img
Realidad informativa
img
Eduardo Roldán | 05-10-2017 | 11:22

La realidad no es una moneda de dos caras: es un poliedro de muchas, la mayoría ocultas. La realidad, o esa convención que llamamos la realidad y que identificamos en exclusiva con el mundo sensible, está además llena de fisuras, recodos, espirales. No es una disyunción binaria (A o B, cara o cruz, blanco o negro), sino la fusión y destilación de ambos términos, y otra cosa más que se escapa, que es donde se suele encontrar la verdad, o lo más cercano a la verdad. La realidad no es que se dé en el canto de la moneda, en el subtexto/contexto de lo escrito; es que sin canto y sin subtexto/contexto ni la cara y cruz ni las letras podrán nunca aproximarse a la realidad, realizarse.

Sin embargo, vivimos en un mundo en el que la urgencia y la facilidad de conexión —no confundir conexión y comunicación, aunque esta sea, como la de realidad, otra sinécdoque que damos por supuesta— impelen al binarismo más excluyente: las películas o son obras maestras o ponzoñas insoportables, Isco es Cristo redivivo en futbolista o un cisco con suerte, el cambio climático la mayor amenaza para el planeta o un cuento para soplagaitas.

Con todo, uno supondría que en la narrativa de eventos de especial trascendencia, el reporte fuese algo más sopesado/sosegado, sobre todo entre quienes el reporte constituye la vía por la que se ganan las lentejas. El simple cotejo de la cobertura ofrecida por TV3 y TVE del 1-0 bastaría para desazonar al espectador menos parcial. ¿Están refiriendo los mismos hechos? Daba la impresión de que había dos realidades, cada una el negativo de la otra. Desde luego que informar implica opinar; la mera ordenación de eventos determina el contenido de estos, la mera elección de las palabras escogidas. Pero dentro de la flexibilidad hay ciertos nudos que no se pueden obviar: un herido es un herido, y un muerto un muerto. Responsabilidad política, desde luego. ¿Y la responsabilidad de los profesionales de la información?

(El Norte de Castilla, 5/10/2017)

@enfaserem

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sobre el autor Eduardo Roldán
Columnas, reseñas, apuntes a vuelamáquina... El autor cree en el derecho al silencio y al sueño profundo.