img
Etiquetas de los Posts ‘

piano

¿Y POR QUÉ NO?
Cari 26-09-2013 | 3:48 | 2

Siempre me gustó el sonido del piano, no entiendo prácticamente nada de música pero el piano  para mi tiene algo especial.

http://www.youtube.com/watch?v=8jVcdT_x79s

Quizá nada que ver el piano con la entrada de hoy, pero de alguna manera he querido que vierais y escucharéis algo tan bonito.

Lo de ¿por qué no? Viene a cuento porque el otro día he escuchado a alguien decir “nunca llores en la calle”

Pues va ser que los sentimientos no siempre tienen efectos retardados, esperar a llegar a casa para llorar a moco tendido, pues nooooo.

He visto llorar a personas en el autobús, en el trabajo, hablando con una amiga, hablando por el móvil, en la calle, en una cafetería y creo que para nada es una vergüenza ni por supuesto ocultar el dolor es a capricho, el dolor está ahí y cuando sale, sale.

¿Sólo tenemos que ver sonrisas Profiden? A veces no tenemos el body como para eso.

Es bonito ver a la gente sonreír, escuchar carcajadas de felicidad, pero no siempre es posible.

Cuando se tiene un problema emocional  es difícil mantenerse todo el día como una roca, a veces nos derrumbamos y si nos pilla en la calle pues NO PASA NADA.

A nadie le gusta ver lágrimas, pero están ahí y salen en ocasiones sin querer.

Y como mi blog es mi blog, os diré que estoy pasando por un muy mal momento y que alguna vez lloro en la calle, pocas veces, pero alguna vez pasa porque alguien se cruza en el camino, aunque sólo sea la palabra tristeza.

Pero bueno cuando leo y escucho casos como el de los padres de Galicia presuntamente culpables de la muerte de su hija, , escucho que salimos de la recesión, que sube la luz, y que cada vez se consume menos,  que hay tanta gente que las está pasando canutas, pues también dan ganas de llorar, pues eso.

La aurora boreal y el piano son un bálsamo….

Un abrazo blogueros.

 

 

 

 

 

 

Ver Post >
CUANDO SEAMOS VIEJOS…
Cari 20-06-2013 | 4:15 | 4

Escribí en el año 2007 una charla salida de este poema, lo trasladé  en lo que me ocupaba  entonces,  al foro del Norte de Castilla, ahí estuvieron mis primeros pasos escribiendo -sigo estando ahí, pero menos- el poema creo que anónimo que en su día me emocionó, alguien acompañado al piano nos lo dedicó en el bautizo de mi hijo. Ojalá yo hubiera sabido plasmar algo así…

//PARA salvar las noches en que estás enfadada, y con estos diez años que llevo de ventaja, voy a obligarte niña a mirarme a la cara, y hasta que te lo diga, no me des la espalda.
CUANDO seamos viejos, vas a llorar con rabia, de verte en el espejo la cara tan cambiada, se llenaran de arrugas tus risas de muchacha, será más insegura esta voz que hoy te manda.
CUANDO seamos viejos, ya no habrá tanta distancia, ya ni discutiremos, no servirá de nada, te reñiré bajito lo que antes te chillaba.
CUANDO seamos viejos, veremos con nostalgia sentados desde un banco como la vida pasa, yo hablando con alguno que no me entienda nada, tú inventando prisas para volver a casa, para salvar las noches que entonces serán largas y cuando mis diez años se vuelvan desventaja, porque me falten fuerzas, o a ti te falte gracia, entonces, entonces niña, podrás darme la espalda.//

Y hoy no sé muy bien por qué me he acordado de eso de hacerse mayor al lado de la persona que amas, que él/ella ya va siendo la que está a tu lado llenando esas noches, muchas veces lo pensaba mirando a mis padres, ellos que se amaron, soportaron, vivieron durante sesenta y pico años.

Dar la espalda, llega un momento supongo que sólo queda dar la espalda, pero no por desamor, sigo suponiendo que porque la pasión va disminuyendo, no tanto la ternura, el cariño, la necesidad de compañía. Dar la espalda… no pasa nada cuando al final se tiene el cuerpo caliente y latiente al lado del que ha sido y es el amor de tu vida.

La voz que hoy te manda, antes era así, ahora de alguna manera también, sólo que algunas cosas cambian, solo nos mandan si queremos ser mandadas, esto es un hecho pero no un dogma de fe, por eso pasa lo que pasa.

Ver desde un banco como la vida pasa, en los parques vemos a parejas mayores ver pasar esa vida, pero da tristeza ver cuando no hay pareja, no suelen marcharse a un tiempo, hay que esperar al otro al otro lado, valga la redundancia, o si la hay, esa  pareja ya poco que decirse que no se haya dicho a través de los años.

La cara tan cambiada, no había botox en aquellas épocas de nuestros padres, ahora lo mismo esas caras son casi más jóvenes que las hijas mismas –véase a Presley y a sus divinas hijas, por ejemplo- o sea nada que ver con las mujeres de a pie, sin porcelanosas de por medio.

Discutir evidentemente ya no servirá de nada, nadie tiene que convencer a nadie, demasiados años de intentar cambiar al otr@ sin resultados. Gran error, tratar de convencer a quien no quiere ni tiene porque ser convencido por el otro.

Bueno, hoy me he puesto así como un poco romántica, quizá a alguien le guste.

Pensé era anónimo, no lo es, buscando en Internet:

Poema … Alberto bourdon

Saludos blogueros.

 

 

 

 

Ver Post >
Sobre el autor Cari
Castellana que adora el norte y a quien la vida trajo a Valladolid. Desde aquí comparto mis vivencias con vosotros.