¡Melkam Addis amet! ¡Feliz año nuevo!

Muchos soñamos con poder retroceder en el tiempo. Volver años atrás, o bien para rectificar acciones pasadas o  bien para poder experimentar aquello que anhelamos y no logramos vivir. Antes de ayer, salí de Valladolid y tras 22 horas de viaje, llegué a mi casa en Addis Abeba. Como si fuera una máquina del tiempo, al salir del avión me encontré en el año 2003. Llegué a casa, preparé una pequeña mochila y me fui con un grupo de amigos a celebrar la última noche de este 2003 y dar paso al año 2004.
¡Melkam Addis amet! ¡Feliz año nuevo!

Hoy se celebra el año nuevo etíope. En Etiopía, aún se utiliza el calendario de la iglesia ortodoxa copta, el cual tiene algo más de 7 años de diferencia respecto a nuestro calendario occidental. El calendario etíope proviene del calendario juliano, que es en realidad el antecesor de nuestro actual calendario gregoriano. Se implantó, parece ser, desde años antes de Cristo y fue adoptado también por todos los países europeos hasta el 1582, donde por medio de la reforma gregoriana, se cambió al calendario gregoriano. Sin embargo, los países de religión ortodoxa han seguido usando el calendario juliano. Hoy en día, casi todos los países cambiaron al gregoriano; sin embargo, Etiopía mantiene, como muchas otras, esta tradición.
Para celebrarlo, durante la noche de la víspera del año nuevo, muchas hogueras se encienden en las calles. El día de año nuevo, es un día familiar en que los etíopes, con sus mejores galas, visitan las casas de sus familiares.

Nosotros intentamos acoplarnos a esta tradición mezclándola también con las nuestras. De esta manera comimos las uvas y quemamos el año viejo ecuatoriano

Comienza el año 2004.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.