…y Parker guardó su fusil (casi sin usarlo!!!)

Todavía en estado de shock por la enorme colleja que el “debutante” Neal Martin le dio a la DO Ribera del Duero, The Wine Advocate anuncia que este no será más el responsable de los vinos de España, sin aclarar, para darle más intriga, quién será el sustituto…y lo que es peor poniendo el corazón en un puño de todos los bodegueros que se estarán preguntando “¿qué tipo de vinos le gustarán a este?”.

Hace más o menos un mes mis amigos profesionales de las palabras (y de los vinos) estallaban al conocer las nuevas puntuaciones que la famosa revista especializada The Wine Advocate, otorgaba a la D.O Ribera del Duero. Un palo enorme para casi todos (menos para el panadero), pero sobre todo, un gran palo a nivel D.O.

De todas las frases que leí la que más me llamó la atención fue la de mi amigo  Fernando Lazaro “…y Parker cogió su fusil”. La clavaste Fernando!

Inmediatamente twitter empezó a ponerse al rojo vivo e iniciamos una pequeña “batalla campal”.

Entre tú y yo, se veía venir desde el mismo día que se le adjudicó esta tarea a Neal Martin, enamorado confeso de los vinos de borgoña (virtud…y mucho de envidia) y no tanto de los vinos de nuestro país.  Ves por dónde voy, verdad???

Al principio, sin entrar en el estudio profundo de las notas y las críticas de cada bodega y cada vino, mi posición fue defender cuantitativamente unas notas estrictas. Que de qué hablo??? Hablo de que no es normal que un vino únicamente “bebible” sea 90 “puntos” (Parker o de cualquier otro). Demasiado estricto? Ultra quizás?? Antipatriota??? Puede parecer,  pero si partimos del significado de “90 puntos”, no lo parecerá tanto!!!

The Wine Advocate califica los vinos con puntuaciones entre 90 y 95 puntos: como “vinos sobresalientes, con complejidad y carácter excepcionales. En definitiva, los califica textualmente como “vinos fabulosos”,  y eso, lamento mi “ultrismo” está muy lejos de mi idea  de vinos “simplemente potables”.

En eso, en la parte cuantitativa,  estaba, estoy y estaré a favor de esta u otras publicaciones, que califiquen de excepcionales solo los vinos que lo son… también entre tú y yo, cuando todo se convierte en excepcional, excepcional carece ya de significado.

Cualitativamente las notas son otro cantar, y al analizarlas, de mi boca solo salían “qué?”…”cómo dices??” muchos “ni de coña!!!” y algún ”pero qué ___ ha catado este???”.

Nadie llega a ser catador de una revista así sin saber catar, y está claro que Neal Martin sabe,  desde luego mucho más que yo, pero no es esa la cuestión. Cuál es entonces??? La cuestión es si tiene el criterio suficiente para valorar los vinos españoles por lo que son, no por comparación subjetiva con sus amados borgoñas.

En las navidades del 2001, en clase de degustación en la facultad de Burdeos, nos quisieron felicitar las navidades con un vino de esos de leyenda. Château Margaux 1993. Todavía recuerdo las catas de mis compañeros, todos alucinando con algo que me daba la sensación de ser poco más que agua colorada al lado de los grandes tempranillos a los que estaba hecho….que cada uno saque sus propias conclusiones. Yo tengo la mía.

Os dejo una reflexión: es el gusto personal de un individuo, el que sea, suficiente para cambiar el estilo de los vinos producidos en un país?

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.