img
Etiquetas de los Posts ‘

trump

Trump, censor
Eduardo Roldán 23-02-2017 | 4:05 | 0

La (pen)última de Trump se ha repetido que pone en peligro a la libertad de expresión y la democracia: <<Han de mantener la boca cerrada>>, ha dicho de los periodistas, <<es la gente más deshonesta que existe>>. Este eructo no pone en peligro la democracia más que una invasión de marcianos verdes. Trump puede que no tenga las maneras de un lord inglés ni el verbo sosegado de un consejero matrimonial, pero no carece de inteligencia política en un sentido maquiavélico pueril, meramente rentable. No es que Trump crea de verdad que tiene derecho de mordaza sobre los periodistas; con su condena, lo que consigue es apuntalar su imagen de hombre de acción, de privilegiar los hechos a las palabras, y así confirmarse ante sus fieles y rebañar un puñado del otro lado, pues que el de hombre de acción es un perfil muy valorado, casi se diría congénito, en el imaginario americano, sea el votante del color que sea. Y más hoy.

Hoy en Estados Unidos el término <<intelectual>> ha adquirido en el léxico popular un estatus similar al que en los años de la Guerra Fría tenía el de <<comunista>>: un término al que no hace falta dotar de contenido, acotar sus límites, cuya sola atribución hace que recaiga la sombra de la sospecha sobre el señalado. Que la conexión periodista-intelectual parezca de entrada cuando menos nebulosa no importa: en la supuesta patria de la libertad —insistimos: no solo en el reino de Trumplandia— cualquier eco que pueda evocar cierta densidad teórica, reflexiva, siquiera lejanamente, es visto como esnobismo, como alarde de superioridad. Y al fin y al cabo los periodistas tienen todavía en la palabra, con todo lo castigada y malbaratada que esta está, su herramienta principal, lo que no deja de ser indicio de subversión. Hay pues en el eructo un propósito, pero no una amenaza. Aunque el que haya conseguido plantar la duda debería despertar, en otro plano, las alarmas: ¿tan achacosa está la democracia como para tomarlo en serio?

(El Norte de Castilla, 23/2/2017)

@enfaserem

Ver Post >
Trump/Francisco
Eduardo Roldán 26-01-2017 | 4:24 | 0

Como el lobo que viene, uh, uh, que viene, que viene, ha por fin llegado el día en que Donald Trump ha ocupado los aposentos en el 1600 de la Avenida Pensilvania y materializado el desastre que por otro lado los votos habían materializado ya; pero como el diagnóstico médico que nos confirma debemos ser intervenidos de manera urgente, en el que no queremos creer hasta que no nos hallamos en la mesa de operaciones y no nos queda más remedio, la elección de Trump no ha abierto los ojos de la realidad del respetable hasta que no ha levantado la mano y jurado el cargo y dado comienzo a su mandato. Lo cual no ha sido óbice para que el respetable se hubiera, desde el momento del recuento, dedicado a ejercer de Casandra encendida y vaticinar el más turbio, delirante futuro para el mundo.

Ha tenido que ser un hombre que basa su existencia en algo tan intangible como es la fe el que formulado el juicio justo, el que dicho la palabra moral: <<No ser profetas de calamidades. Veremos lo que hace y ahí se evalúa>>. Hechos pues, no augurios aireados con más o menos bilis, ingenio o autocompasión. El ruido mediático puede entretener —y ser muy rentable para los ruidosos—, pero tiene la tendencia de quedarse en la cosmética del tinglado, y de ahí la sonrisa de Trump y de los otros Trumps que ocupan escaños y parlamentos, que no solo toleran sino que propician tal ruido, sabedores de que constituye una de las maneras más seguras para distraer de lo que de verdad importa, que queda en la sombra. El papa Francisco en cambio demanda pan para el pobre y un trabajo para el migrante: planes, fases, pilares sobre los que construir, y luego construir en consonancia. <<No somos ángeles. Somos personas de lo concreto>>. ¿Creencias? No se trata de creer sino de agarrar la cosa: separarse del ruido renovado, observar, y solo entonces denunciar y sugerir. Un método más allá de confesiones, honesto y simple. Razones, acaso, por las que rara vez se aplica.

(El Norte de Castilla, 26/1/2017)

@enfaserem

Ver Post >
Candidato punk
Eduardo Roldán 20-10-2016 | 4:01 | 0

La penúltima de Trump ha sido sugerir que Hillary Clinton acudió al segundo debate electoral pelín puesta, y que debería someterse a los candidatos a un test de drogas previo al tercero y último en Las Vegas. ¿Qué puede replicarse ante una estocada así? ¿Hay que dignarse a replicar? Si Clinton calla, Trump podrá seguir alimentando, antes y después del debate, la sombra del rumor, que suele suponer más papeletas que los hechos y las cifras, pues los hechos y las cifras son recibidos también como rumores desde el momento en que salen de la boca de un candidato, y además aburren y se olvidan, cosa que no el rumor venenoso, o no tanto; si no se niega al test, Trump se felicitará porque su oponente no consuma drogas y esté en el mismo barco que él, ningún americano querría tener a un adicto por presidente y de ahí su interés, por completo aséptico. Nótese el subtexto: lo que busca Trump —precisamente él— es una campaña <<limpia>>, que es el término que se aplica a quienes ya no consumen, pero para ya no consumir hay que haber consumido antes, y así, como efecto colateral, la sombra se proyectaría sobre Clinton de igual modo.

Hay quien ve en la forma de actuar del candidato republicano una suerte de actitud punk, de derribo de las convenciones impuestas, de hacer las cosas uno mismo, de no resistirse a los propios impulsos, esa frontera donde el punk abraza al surrealismo y que le confiere uno de sus rasgos esenciales: la ingenuidad. El punk es tosco, sí, pero sin máscaras. Nada más alejado del calculado proceder de Trump, capaz de pasar del exabrupto escandaloso a envolverse en victimismo en un ay. Calificado certeramente como <<fenómeno>>, término abusado y pervertido, lo más notable del personaje no es esta postura pseudopunk sorprendente en un candidato, lo más notable es que siga ahí, en la pomada. El resultado en noviembre es más anecdótico que central en cuanto a esta campaña insólita se refiere. Sea cual sea, Trump ya ha ganado.

(El Norte de Castilla, 20/10/2016)

@enfaserem

Ver Post >
Sobre el autor Eduardo Roldán
Columnas, reseñas, apuntes a vuelamáquina... El autor cree en el derecho al silencio y al sueño profundo.