img
Fecha: diciembre 5, 2017
No hace mucho. No muy lejos
Esperanza Ortega 05-12-2017 | 9:06 | 0

“Auschwltz. No hace mucho. No muy lejos”, así se titula la exposición sobre el infausto Campo de Concentración nazi, que se inaugurará en Madrid dentro de unos días. “El mundo se mueve hoy en direcciones inciertas”, dice el director del Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau, y continúa: “por eso necesitamos, cada vez más, apoyarnos en los fuertes pilares de nuestra memoria”. ¿Qué les parece? Nada que ver con el alzheimer instaurado por las autoridades españolas con respecto a los muertos de la Guerra Civil. Y yo me pregunto, ¿por qué apoyarnos en los pilares del Holocausto para despabilar nuestra memoria adormecida? ¿No sería más acertada una exposición de este tipo en el Monasterio de San Marcos de León, hoy convertido en cómodo Parador Nacional y ayer cárcel de 7000 prisioneros republicanos, de los que más de 2000 fueron fusilados?, ¿o del Valle de los Caídos, donde cayeron tantos tantos? Camposancos, Costuera, Cartuja de Porta Coeli, La Corchuela, los Almendros no son nombres de privilegiados destinos turísticos sino de lugares donde hubo Campos de Concentración en los que se encerraron alrededor de medio millón de reclusos. Organizados bajo la supervisión del general Paul Winzer, jefe de la Gestapo en España, nada tenían que envidiar estos Campos a los de la Alemania nazi, sobre todo por los desvelos de Camilo Alonso Vega, que dedicó su vida a vigilarlos y administrarlos. Sin ir más lejos, en Palencia, muchos hemos firmado la petición promovida por José Luis Castaño de que la Cárcel Antigua, hoy en desuso, se dedicara a Centro Cultural, con un apartado especial en recuerdo de Miguel Hernández, que estuvo internado dentro de sus muros en 1940, antes de ser trasladado primero a Ocaña y después al Reformatorio de Alicante, donde murió. ¿Y saben a qué lo han destinado? ¡A Museo de la Policía Nacional! El objetivo último de la Exposición de Auschwitz es, en palabras de su comisario, “mostrar al gran público cómo ese lugar llegó a existir y el modo en que su existencia afecta aún hoy a nuestra visión del mundo y de nosotros mismos” Pues me parece muy bien, pero más afecta todavía nuestra propia historia, enterrada deliberadamente -¿a cuántos metros bajo tierra?- Sí, los trabajadores de TVE han denunciado que no se haya permitido informar de la exhumación y entierro de los restos del sindicalista Timoteo Mendieta, asesinado hace 78 años por las tropas franquistas en Guadalajara. Este acto de justicia, al que ha podido asistir su viuda, se ha producido gracias a la intervención de la Corte Argentina y ha tenido una repercusión internacional, aunque la TVE no haya parecido percatarse. Tampoco se percató Rajoy de que Salvador Moreno, el marino que daba nombre a la calle donde vivió en Pontevedra, c bombardeó sin clemencia con el acorazado Canarias a la población civil que huía desde Málaga en la famosa “desbandá”, actuación considerada como crimen de lesa humanidad. Tampoco debe de conocer nuestro Presidente a Rosalía de Castro, cuyo nombre figura ahora en la calle que él sigue llamando Salvador Moreno. ¿O sí que los conoce? ¿Se imaginan que en Alemania un dirigente político presumiera de que sigue llamando calle Goebbels a la calle Goethe? Pues imagínenselo, porque eso ha ocurrido no hace mucho, no muy lejos, sino hace unos días, aquí mismo.

Ver Post >
Sobre el autor Esperanza Ortega
Esperanza Ortega es escritora y profesora. Ha publicado poesía y narrativa, además de realizar antologías y estudios críticos, generalmente en el ámbito de la poesía clásica y contemporánea. Entre sus libros de poemas sobresalen “Mudanza” (1994), “Hilo solo” (Premio Gil de Biedma, 1995) y “Como si fuera una palabra” (2007). Su última obra poética se titula “Poema de las cinco estaciones” (2007), libro-objeto realizado en colaboración con los arquitectos Mansilla y Tuñón. Sin embargo, su último libro, “Las cosas como eran” (2009), pertenece al género de las memorias de infancia.Recibió el Premio Giner de los Ríos por su ensayo “El baúl volador” (1986) y el Premio Jauja de Cuentos por “El dueño de la Casa” (1994). También es autora de una biografía novelada del poeta “Garcilaso de la Vega” (2003) Ha traducido a poetas italianos como Humberto Saba y Atilio Bertolucci además de una versión del “Círculo de los lujuriosos” de La Divina Comedia de Dante (2008). Entre sus antologías y estudios de poesía española destacan los dedicados a la poesía del Siglo de Oro, Juan Ramón Jiménez y los poetas de la Generación del 27, con un interés especial por Francisco Pino, del que ha realizado numerosas antologías y estudios críticos. La última de estas antologías, titulada “Calamidad hermosa”, ha sido publicada este mismo año, con ocasión del Centenario del poeta.Perteneció al Consejo de Dirección de la revista de poesía “El signo del gorrión” y codirigió la colección Vuelapluma de Ed. Edilesa. Su obra poética aparece en numerosas antologías, entre las que destacan “Las ínsulas extrañas. Antología de la poesía en lengua española” (1950-2000) y “Poesía hispánica contemporánea”, ambas publicadas por Galaxia Gutemberg y Círculo de lectores. Actualmente es colaboradora habitual en la sección de opinión de El Norte de Castilla y publica en distintas revistas literarias.

Últimos Comentarios

malva2 17-05-2017 | 08:14 en:
La vergüenza
malva2 11-05-2017 | 09:46 en:
El trabajo gustoso
malva2 08-05-2017 | 09:27 en:
La plataforma de hormigón
malva2 23-03-2017 | 09:37 en:
Los motivos del lobo