img
Etiqueta: cataluña
Hispanidad
img
Eduardo Roldán | 12-10-2017 | 09:23 |0

Ha pasado un cuarto de siglo desde la jarana sevillana de despedida de la EXPO, y la España universal y cosmopolita, que también los Juegos de Barcelona de aquel año simbolizaron, ha quedado convertida en un territorio anímicamente roto, confuso, enfrentado y harto. ¿Qué se celebra hoy, entonces? Acaso el canto del cisne de una idea bella e imposible, como tantas ideas bellas. (Aunque en Latinoamérica llaman a la efeméride <<Día de la Raza>>, lo cual resulta bastante incongruente con el espíritu de abolición de fronteras y fraternidad entre iguales que se supone se celebra.)

Habrá quien aproveche el día para afirmar el orgullo de sentirse español; habrá quien lo aproveche para afirmar que no se siente español en absoluto. Uno y otro confunden los postres de mamá con el sello del pasaporte. Sentirse o no sentirse español es tan relevante como sentirse o no sentirse marciano. Uno es o no es español, se sienta como se sienta, no hay aquí margen para los afectos del corazón, ni grados ni distingos: <<Yo soy español para la selección de fútbol y Rafa Nadal, para lo demás soy asturiano>>; <<Yo me siento español un poquito, no mucho>>; <<Yo me siento lo

Ver Post
Realidad informativa
img
Eduardo Roldán | 05-10-2017 | 11:22 |0

La realidad no es una moneda de dos caras: es un poliedro de muchas, la mayoría ocultas. La realidad, o esa convención que llamamos la realidad y que identificamos en exclusiva con el mundo sensible, está además llena de fisuras, recodos, espirales. No es una disyunción binaria (A o B, cara o cruz, blanco o negro), sino la fusión y destilación de ambos términos, y otra cosa más que se escapa, que es donde se suele encontrar la verdad, o lo más cercano a la verdad. La realidad no es que se dé en el canto de la moneda, en el subtexto/contexto de lo escrito; es que sin canto y sin subtexto/contexto ni la cara y cruz ni las letras podrán nunca aproximarse a la realidad, realizarse.

Sin embargo, vivimos en un mundo en el que la urgencia y la facilidad de conexión —no confundir conexión y comunicación, aunque esta sea, como la de realidad, otra sinécdoque que damos por supuesta— impelen al binarismo más excluyente: las películas o son obras maestras o ponzoñas insoportables, Isco es Cristo redivivo en futbolista o un cisco con suerte, el cambio climático la mayor amenaza para el planeta o un cuento para soplagaitas.

Con todo, uno supondría que en la

Ver Post
El elegido
img
Eduardo Roldán | 28-09-2017 | 11:37 |0

¿Qué es la realidad? ¿Cómo conocer la esencia, el noúmeno de la cosa? Kantianamente no habita el hombre el mundo, el hombre habita el mundo entre sospechas, entre tinieblas. Solo unos pocos elegidos son capaces de ver, con el desgarro que acarrea —incomprensión ajena— el que se les haya concedido ese don. Pero también la voluntad del elegido es muy superior a la de la media, como lo es su capacidad de sacrificio. El elegido ha de cumplir la misión que se le ha encomendado pese a quien pese —empezando por él mismo y las posibles, ocasionales dudas que le puedan surgir—, ya que de la misión depende su vida —es su vida— y con el cumplimiento se redime. Y nos redime a los demás, pobres ciegos incapaces de percibir la realidad.

Y algunos no solo ciegos sino beligerantes activos: se oponen, persiguen al elegido con la saña del inquisidor y tratan por todos los medios de que no lleve a cabo su misión —señal irrefutable de la verdad y necesidad de la misma—. Por si no fueran bastantes obstáculos, existe un tercer sector que comprende y apoya la misión, pero que no se quiere implicar de facto en ella. Bueno, también hay que abrir los ojos a quien uno

Ver Post
Gobierno central
img
Eduardo Roldán | 21-09-2017 | 12:05 |0

Uno de los grandes atractivos de las palabras es su condición de recipientes polisémicos; otro, la exigencia que plantea ese abanico de naipes significativos para elegir el más adecuado —no necesariamente el más preciso, si tal no es el efecto deseado— o para no elegir ninguno; como bien saben los músicos y los poetas, a veces la omisión de alguna(s) nota(s) o palabra(s) otorga más fuerza a la frase musical o lingüística, que se habría visto lastrada de haberse incluido.

El plan de actuación promovido por quienes sueñan con una Cataluña autista no ganará la guerra de la independencia, aun por medios ilegales, pero ha ganado la batalla del lenguaje, o una importante batalla. No hay ya información oral, titular de periódico o comentario en mesa redonda en donde no se añada, cuando el emisor se refiere al Gobierno, el adjetivo ‘central’. Dentro de poco hablaremos de Mariano Rajoy como <<el Presidente del Gobierno Central>>. Con la difusión masiva de esta adición innecesaria los soñadores han conseguido, al menos, tres cosas: quebrar una antigua costumbre (la costumbre también es fuente del derecho); agregar otro elemento con el que apuntalar el

Ver Post
Monumental vergüenza
img
Eduardo Roldán | 28-10-2016 | 13:56 |0

El toro es la nobleza. Y capaz de dar muerte, es también y ante todo la inocencia. Pese a la perniciosa influencia de siglos y siglos que Esopo y similares han traído a los niños ávidos de relatos, inyectándoles la idea de que el burro es tonto, la serpiente cruel y el zorro vengativo, en realidad cualquier animal, si se quiere establecer un paralelismo, a lo que más se parece es justamente a un niño. No hay perros buenos y perros malos: hay perros (otra cosa son sus dueños). Un toro no es más que media tonelada de inocencia, un niño de quinientos kilos, y como inocente que es, matarlo está mal. Porque además —algo que no se dice— es la parte débil de las dos que se encuentran en la plaza: basta contar las veces que el toro cae y las que cae el torero. El sufrimiento y la muerte de un ser inocente y noble no pueden justificarse con criterios estéticos, como no puede justificarse el prender fuego a Roma por experimentar lo sublime de la estampa. Los pasos del rito, la indudable plástica del capote, la incertidumbre del peligro se deshacen ante la realidad irreversible de la muerte. Lo cual no quiere decir que la vida del toro sea equiparable a la del hombre,

Ver Post
El Scattergories
img
Eduardo Roldán | 12-11-2015 | 15:05 |0

Lo que aconteció en lo que es ya un lunes para la historia no fue solo, como se ha repetido, un < a la democracia, sino algo de una envergadura mucho mayor, un atentado a los principios más elementales de la convivencia: un golpe de Estado; menos abrupto y estentóreo que la tejerada, menos pintoresco, pero por todo ello más peligroso; el que las etapas hayan sido otras y se hayan permutado las balas en el techo por las luces verdes en el panel no garantiza que el resultado final vaya a ser también el mismo. La postura golpista, con Mas como busto visible, puede resumirse en un clásico eslogan publicitario: <. Solo hay una pequeña diferencia: que el Scattergories no es suyo. El Estado español no puede aceptar barco como animal acuático ni pulpo como animal de compañía por mucho que los golpistas hagan oídos sordos y amenacen, pues aceptarlo equivaldría a que se llevaran el juego. Y puesto que el juego no puede tampoco suspenderse —eso sería una victoria parcial de los golpistas—, hay que actuar en consecuencia de inmediato, aun cuando no respeten ni a la autoridad actuante ni a las actuaciones que se tomen.

Se da la paradoja de que el mismo sistema que no

Ver Post
El impulsor
img
Eduardo Roldán | 02-10-2014 | 17:41 |0

Como un Julio César a la inversa, Artur Mas decidió desde el principio adoptar una táctica de desgaste, deshojar la margarita de la independencia paso a paso, recurso a recurso, provocación a provocación, con una precisión minuciosa y estudiada cuyo fin no es el anunciado originariamente y sostenido desde entonces —la convocatoria de un referéndum que conduzca a la independencia— sino la ratificación personal como nacionalista de bandera, o sea de pro. Mas prefiere quedar como una negrita de la enciclopedia que como una nota al pie de página, ahora que ya nadie utiliza enciclopedias. Porque él es el primero que sabe, que sabía, que todo el proceso no es más que ruido sostenido que cuanto más se prolongue, mejor; y así, cuando al final el ruido se silencie, Mas habrá quedado como el libertador frustrado, el hombre que más hizo pero —lástima— no pudo en última instancia astillar el yugo opresor, las fuerzas eran demasiado desiguales. La derrota como victoria, y el impulsor justificado.

Lo que hay entonces que preguntarse es si el impulsor va a quedar solo como negrita de enciclopedia o si debería también como negrita imputada. Porque toda esta

Ver Post
Sobre el autor Eduardo Roldán
Columnas, reseñas, apuntes a vuelamáquina... El autor cree en el derecho al silencio y al sueño profundo.