El Norte de Castilla
img
Gatchaman Crowds y el poder de la red social
img
María Eugenia | 08-10-2014 | 18:41

No conozco a los hombres pájaro originales y casi ni me acuerdo de Comando G salvo por su sintonía en español que circulaba en una cinta de casette en el R 12 de mi padre. Se de su existencia allá por los setenta y poco más así que para mi los primeros Gatchaman de mi vida han sido estos Crowds. Por cosas leídas en la red parece que este nuevo anime no tiene mucho que ver con el clásico aunque sí comparte algún punto puntual (toma ya) en común. Se comenzó a emitir el 12 de julio del 2013 y consta de 12 capítulos. Gatchaman Crowds (ガッチャマンクラウズ, Gatchaman Kurauzu) nos lleva al verano del 2015 y a Hajime, una chica de instituto que va por el mundo sin filtros. Desenfadada, alegre y de una moral inquebrantable o la quieres o la odias. El día en el que le llega una libreta que le da el poder de ser un Gatchaman es el punto de partida.

Si algo define a Gatchaman Crowds es ‘irregular’. Me refiero a que hay partes del anime realmente interesantes: la animación en sí, la música, el diseño de las ‘armaduras’ de los personajes y sobre todo la idea de que Internet y las redes sociales no son ni buenas ni malas, tan solo son lo que las personas quieren que sean. Del lado flojo (muy flojo) está la construcción de los personajes que la verdad es que deja mucho que desear. Son planos planísimos y la mínima evolución que presentan no son ni mucho menos progresivos. Parece que todos cambian su actitud hacia Hajime de repente y encima te lo explican en el capítulo 11, por si acaso no lo pillas. Tampoco entiendo esa concentración de transexuales. Vale que un par de ellos son de origen extraterrestre pero no llego a comprender la obsesión.

La inmensísima mayoría de los animes ahondan en las motivaciones de los personajes a través de los ‘flashback’ que analizan momentos clave de su pasado. En esta ocasión el recurso se utiliza en contadas ocasiones sobre todo con Sugane y Joe pero se deja en el tintero un personaje tan interesante y misterioso como O.C. así como Pai el mini oso panda proclamado líder del grupo. Este desapego por los personajes tan solo me había pasado antes con Samurái 7, aunque he de decir en descargo de Gatchaman Crowds que este último me ha gustado bastante más.

Hajime con un Mess, cacharro-bicho que no sabemos que pinta

Gatchman Crowds se pierde en un argumento sin mucho sentido, con un malo que da palos de ciego en su plan para destruir el mundo. No parece que haya ninguna motivación especial. Como diría el Jocker “hay gente que tan solo quiere ver al mundo arder”. Pero  Berg Katze, que es como se llama, no explica nada sobre su plan, no define realmente cómo piensa llevar realmente a cabo su fin. Es más, le gusta Hajime. Ella es tan perfecta, tan feliz, tan transparente, tan inocente que hasta el antagonista la ama. Y se mantiene así durante los 12 capítulos que dura. Ella es el revulsivo para el resto de Gatchaman pero es uno de los personajes más planos de la historia de la humanidad.

Vamos con algo bueno. Personalmente lo que más me ha llamado la atención y lo que de verdad es para recordar es la importancia que da esta historia al poder de las redes sociales. ¿Se puede establecer una democracia realmente participativa con ayuda de Internet? ¿Pueden los ciudadanos organizarse de manera eficiente por estos medios? El anime idealiza este extremo para dar un final feliz a pesar de que Berg Katze se empeña en todo momento en demostrar lo contrario. La red social que utilizan en Gatchaman Crowds es GALAX y ha sido creada por Rui, un chaval que se viste de chica. Además, Rui puede invocar Crowds (algo así como la parte oscura del alma de las personas) un poder concedido por Berg.  El siempre concibió su obra como algo bueno, como algo que puede salvar vidas y su buena intención es precisamente su drama.

Pai, el líder

En fin, que los Gatchaman parece más un accesorio que cualquier otra cosa para el argumento y llega un momento en el que son totalmente prescindibles. Es verdad que el comienzo es el clásico de niña escandalosa, rara y un poco tonta que es elegida para tener un poder especial pero a la mitad la cosa cambia para presentar un análisis social un tanto peculiar pero muy de actualidad. La verdad es que los poderes se los dan las ‘notas’ unas libretas que sirven a los Gatchaman a comunicarse entre ellos como si fuera el Whatsapp. Al parecer esas libretas las concede un tío llamado JJ o Lord JJ pero que no sabemos de donde sale (se supone que es extraterrestre) ni para qué está aquí (se supone que para defender a la tierra).

Los Gatchaman luchan, en un principio contra los MESS pero tampoco sabemos nada de ellos. Es más, Hajime se salta a la torera la norma de exterminarlos y no pasa nada así que suponemos que no son malos. Entonces ¿para qué y por qué luchaban contra ellos? ¿Han hecho algo malo los Gatchaman por exterminarlos? ¿Sabía JJ que esta lucha no servía para nada? No sé, hay cosas que me dejan muy perdida.

Katze con Rui, versión chico

Tampoco he terminado de pillar el tema de los Crowds que, al parecer, hay buenos y malos. Como Galax depende del uso que se den. Primero es Berg quién concede el don, cuando lo hace él y la gente tiene mala voluntad estos seres se comportan de una manera muy hostil y se llaman Neo Hundred, ¿no?. Gracias a los Gatchaman y a Rui que pone a disposición de todo el mundo una ‘app’ por la que todos podrían invocar a los Crowds. En esta ocasión sirven para que todo el mundo pueda ser héroe por un día y la ciudad consiga librarse de los Neo Hundred que están atacando la ciudad.

Vamos, que si no tenéis otra cosa que hacer pues ved este anime pero sinceramente creo que se puede disfrutar de cosas muchísimo mejores.

A pesar de la poca chicha de los personajes, habrá que comentar algo de ellos.

Sobre el autor María Eugenia
Me llamo María Eugenia García y soy redactora-editora de nortecastilla.es. Me gusta (casi) todo lo que tenga que ver con cómics, manga y anime y a eso dedico este blog.