img
Etiquetas de los Posts ‘

salud

NOS VEMOS EN EL CERRO
Cari 24-04-2013 | 11:09 | 0

Uno de los mejores lugares de ocio que tiene Valladolid, al menos en mi opinión.

El parque forestal que merece la pena visitar, relaja caminar por sus  senderos.

Ver a padres con sus niños, gente con sus perros, ciclistas, personas que corren, otras que simplemente caminamos disfrutando de la paz que inspira El Cerro de las Contiendas.

Animo a las personas que no lo conozcan, que lo hagan, a los que vivan lejos no pasa nada porque dejan el coche fuera y pueden hacer el camino, disfrutar de sus aparatos de gimnasia que vienen muy bien a lo largo del recorrido.

He estado una temporada por causas que no vienen a cuento sin hacer mi camino, pero ya me he reencontrado de nuevo con ese bonito lugar que me da paz, me gusta, y creo que es un lujo vivir cerca para disfrutarlo.

Llegar a casa cansada es un precio a pagar pero muy a gusto esa es la verdad, dicen que caminar es salud, pues venga, invirtamos en salud en pleno campo.  Esa inversión no nos hará perder en bolsa,  ganaremos en  vida saludable.

La vista de Pucela desde los miradores es fantástica, sobre todo desde el que está más arriba,  cuesta un poco llegar pero el panorama merece la pena.

Ha sido un acierto que ese lugar, antes desaprovechado, se haya convertido en sitio de ocio para los vallisoletanos, meterse por sus vericuetos entre árboles que nos protegen del sol es muy placentero.

Merenderos, fuentes para aliviar al desfallecido… la pega es que hay que llegar con el sudor de la frente, no se admiten coches, sólo se ven los del mantenimiento, para los que nos gusta vaguear un poco a veces se hace un poco “menos bueno”  pero al final descubres que vaguear es lo malo porque produce aún más indolencia, más pereza, menos ganas de salir a la vida aunque tampoco pasa nada si alguna vez nos dejamos simplemente llevar por esa vocecita que nos susurra eso de “no hagas nada hoy” pues dejarnos tentar alguna vez tiene su cosa, ¿a qué si?

Seguro muchos ya lo conocéis, en algún blog del Norte creo que era en el  de “En buena lid” opiné de sus excelencias.

Hoy me dio por ser de campo y naturaleza aunque en realidad soy muy urbanita, quizá por eso aprecio más ese bonito lugar acto para todos los públicos preparados en el arte de caminar.

Lo dicho, nos vemos en el Cerro.  :-)

Saludos blogueros.

 

 

 

Ver Post >
UN VIA CRUCIS PARTICULAR
Cari 30-01-2013 | 1:13 | 0

Supongo es el que vivimos cuando nos metemos en médicos, citas, análisis, pruebas y demás historias que estresan pero que son necesarias.

Se me ocurre pensar lo poco que valoramos la salud, cuando estamos bien creemos que  no existe, es una sombra, forma parte de lo normal y que así seguiremos.

Pero hete aquí que un día sin comerlo ni beberlo empezamos a tener problemas, al principio no le damos mucha importancia y piensas en eso de que es un “virus”, hoy día ignoró porqué, es la primera explicación que te dan y esperas a que pase ya ese bichito que nos está amargando la vida.

Pero…. no pasa, no se va, vamos que se instala en nuestro cuerpo como si fuera su casa o le hubiéramos abierto la puerta de par en par y campe a sus anchas por nuestro interior.

Y acabamos en urgencias, donde después de casi cinco horas salimos  sin tener nada claro excepto el agobio de estar allí, acaban derivándonos  al  médico de familia que después de pensárselo mucho (demasiado) al fin manda hacer pruebas porque supongo que con esto de la crisis y la sanidad se lo piensan muy mucho antes de hacer semejante dispendio.

Y acabamos contestando a las mismas preguntas que ya hemos contestado y ya están en el historial correspondiente en un ordenador, pero da igual, hay que seguir insistiendo para ver si se ahorran la prueba de turno necesaria a todas luces.

Así que al fin parece que algo se mueve y queda esperar y eso es otro viacrucis, nunca imaginamos quizá que un día llevaríamos la cruz a cuestas. ¿Algún voluntari@ para ayudar con la cruz?  Ya, ya sé, aún queda para la Semana de Pasión o Santa, así que os disculpo. :-)

Saludos blogueros.

 

 

Ver Post >
¿DE SALUD QUÉ TAL? Bien, gracias.
Cari 22-12-2012 | 4:46 | 0

 

Pues eso, que hoy como cada año la misma cantinela, normal por otra parte e ilusionante hasta que sale el último premio, donde ya se acaba toda esperanza.

Comiendo en familia ha surgido el tema de la salud, y ha salido a relucir Tito Vilanova, como mosca cojonera que soy he dicho que millones de personas están pasando lo que está pasando él.

Espero no se me mal interprete, deseo lo mejor para Tito, pero también para mi cuñada, para mi vecino de al lado para cada niño que están en un hospital, para cada persona que veo sin su pelo por la quimio o la radio.

Me decían que es normal que salga en las noticias como Chávez, o cualquier político o famoso… vale, hasta ahí llego, pero eso no quiere decir que me guste, y por tanto así lo expreso ante el disgusto de algunos que me ven muy… ¿qué?

Bueno que me pierdo, yo intento hablar del día de la salud, el día que todos al final nos conformamos con tener salud, el colmo es cuando encima no la tenemos.

Como cada año se ha cumplido el rito, los telediarios llenos de botellas de cava, de alegrías, de lágrimas para demostrar esas alegrías, de deseos que se verán cumplidos.

En mi caso he estado escuchando la tele, me gusta hacerlo, voy enredando por casa mientras controlo a esos niños y sus miiiil euros….años de esa musiquilla, antes pesetas pero mismo significado, ilusión dentro de una pequeña bola que alberga sueños a millones.

Dicho lo dicho, aquí os dejo hasta año nuevo para el que os deseo un año menos frustrante, más cercano, más solidario, menos cabreado, pero eso sí,  cuando levantemos la copa al sonar esas campanadas, acordaros de que el día uno  de Enero seguiremos por aquí, igual de pobres, pero seguiremos porque merece la pena. Enhorabuena a los que hoy han dejado de serlo.

 Cuando levante mi copa y abrace y bese a mis seres queridos, un recuerdo enorme también para vosotros.

Abrazos con burbujas o sin ellas blogueros.

Ver Post >
Sobre el autor Cari
Castellana que adora el norte y a quien la vida trajo a Valladolid. Desde aquí comparto mis vivencias con vosotros.