Retratos de la dignidad

Cuando trabajamos en proyectos de acción humanitaria se habla mucho sobre la dignidad de las personas. La palabra dignidad siempre me ha provocado sensaciones internas. Para mi es uno de esos conceptos que nos atrapa y no podemos dejar de pensar sobre ellos. Dignidad, coherencia, belleza… Reconozco que desde la primera vez que me paré a pensarlo hasta hoy ha ganado muchos matices.

Esa gama de percepciones sobre la dignidad se ha enriquecido en Etiopía. Quizá por ello cuando aquí estoy con la cámara tiendo por inercia a fotografiar los rostros de la población etíope. Sus semblantes y facciones representan con colorida riqueza un valor, un orgullo y una belleza que con elegancia te hacen olvidar el trasfondo de pobreza o vulnerabilidad que se esconde a mis ojos en la rutina diaria de sus vidas.

Ayer llegaba a casa sobre las diez de la noche. Al llegar, el tendero de en frente de mi casa me saludó con su eterna sonrisa sencilla. Tenía la tienda cerrada y la parte baja de la puerta estaba abierta. Por ella destellaba una luz en su interior. Me detuve, lo vi entrar y cerrar la puerta. Su tienda es prototipo de cientos que existen en Addis. Un tradicional ultramarinos “etíope”, una sóla habitación donde se aprovecha el espacio al máximo para almacenar todos los productos. De repente me di cuenta que se quedaba a dormir en la tienda. Miré las otras tres tiendas que se encuentran alineadas de forma adyacente. En dos de ellas también salía una luz. Me acerqué y por los ruidos, la hora y la luz sospeché que también dormían en ella. Me sentí avergonzado. Después de 4 meses viviendo en esta casa nunca había caído en cuenta sobre ello. Jamás me imaginaba debido a su conducta y su aspecto que después de pasar todo el día en la tienda, descansaban en el mismo lugar. No me gustaría caer en el discurso fácil de los niños y niñas pobres que a pesar de ello viven sonriendo felices, y fíjate en nosotros que nos preocupamos y amargamos tanto. No. A los etíopes no les hacen falta sonreír para destacar su dignidad.

Hace dos semanas estábamos trabajando en la región de Amhara, alrededor del lago Tana. Cuando te encuentras en las zonas rurales de Etiopía parece que el tiempo avanzara a otro ritmo. La mayoría de la gente campesina y agricultora lucha diariamente por casi únicamente la supervivencia. Sin embargo, sus rostros emanan dignidad a borbotones. En homenaje a su comportamiento, lleno de orgullo y belleza; a la excelencia de sus semblantes he intentado forma una colección de fotografías acorde a estas sensaciones.


Ver más fotografías en: Flickr borjamonde

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.