img
Etiqueta: realidad
Fantasmas
img
Eduardo Roldán | 07-12-2017 | 18:00 |0

Parafraseando a Marx y a Engels, Pablo Iglesias ha advertido en reciente mitin de que los independentistas han despertado <<el fantasma del fascismo>>. El nacionalismo es siempre un fascismo en potencia, un fascismo más o menos al borde de coagularse, y si el procés ha catalizado este estado, que lo ha hecho, es porque había ya un colchón más que mullido que daba cobijo al fantasma. Un colchón que era fantasma a su vez.

En Cataluña los nacionalistas llevan desde hace mucho construyendo una realidad fantasmática que se ha ido filtrando sigilosa, como acostumbran los fantasmas, a través del discurso (en los medios de comunicación, en el rifirrafe parlamentario, en los textos legales cuando han tenido oportunidad), para instalarse al cabo en la mente de una gran parte del pueblo y convertirlo a la causa. Realidad fantasmática que difiere de la mentira por la mayor complejidad estructural y por el horizonte de su ambición; y también, aunque pueda resultar inconcebible, porque no pocos de los promotores creen en verdad en ese fantasma inmenso; no solo es que lleguen a creerse su propia mentira: es que medularmente creen que el fantasma es real. Habitan pues un mundo

Ver Post
Propósitos
img
Eduardo Roldán | 30-12-2016 | 14:56 |0

Con el cambio de calendario llegan inevitables, como llega la calma después de la tormenta, los propósitos para el año naciente. Que tienden casi siempre, al anotarlos en la cabeza o el papel, a desbocarse en un maximalismo imperial: aprender a tocar la guitarra, terminar la maratón de Boston, leer todo Faulkner, todo Valle, todo Shakespeare. Más que propósitos son delirios de grandeza, y sin embargo al anotarlos nos parecen incluso modestos; no solo creemos que los llevaremos a cabo sino que estamos seguros de que vamos a. Luego mayo dobla en junio y Valle sin abrir y de la guitarra apenas media docena de acordes, y septiembre en octubre y poco más, y cuando nos queremos dar cuenta otro calendario, y propósitos renovados. Sin embargo no nos reprochamos no haberlos realizado. Mil y un motivos invencibles —por ello irreprochables— con los que no contábamos se han interpuesto. ¿Con los que no contábamos? Esos motivos no suelen ser sino el puñado de vulgaridades que forman la argamasa de los días: horarios, celebraciones, esplín vital. ¿Por qué entonces la ceguera de una nueva lista de propósitos? Desde luego, en teoría, podríamos cumplirlos. Tenemos la

Ver Post
Realidad elástica
img
Eduardo Roldán | 16-01-2016 | 13:27 |0

Antes que la disponibilidad inmediata de una cantidad insostenible de datos, antes que la abolición de fronteras físicas y horarias, antes incluso que la indefensión del consumidor ante el asedio publicitario, acaso la transformación más brutal que ha traído internet haya sido la expansión del concepto de realidad en la conciencia social, al punto de que ahora aceptamos cosas que hace un par de décadas nos habrían parecido delirios esquizofrénicos o puestas en escena surrealistas. El Rey de un territorio firma el nombramiento de un presidente de una parte de ese territorio que previamente había advertido que hará todo lo posible por escindirse del territorio/madre. El capo de la droga más buscado se fuga de una prisión de máxima seguridad por un túnel (sí, un túnel) abierto hasta el plato de la ducha de su celda, concierta a través de una actriz de culebrón una entrevista con un actor de Hollywood metido a —mal— periodista y a este se le reprocha luego no haber dado parte a las autoridades de la cita. El más que probable candidato a la presidencia del país más poderoso del mundo ofrece nada menos que diez millones de dólares a quien le traiga la

Ver Post
Urdangarin virtual
img
Eduardo Roldán | 31-01-2013 | 19:13 |0

La filantropía del yerno le puede salir muy cara a don Juan Carlos, que, quizá harto pero desde luego no perezoso, puso sin dilación manos a la obra para limpiar preventivamente el daño que el Caso Nóos pudiera tener sobre la Casa Real. En todas las familias hay un tío díscolo y un poco tarambana del que no se puede hablar, o solo en susurros y cuando los niños ya se han acostado. En esto la familia real parece que no es una excepción, y el yerno le ha salido rana al rey, pero sin conversión posible a príncipe; por muchos ducados con que se vista la rana, rana se queda, y la realidad en este caso ha vencido a la magia del cuento. La última medida ha sido la eliminación digital del yerno de la web oficial.

En una institución tan dada a ―y lastrada por― los símbolos, este es un gesto simbólico, pleno de buena voluntad pero de eficacia dudosa. Acaso los asesores de la Casa han pensado, no sin razón, que hoy día quienes no pertenecemos a las redes sociales y demás puntos de encuentro digital no existimos, que el rastro virtual es más real que el rastro fuera de la pantalla. Solo que hasta en internet, epítome de horizontalidad y anonimato, también hay

Ver Post
Sobre el autor Eduardo Roldán
Columnas, reseñas, apuntes a vuelamáquina... El autor cree en el derecho al silencio y al sueño profundo.