tan injusto que algunos comentarios piden actuaciones extremas y tienen apoyos, votos a favor, si alguien dice lo contrario, que es la ley, que es lo que hay, les acusan con estar de acuerdo con violadores y asesinos, eso no es así es injusto para el/la que opina desde la racionalidad, tiene tanto derecho a hacerlo como el que opina desde del miedo o la ira.

Supongo que muchas personas no estarán de acuerdo conmigo, pero estoy preparada para ello, porque llega un  momento que aunque nos duela hay que ser fríos y ver que la ley equivocada o no, está ahí.

Saludos blogueros.

PD. La viñeta de nuestro Sansón justa para la charla.

Tengo que poner la letra más grande pero no sé porqué me sale enana. :-(

 

 

 

 

Ver Post >
JUSTICIA Y DOLOR
Cari 24-10-2013 | 12:21 | 2

Cuando quizá las heridas se iban cerrando, aunque nunca del todo, los familiares de las víctimas de terroristas, de violadores, de todas esas joyas de la corona, la derogación de la Doctrina Parot, viene a reabrir las heridas de nuevo.

Pero la ley hay que cumplirla, y el dolor y la rabia tienen derecho a salir a flote cuando esa ley abofetea el rostro y el corazón.

Ojalá esos familiares pudieran olvidar, pero nadie olvida que alguien gratuitamente y con suma crueldad le ha arrebatado a parte de tu vida, a la hija que parió, al padre al hermano que formaba parte exclusiva de un amor que de grande que es no se puede medir.

He estado resistiéndome a escribir sobre el asunto, pero lo que pienso tiene que salir afuera, nunca podré de ninguna manera ponerme en el lugar de toda que gente, apenada, indignada que hay en estos momentos, pero de alguna manera sirva el escrito para mostrar mí apoyo hacía ellos.

Ignoro si a los que presumiblemente dejen en libertad volverán a reincidir, pero en el caso de los violadores está más que demostrado que no hay mucha esperanza de que no vuelvan a cometer los mismos delitos. Cómo me gustaría equivocarme.

Quizá mis palabras puedan sonar huecas, ya dichas seguramente por alguien aunque con otras expresiones, posiblemente más afortunadas que las mías, nada nuevo que no haya dicho ya alguien destrozado y reviviendo en estos días el dolor de hace años.

La ley, esa ley que por ser demócratas hay que acatar aunque el corazón se encoja por sus consecuencias.

Saludos blogueros.

 

 

 

 

 

 

Ver Post >
¡QUÉ SENSACIONES DISPARES!
Cari 11-07-2011 | 4:44 | 0

Hablaba hace un rato sobre dos cosas muy diferentes en una pequeña tertulia.

Ese barco hundido en el Volga.

El aniversario del mundial en que España nos hizo sufrir, llorar, emocionarnos, vibrar.

Y como me gusta hablar en vivo y en directo de todo lo vivido, hablado, divino,y humano, os digo como me he sentido esta mañana a primera hora, escuchando un telediario, madrugo demasiado, me entero demasiado pronto de las noticias, casi siempre malas.

Ese barco…entre los ciento y pico cadáveres, treinta niños, la diferencia de los adultos, todos tenían derecho a vivir pero parece que los niños aún no habrían empezado a hacerlo y eso nos conmueve más si cabe. Ese barco que seguía navegando con años ya caducados ¿responsabilidades?, seguro que de nadie, los muertos no las piden, los familiares aparte del dolor, a veces sólo les queda esperar esa justicia que no llega, o tarda años. A los que ya no les llegarán son los que se han ido.

Y mi piel en los titulares de ese telediario se ha abierto por todos sus poros, ayer con Facundo Cabral, del que se ha hablado hoy magníficamente en estos blogs de mis entretelas.

Pero hoy, el presente siempre supera al pasado, esa piel de punta, esa sensación de frío con treinta grados, era por dos motivos muy diferentes, muy dispares, muy contradictorios.

Y cuando ha llegado el tiempo de los deportes, han puesto esas imágenes de ese gol de Iniesta, ese gol con homenaje incluido al compañero muerto, pues de nuevo la mente se traslada a otro lugar, en unos segundos, somos sólo un segundos para olvidar, pero creo que afortunadamente, porque de otra manera jamás seriamos felices. No se puede vivir en un masoquismo instalado en nuestra vida. Cada noticia, cada situación tiene un momento que borra el otro, por unos instantes, horas, minutos, pero lo borra.

Ese gol que hace un año me hizo llorar y casi abrazarme a la televisión, me abracé a mi hijo que llegó a compartir conmigo esos momentos. Luego abrimos una botella de cava, fría, muy fría.

Así que ahora que todo en casa está en silencio, (cuando más cómoda escribo) os traslado una sensación más de las mías, diferente, contradictoria, dispar, pero supongo humana, tal como soy, afortunadamente, o eso creo.

Saludos blogueros.

Ver Post >
Sobre el autor Cari
Castellana que adora el norte y a quien la vida trajo a Valladolid. Desde aquí comparto mis vivencias con vosotros.