img
El vagón de la República catalana.
img
Esperanza Ortega | 26-09-2017 | 18:20

En “Recuerdos de una estrella”, la película de Woody Allen, el protagonista entra en un tren y, al mirar a su alrededor, se descubre en un vagón siniestro, rodeado de gente fea y triste que le observa con mirada amenazante. El vagón contiguo, en cambio, está lleno de gente atractiva y alegre, que ríe y canta, envuelta en un aura de esplendor. Cuando vuelve a su sitio, Woody Allen se pregunta apesadumbrado por qué le habrá correspondido a él precisamente ese vagón. Algo semejante nos ha sucedido a algunos estos días al situarnos ante el movimiento de independencia de los catalanes. Me refiero a ese grupo de españoles que, por más que se empeñen los que se quieren separar de nosotros, no nos sentiremos nunca extranjeros en Cataluña, la tierra de Espriu y de Casals. Pero, al igual que Woody Allen, nos recorre una sensación desagradable cuando vemos a nuestros compañeros de viaje. Delante va Maza, el Fiscal General del Estado, siniestro entre los siniestros, valedor de Moix, el hada madrina de los corruptos más corruptos de la Comunidad de Madrid. A izquierda y derecha, los ministros Montoro y Catalá, ambos reprobados por el Parlamento, y al fondo Rajoy, que en estos momentos entra en el tren jadeante, arrastrando la maleta de Trump, mientras éste le aconseja a gritos construir un muro que divida en dos a Barcelona. En el vagón contiguo, una multitud entusiasta levanta las copas de cava, envuelta en el perfume del incienso y las bendiciones de los sacerdotes que anuncian el advenimiento del Reino de los Cielos, aunque ellos lo que dicen celebrar es el final del franquismo y el comienzo de la Primera República Catalana. Confundidos ante tanto entusiasmo, no sabemos si tirarnos del tren en marcha o resignarnos a nuestro destino incomprensible. ¿Cómo oponerse a la beatitud de estos insensatos?, ¿y a la irresponsabilidad de sus dirigentes? Llenos de melancolía nos preguntamos si no sería mejor que se independizasen de una vez por todas y nos dejaran en paz para siempre. Al fin y al cabo, nadie nos podría arrebatar el recuerdo del tiempo en que paseábamos por las Ramblas y nos sentíamos en nuestra propia casa. Para rematar mi estado de perplejidad absoluta, leo estupefacta el twitt que ha publicado un joven catalanista dirigiéndose al grupo que acudió a apoyarle a la salida de una comisaría donde fue detenido: “Aquí se ve de qué parte están las personas de buen corazón”. ¿Será posible? Ante el absurdo de la situación, me acuerdo de una escena de otra película de Woody Allen, “Annie Hall”: Un tipo le cuenta a su psiquiatra que su hermano está loco, se cree una gallina. Pues métalo en un manicomio, le aconseja el psiquiatra. Pero si lo hiciera, contesta compungido, no podría vivir sin sus huevos. Y eso es lo que nos sucede a los que pertenecemos a esta España imposible, que se debate entre los vagones del tren de la Historia, que no podríamos vivir sin esos locos que anuncian la república que nunca llegará a existir porque pertenece al reino de la utopía. A esa España tan viva como imposible, en la que no encajan ni Rajoy ni Puigdemont, ni Albiol ni Rufián, le dedicó Francisco Pino una canción antes de morir, tras haber soñado que se le aparecía en forma de niña y le decía adiós con la mano: “Españita, ñita,/ flor de los querubes/ paloma en las nubes,/ niña o todavía, (en el palomar/ tu eñe y tu uve,/tu erre y tu jota)/ de mañana acudes/ niña, a mi balcón,/ me dices adiós, /con los halos tristes,/ con la mano triste:/ ¡adiós!/ ¡oh adiós!” ¿Quién no amaría a esta niña Españita, desarmada, vapuleada y aturdida? Pues aquí está, aunque sean pocos los que la vean, porque para verla hay que cerrar los ojos y, al igual que el poeta, haber tenido un sueño.

Sobre el autor Esperanza Ortega
Esperanza Ortega es escritora y profesora. Ha publicado poesía y narrativa, además de realizar antologías y estudios críticos, generalmente en el ámbito de la poesía clásica y contemporánea. Entre sus libros de poemas sobresalen “Mudanza” (1994), “Hilo solo” (Premio Gil de Biedma, 1995) y “Como si fuera una palabra” (2007). Su última obra poética se titula “Poema de las cinco estaciones” (2007), libro-objeto realizado en colaboración con los arquitectos Mansilla y Tuñón. Sin embargo, su último libro, “Las cosas como eran” (2009), pertenece al género de las memorias de infancia.Recibió el Premio Giner de los Ríos por su ensayo “El baúl volador” (1986) y el Premio Jauja de Cuentos por “El dueño de la Casa” (1994). También es autora de una biografía novelada del poeta “Garcilaso de la Vega” (2003) Ha traducido a poetas italianos como Humberto Saba y Atilio Bertolucci además de una versión del “Círculo de los lujuriosos” de La Divina Comedia de Dante (2008). Entre sus antologías y estudios de poesía española destacan los dedicados a la poesía del Siglo de Oro, Juan Ramón Jiménez y los poetas de la Generación del 27, con un interés especial por Francisco Pino, del que ha realizado numerosas antologías y estudios críticos. La última de estas antologías, titulada “Calamidad hermosa”, ha sido publicada este mismo año, con ocasión del Centenario del poeta.Perteneció al Consejo de Dirección de la revista de poesía “El signo del gorrión” y codirigió la colección Vuelapluma de Ed. Edilesa. Su obra poética aparece en numerosas antologías, entre las que destacan “Las ínsulas extrañas. Antología de la poesía en lengua española” (1950-2000) y “Poesía hispánica contemporánea”, ambas publicadas por Galaxia Gutemberg y Círculo de lectores. Actualmente es colaboradora habitual en la sección de opinión de El Norte de Castilla y publica en distintas revistas literarias.

Últimos Comentarios

malva2 17-05-2017 | 08:14 en:
La vergüenza
malva2 11-05-2017 | 09:46 en:
El trabajo gustoso
malva2 08-05-2017 | 09:27 en:
La plataforma de hormigón
malva2 23-03-2017 | 09:37 en:
Los motivos del lobo