img
El lobo y los niños
img
Esperanza Ortega | 21-11-2017 | 22:24

El lunes se celebró el Día Universal del Niño, en recuerdo de aquel 20 de noviembre de 1959 en que la ONU aprobó la Declaración de los Derechos de la Infancia. Este año, como los anteriores, distintas instituciones lo han celebrado invitando a los niños a que ocupen parlamentos y tribunales, con el fin de que expresen sus ideas sobre la manera de gobernar la cosa pública. Como juego no dudo de que tenga su gracia, pero yo en estos actos veo una cierta impostura, pues los niños que ven vulnerados sus derechos cada día no tienen ni voz ni voto en estos espectáculos pedagógico-pueriles. ¡Qué no dirían ellos si les dejaran un micrófono y se sintieran escuchados! Me refiero a los niños maltratados de toda clase y condición, diseminados a lo largo y a lo ancho del mundo. Sus rostros infantiles encierran una tristeza propia de la vejez, nos hablan de miseria y esclavitud y, sobre todo, de un poso de experiencias atroces que, aún siendo tan niños, nunca podrán olvidar. Ya saben a qué me refiero: a los niños esclavos que trabajan en un régimen de explotación permanente, y a lo que es peor todavía, los niños soldados que son obligados a jugar a la muerte a diario, con armas de verdad, con heridas y sangre verdadera. ¿Y qué me dicen de las niñas perdidas, huérfanas tras los bombardeos, o de las que son vendidas por sus propios padres, embrutecidos por la ignorancia y la miseria?, ¿quiénes serán los lobos que se aprovechen de su indefensión? Cada día un niño o una niña se pierde en el bosque y es devorado por esa bestia que husmea la miseria y el abandono. Esto es lo que significaba el Lobo de Caperucita, el peligro que acecha a las niñas que buscan un destino. Y en la vida doméstica, ¡cuántas sufren como Cenicienta la crueldad de quienes deberían quererlas y protegerlas! El maltrato familiar infantil, generalmente debido a los mismos que maltratan a sus parejas, llegando en algunos casos a matar a sus propios hijos, no es, desgraciadamente, un hecho inconcebible. Por no hablar del abuso sexual perpetrado en los colegios, orfanatos y reformatorios, que hoy se denuncia, cuando los hechos ya han prescrito. En general, detrás de cada niño maltratado hay un niño solo, abandonado a su suerte, o una mujer que vive en condiciones miserables y teme denunciar al maltratador. Durante siglos las mujeres han renunciado a su propia libertad para proteger a sus hijos, a los que no querían dejar a la intemperie. Y el maltrato infantil acaba siendo siempre una forma indirecta de machismo. ¿Acaso no es machista quien pone un kalashnikov en las manos de un niño?, ¿no es machista quien paga por gozar de una adolescente?, ¿no es machista quien amenaza a una madre con quitarle a sus hijos si le denuncia?, ¿no es machista quien impide a las niñas asistir a la escuela o las obliga a casarse antes incluso de que sean mujeres? Defender a los niños es atacar la raíz del machismo ancestral y cavernario, ese que hizo del mundo un valle de lágrimas allá en la noche de los tiempos. Y la defensa de los niños y las niñas es la mejor forma de regresar a la inocencia. Algo así quería significar Novalis cuando dijo que “los niños hacen posible el regreso a la Edad de Oro”, quien sabe si no es mera coincidencia que la manifestación que el sábado a las ocho se celebrará en protesta por el maltrato infantil comience precisamente en Fuente Dorada, simbolizando así el deseo de retorno a un mundo en el que el hombre no sea ya un lobo para el niño.

Sobre el autor Esperanza Ortega
Esperanza Ortega es escritora y profesora. Ha publicado poesía y narrativa, además de realizar antologías y estudios críticos, generalmente en el ámbito de la poesía clásica y contemporánea. Entre sus libros de poemas sobresalen “Mudanza” (1994), “Hilo solo” (Premio Gil de Biedma, 1995) y “Como si fuera una palabra” (2007). Su última obra poética se titula “Poema de las cinco estaciones” (2007), libro-objeto realizado en colaboración con los arquitectos Mansilla y Tuñón. Sin embargo, su último libro, “Las cosas como eran” (2009), pertenece al género de las memorias de infancia.Recibió el Premio Giner de los Ríos por su ensayo “El baúl volador” (1986) y el Premio Jauja de Cuentos por “El dueño de la Casa” (1994). También es autora de una biografía novelada del poeta “Garcilaso de la Vega” (2003) Ha traducido a poetas italianos como Humberto Saba y Atilio Bertolucci además de una versión del “Círculo de los lujuriosos” de La Divina Comedia de Dante (2008). Entre sus antologías y estudios de poesía española destacan los dedicados a la poesía del Siglo de Oro, Juan Ramón Jiménez y los poetas de la Generación del 27, con un interés especial por Francisco Pino, del que ha realizado numerosas antologías y estudios críticos. La última de estas antologías, titulada “Calamidad hermosa”, ha sido publicada este mismo año, con ocasión del Centenario del poeta.Perteneció al Consejo de Dirección de la revista de poesía “El signo del gorrión” y codirigió la colección Vuelapluma de Ed. Edilesa. Su obra poética aparece en numerosas antologías, entre las que destacan “Las ínsulas extrañas. Antología de la poesía en lengua española” (1950-2000) y “Poesía hispánica contemporánea”, ambas publicadas por Galaxia Gutemberg y Círculo de lectores. Actualmente es colaboradora habitual en la sección de opinión de El Norte de Castilla y publica en distintas revistas literarias.

Últimos Comentarios

malva2 17-05-2017 | 08:14 en:
La vergüenza
malva2 11-05-2017 | 09:46 en:
El trabajo gustoso
malva2 08-05-2017 | 09:27 en:
La plataforma de hormigón
malva2 23-03-2017 | 09:37 en:
Los motivos del lobo