img
Etiqueta: psicología
Fantasmas
img
Eduardo Roldán | 07-12-2017 | 18:00 |0

Parafraseando a Marx y a Engels, Pablo Iglesias ha advertido en reciente mitin de que los independentistas han despertado <<el fantasma del fascismo>>. El nacionalismo es siempre un fascismo en potencia, un fascismo más o menos al borde de coagularse, y si el procés ha catalizado este estado, que lo ha hecho, es porque había ya un colchón más que mullido que daba cobijo al fantasma. Un colchón que era fantasma a su vez.

En Cataluña los nacionalistas llevan desde hace mucho construyendo una realidad fantasmática que se ha ido filtrando sigilosa, como acostumbran los fantasmas, a través del discurso (en los medios de comunicación, en el rifirrafe parlamentario, en los textos legales cuando han tenido oportunidad), para instalarse al cabo en la mente de una gran parte del pueblo y convertirlo a la causa. Realidad fantasmática que difiere de la mentira por la mayor complejidad estructural y por el horizonte de su ambición; y también, aunque pueda resultar inconcebible, porque no pocos de los promotores creen en verdad en ese fantasma inmenso; no solo es que lleguen a creerse su propia mentira: es que medularmente creen que el fantasma es real. Habitan pues un mundo

Ver Post
Charles Manson
img
Eduardo Roldán | 23-11-2017 | 17:57 |0

Varias cabeceras han definido, en el anuncio de su muerte, a Charles Manson como <<asesino en serie>>. No lo fue. A Manson se le colgaron siete asesinatos <<por proximidad>>, pero la ejecución material la llevaron a cabo los adláteres que componían su familia, que el jurado consideró <<una extensión>> del propio Manson. Manson, pues, fue condenado por una suerte de ósmosis. No es un matiz baladí, ni jurídica ni informativamente. Claro que, ¿qué tiene más gancho, el estudio etiológico/psicológico de los participantes o las pintadas sangrientas en la pared que escupen de <<cerdos>> a los asesinados?

Y es probable que la etiológica/psicológica sea la más fascinante arista de un caso que no carece de ellas. Si uno repasa los acontecimientos previos a las noches Tate/LaBianca, no puede dejar de asombrarse del magnetismo que debía de irradiar Manson, un Hamelín pequeño, enclenque y sucio capaz de convencer de los actos más atroces o banales a cuantos le salieran al paso, personas inteligentes que como por ensalmo se veían transmutados en autómatas obedientes. Más que un psicópata sádico fue un psicótico delirante que sublimó vilmente su frustración

Ver Post
Simbólico
img
Eduardo Roldán | 16-11-2017 | 11:09 |0

Se han hecho muchas risas a costa de la calificación que Carme Forcadell de la Declaración Unilateral de Independencia como <<simbólica>>, sobre todo en el sentido de verle las (o)rejas al lobo carcelario. También Ada Colau, poco antes, había declarado que si Catalunya en Comú-Podem (o como sea que al final se denominen) se lo pedía, concurriría en las listas en puesto <<simbólico>>. Nos hemos internado así en terreno harto pantanoso, uno que con el procés aún no habíamos hollado. Tanto Forcadell como Colau —y la casi totalidad de agentes y figurantes de cualquiera de los bloques, incluido el bloque mediático— reducen el símbolo a sinónimo de insignificante, de brindis vacío al sol.

No debería desdeñarse el poder real del símbolo. Como explicara Lévi-Strauss, ¿qué es la cultura sino un conjunto de sistemas simbólicos —lenguaje, ciencia, religión…? En un plano concreto, individual, el símbolo es justo lo opuesto al recipiente vacío que se ha dado a entender. El símbolo (significante) remite, de forma más o menos indirecta, a un significado que no está nunca delimitado del todo, con un componente a veces mítico que le otorga una fuerza

Ver Post
¡Atención!
img
Eduardo Roldán | 24-03-2017 | 15:05 |0

Un reciente estudio ha determinado que el periodo de atención que el hombre presta de media a un estímulo visual es de ocho segundos. Hace diez años, cuando el primer iPhone vio la luz pública —y gracias al cual tantos creyeron ver La Luz—, este periodo era de doce; puede parecer una merma no muy sustancial, pero en el ámbito de la atención, en función de los parámetros que este estudio y otros previos manejan, un segundo es mucho más que el paso de tic a tac. Con el añadido de que la merma ha situado al hombre por debajo del pez. Sí, de ese pez naranja, modesto y vulgar con el que los niños se encaprichan al cumplir los cinco o seis años y que termina resignado en un rincón de la cocina. La memoria de los peces es fugaz como el chasquido de dos dedos; sin embargo, si al pez se le planta un papel con letras al otro lado del cristal es más probable que mantenga los ojos fijos en él durante más tiempo que un hombre. Acaso se deba a que el pez no se entera ni entiende nada, pero tal supondría que el hombre no quiere entender ni enterarse. No se sabe pues qué es más preocupante, si no prestamos atención porque hemos reducido nuestra capacidad de prestarla a

Ver Post
Propósitos
img
Eduardo Roldán | 30-12-2016 | 14:56 |0

Con el cambio de calendario llegan inevitables, como llega la calma después de la tormenta, los propósitos para el año naciente. Que tienden casi siempre, al anotarlos en la cabeza o el papel, a desbocarse en un maximalismo imperial: aprender a tocar la guitarra, terminar la maratón de Boston, leer todo Faulkner, todo Valle, todo Shakespeare. Más que propósitos son delirios de grandeza, y sin embargo al anotarlos nos parecen incluso modestos; no solo creemos que los llevaremos a cabo sino que estamos seguros de que vamos a. Luego mayo dobla en junio y Valle sin abrir y de la guitarra apenas media docena de acordes, y septiembre en octubre y poco más, y cuando nos queremos dar cuenta otro calendario, y propósitos renovados. Sin embargo no nos reprochamos no haberlos realizado. Mil y un motivos invencibles —por ello irreprochables— con los que no contábamos se han interpuesto. ¿Con los que no contábamos? Esos motivos no suelen ser sino el puñado de vulgaridades que forman la argamasa de los días: horarios, celebraciones, esplín vital. ¿Por qué entonces la ceguera de una nueva lista de propósitos? Desde luego, en teoría, podríamos cumplirlos. Tenemos la

Ver Post
Incendios
img
Eduardo Roldán | 31-12-2015 | 12:27 |0

<, escribió el poeta, y el Norte se enceniza en un vértigo de fuego, los bosques se hacen pasto del olvido según las llamas avanzan en una labor minuciosa, indiferente e incansable, mientras el cielo mira y a veces se apiada con una cortina de lluvia, pero apenas accede, y la esperanza se duele, pues quizá la primera ceniza que produce el fuego es la ceniza de la impotencia. No otra cosa late en las declaraciones oficiales que aseguran, con fundamento, que los incendios han sido provocados —<—, y que llaman al pueblo a colaborar, en la medida que pueda, en la identificación del causante.

¿Hay pues un motivo oscuro, un ovillo que desmadejar en la ristra de incendios? Las buenas novelas negras nos enseñan que los motivos oscuros suelen estar muy claros, y en realidad pueden reducirse a un puñado: dinero y alguna baja, visceral pasión (envidia, odio, celos). El dinero apunta al sector de la construcción, tras la aprobación a mitad de año de la reforma de la Ley de Montes, que ahora permite recalificar terrenos quemados para edificar en ellos antes de 30 años cuando existan <. (El de interés público es un concepto jurídico tan abusivo para el ciudadano como útil

Ver Post
Oswald
img
Eduardo Roldán | 22-11-2013 | 18:59 |0

Oswald se obligó a ser comunista de aparato como antes se había obligado a ser marine, por una vaga mezcla de rebeldía y de certeza, por intentar asirse a algo material que le procurase un deseo de pertenencia incluso si la organización en cuestión no colmaba, ni mucho menos, todas sus expectativas. Hasta que estalla. Entiende que toda organización jerárquica supone una grisura que no permite destacar a quien lo merece o cree que lo merece, y entonces solo queda salirse y hacer la guerra por cuenta propia.

¿Por qué Kennedy? Kennedy no era, como el ensayo fallido que fue Edwin Walker, alguien que personificase el ala dura de la derecha segregacionista, anticomunista y puritana que se encontraba en las antípodas ideológicas de Oswald pero que, en el fondo, no era tan distinto a los que, como él, se alineaban en el extremo opuesto. Lo que Kennedy personificaba era algo mucho más etéreo pero también más poderoso en un plano psicológico: el brillo del carisma personal, el poder de la seducción, la facilidad de palabra y de sonrisa, la conexión inmediata con el otro. Oswald fue uno de los primeros productos de la televisión, una personalidad deformada por el

Ver Post
Autolesiones
img
Eduardo Roldán | 10-03-2011 | 19:24 |0

Se estima que en torno a un 20% de adolescentes se autolesiona habitualmente, entre los que un sector creciente está comenzando a colgar en la red los resultados de su conducta: su propia imagen después de la lesión. Muñecas rasgadas, muslos o pechos con morados, piel abrasada por la mecha de un zippo o de una cerilla, todo un muestrario del horror disponible a golpe de clic.

Estos jóvenes no son un producto cultural de una era enferma de atención, como muchos se empeñan, no niñatos ociosos en busca de los cinco minutos de fama a que creen tienen derecho. Son seres frágiles, confundidos, productos culturales solo en el sentido de que también el mundo es frágil y confuso. Si demandan atención no es la atención pornográfica de quien se presta a que lo encierren en un estudio durante meses con cámaras de tv. registrando sus miserias veinticuatros horas al día, no la del a sí mismo calificado de artista, que para demostrarlo es capaz de dispararse en un pie y luego exponer la grabación en un museo. Es la atención que demanda un ser agónico, alguien incapaz de manejar todas las variables que se presentan ante él,  que le generan una impotencia tan abrumadora

Ver Post
Sobre el autor Eduardo Roldán
Columnas, reseñas, apuntes a vuelamáquina... El autor cree en el derecho al silencio y al sueño profundo.