img
Etiqueta: VIAJAR
#39 Alaska. Fin del viaje.
img
Gustavo Prieto | 15-07-2017 | 10:20 |0

Parque Nacional Denali, Alaska, EEUU

Llegamos a mediodía a Anchorage. Tras recoger la mochila, vimos el mensaje de bienvenida a los militares y su agradecimiento como buenos patriotas en la puerta de salida. De nuevo, teníamos alquilado un coche, pero esta vez nos dieron el que pedimos, uno de clase media, automático y muy moderno, a pesar de ello las comparaciones fueron inevitables y echamos de menos las prestaciones del coche de Canadá. Fuimos al centro de Anchorage para buscar un sitio donde comer. No teníamos tiempo para ver la ciudad, ya que había cuatro horas hasta Talkeetna, nuestra primera reserva para dormir. Aún así, fuimos a la oficina de turismo. “¿Qué se puede ver en Anchorage?”, preguntó Manu. “Nada”, nos contestó una mujer al otro lado de la barra. El local era pequeño y parecía un bar que lo atendían dos viejecitas de aspecto remilgado. Llevaban en la solapa una chapa indicando que eran voluntarias. “¿Y dónde podemos comer?”, solté yo. Nos indicó un par de sitios y su compañera, la más remilgada de las dos, nos dijo su lugar favorito y nos fuimos para allá. Era un bar con dos áreas, en una de ellas estaban cocinando y en la otra atendían un par de camareras.

Ver Post
#38 En Canadá dejo de ser mochilero
img
Gustavo Prieto | 07-07-2017 | 08:45 |0

1-img_0748

Parque Nacional de Banff, Canadá

Aterricé en Vancouver a las nueve de la noche y mi amigo Manuel me esperaba dormido en los asientos del aeropuerto. Él estaba cansado por el largo viaje desde España y yo eufórico, así que tiré de mi amigo y nos fuimos al hostal. Apenas nos dio tiempo a cenar antes de ir a dormir. Al día siguiente empezamos a conocer la ciudad. Llegamos al centro dando un paseo y pronto me recordó a otras metrópolis estadounidenses que había visitado recientemente: grandes avenidas, grandes coches, grandes edificios… y pocos peatones. Aquel día el cielo estaba con tonos grises, aún así la temperatura fue idónea para pasear y perderse por las calles. De este modo, descubrimos Chinatown y muy cerca de allí encontramos la estatua del borracho Gassy Jack, que según dicen fue el fundador de la ciudad. En los aledaños de esta estatua estaban los restaurantes y pubs  más turísticos del centro, por lo que la zona se había convertido en un bullicioso sitio del que huimos. Hasta entonces, como decía, era una ciudad americana más, pero al acercarnos al puerto de Vancouver

Ver Post
#37 Costa oeste de Estados Unidos
img
Gustavo Prieto | 30-06-2017 | 17:39 |0

 

Cartel Hollywood, Los Ángeles, EEUU

Cartel Hollywood, Los Ángeles, EEUU

Llegué a la frontera de Tijuana a las ocho de la mañana pensando que iba a evitar colas, pero me equivoqué. Tras un largo pasillo, encontré dos filas y tuve que preguntar a un chico. “¿Cual es la mía?”, me indicó la fila donde él estaba, ya que la otra era para la gente que tenía un pase especial a los Estados Unidos. “¿Vas a trabajar?”, le pregunté. Tanto él como el resto de mexicanos que cruzaban la frontera a esas horas, trabajaban en San Diego. Seguí la fila hasta que me tocó el turno y me enteré de que estaba directamente en las oficinas de Estados Unidos (hasta la fecha siempre había encontrado la salida de un país y a continuación la entrada del otro, pero en este caso, es decir, en mi caso, tenía que haber buscado las oficinas de inmigración de México por mi cuenta y luego ir a las de EEUU). Al oficial no le importó que no tuviera el sello de salida de México, ya que, según él “no lo necesitaba” y, si él no lo necesitaba, yo tampoco. Además, según me dijeron cuando entré en México, tenía que pagar treinta euros a

Ver Post
#36 México: Baja California
img
Gustavo Prieto | 30-05-2017 | 23:18 |0

La Paz, Baja California, México

La Paz, Baja California, México

Cuando empecé a buscar alojamiento en Baja California, supe que esta zona ya no era el mismo México que había conocido, ni siquiera el mismo viaje de bajo presupuesto al que estaba acostumbrado. En las localidades que visité, no había un gran abanico de hostales mochileros. Ni siquiera esa nueva opción alternativa de hospedaje, el airbnb, era económico. De hecho, las habitaciones en esta plataforma eran igual de caras o más que en un hostal tradicional. Mi decepción se acrecentó al comprobar que las rutas de autobuses las manejaban dos compañías y los precios eran, también, exageradamente caros. Creí que hasta llegar a Estados Unidos no vería incrementar mis gastos, pero me equivoqué. Baja California era un buen ejemplo de lo que el turismo yanki había conseguido. Por otra parte, venir por aquí sin tu propio transporte es un tanto desperdiciar las oportunidades de visitar muchos rincones recónditos interesantes o hacer algún tour para ver las ballenas o bucear junto a leones marinos. En mi caso, como no tenía coche ni presupuesto para tours, me limité

Ver Post
#35 México: La maldición de Moctezuma
img
Gustavo Prieto | 26-05-2017 | 00:52 |0

IMG_3247-1288x966

Salí del metro Coyoacan y busqué un sitio donde comer en la calle, como otras veces, y vi uno con tortillas azules. Me hizo gracia y quise probarlas. No las encontré diferentes a las otras; estaban tan ricas como siempre. Me fui a la Cineteca donde había quedado con Alan, mi amigo de Couchsurfing, y vimos una película francesa, una comedia para pasar el rato. Después nos dirigimos a la universidad de Alan, quería enseñarme la biblioteca. El edificio es conocido por su decoración exterior. A medio camino empezó a diluviar y tuvimos que refugiarnos en el edificio de medicina. Cayó una tromba de agua impresionante que inundó aceras y asfalto. Como no paraba y mi amigo tenía que irse a clase, decidimos salir con su minúsculo paraguas y pude ver la biblioteca solo por fuera, ya que por dentro no tenía nada de especial. Tras hacer unas fotos de recuerdo, me despedí de Alan y volví a casa. Llegué empapado, me cambié de ropa y cené. A la media hora empecé a sentir frío y del frío pasé a tener temblores. Me metí en la cama pensando que sería un mero resfriado, pero cuando fui al baño confirmé que estaba bajo los efectos de “la maldición de

Ver Post
#30 El Salvador merece la pena.
img
Gustavo Prieto | 24-04-2017 | 02:22 |0

Suchitoto, El Salvador

Le vi comer un par de pupusas pequeñas, un plato barato comparado con el mío, que costaba el doble. Aún así tan solo me gasté un dólar. Sus pelos canosos y despeinados apenas le cubrían la calva. Su mirada perdida, seria, y sus movimientos enérgicos al comer, captaron mi atención sobre el resto de comensales; y pensé que quizás tuviera algo interesante que contar. No sé, intuición. Al día siguiente volvimos a encontrarnos, pero las mesas de la terraza estaban llenas, excepto la mía, donde sobraba sitio. Miró a varios lados y finalmente me pidió permiso para sentarse. No tardamos en entablar conversación. ‘’El gobierno me dice que no llego a la pensión porque no coticé lo suficiente’’, se quejaba mientras degustábamos, de nuevo, unas pupusas. ‘’Mis hijos me ayudaban desde Estados Unidos, pero la cosa está mal también para ellos’’. No faltaron los improperios hacia la corrupción de los políticos y pronto la conversación desembocó en la violencia del país y las maras, las pandillas que han provocado que El Salvador sea uno de los países

Ver Post
#29 Honduras no es país para mochileros
img
Gustavo Prieto | 05-04-2017 | 17:52 |0

Comayagua, Honduras

“Honduras no es país para mochileros”, pensé cuando llegué a Comayagua. No encontramos albergues por internet y cuando llegamos, preguntamos en uno que pedía cincuenta dólares por noche. Eran las seis de la tarde, ya había oscurecido, y había poca gente por la calle. Por suerte, el siguiente hostal nos salió por seis dólares a cada uno, compartiendo habitación. El hospedaje parecía un motel de carretera sacado de una película yanki. Las habitaciones daban directamente a la calle donde estaba el parking. Después dimos con un restaurante mexicano para cenar, el único que había abierto a esas horas. Descubrimos que Honduras era un poco más caro que Nicaragua, pero seguía teniendo precios asequibles, sobre todo en la comida, es decir, tenía precios para mochileros.

Comayagua es conocida como una de las más destacadas ciudades coloniales de Honduras, pero todo se reduce a un par de edificios y una iglesia con fachada blanca e interiores clásicos. No hay grandes avenidas sino calles estrechas, casas bajas y poca población, por lo que era imposible pasar

Ver Post
#28 Nicaragua me reconcilió con el viaje
img
Gustavo Prieto | 24-03-2017 | 01:31 |0

Isla de Ometepe, Nicaragua

En las fronteras de Centroamérica se lo montan bien. No te piden dinero directamente ni te insinúan nada porque eres “gringo” y, por lo tanto, te sale dinero por las orejas. No. Tan sólo te exigen “oficialmente” el dinero. Les pagas e incluso te dan un ticket. Todo está dentro de lo establecido… hasta que miras el ticket. Entonces te das cuenta de que, si has pagado ocho, está escrito siete o, peor aún, te pasa como en Nicaragua, donde hay que pagar once y en el papel pone uno. No hay mordida, no hay tragedia, no hay escándalos… ¿para qué? Hagámoslo oficial y sin dramas. Te robo un poco que para eso eres un turista con euros. Como me dijo un taxista: “un aporte turístico…”

“A Rivas por cinco dólares”, me dijo otro en la frontera nicaragüense. “Prefiero el bus”, contesté. “No hay”, me mintió. Más adelante lo encontré. Era un ‘school bus’, los vehículos que usan los escolares en Estados Unidos y que luego venden de segunda mano a Centroamérica. Me senté junto a una mujer y le pregunté por el precio del bus. “Veinte”

Ver Post
#27 Costa Rica. Tendré que volver.
img
Gustavo Prieto | 09-03-2017 | 20:43 |0

Foto de pose en Puerto viejo, Costa Rica

Me encuentro en la tesitura de recordar (esta vez con café nicaragüense en mano) uno de los primeros países que dejo atrás sin haber visto mucho. De hecho, si hubiera decidido gastar los ahorros en ver los tres parques interesantes de Costa Rica, mi viaje habría terminado antes, así que no esperéis mucha ”Pura vida” en este cuaderno de bitácora, sino un ligero vistazo.

El cambio entre Sudamérica y Centroamérica es considerable. Apenas hay una selva entre Colombia y Panamá, pero parece que están mucho más lejos. Para empezar, en estos países hay que pagar por entrar en su territorio (¡o por salir! Llama la atención que, como despedida, te cobren). Es una especie de visado, pero sin serlo. Los precios de Panamá y Costa Rica son muy elevados y la cultura estadounidense inunda sus calles. ¿Dónde está el alma de éstos países? Parece que los dólares se la comieron. Es una pena que me pillaran a mitad de camino, sobre todo por Costa Rica. El país del logo “Pura vida” está repleto de naturaleza, pero como me dijo un amigo

Ver Post
#26 Panamá: la peor frontera y los kuna-dólar nos dieron la bienvenida.
img
Gustavo Prieto | 06-03-2017 | 02:23 |0

Muelle de Capurganá, Colombia

En anteriores capítulos de Mochilero de provincias… Antes de montar en el bote de Turbo a Capurganá (todo esto es Colombia), nos pesaron las mochilas y nos obligaron a pagar exceso de diez kilos. ¿Por qué? Porque es así… Unos tipos en el muelle, antes de embarcar, te quitan tu mochila, con autoridad y sin modales, y te exigen de las mismas formas el dinero. Yo no tenía que pagar mucho, pero me escaqueé gracias a que otro mochilero llevaba 25 kilos y todos se frotaron las manos mientras se olvidaban de mí. El viaje en bote fue algo brusco y duró cuatro horas. Una mujer tuvo un ataque de ansiedad y, según me contó otro pasajero, murió al día siguiente. Son trayectos a mar abierto y los botes saltan de ola en ola, chocando en plancha contra el mar. A pesar de que hizo buen tiempo y el oleaje no fue duro, los botes van a mucha velocidad y chocas y saltas. La mejor opción es ponerse el salvavidas en la espalda para proteger tus riñones del asiento de madera. El trayecto desde Capurganá a Puerto Obaldia (Panamá) también tuvo golpes y saltos, pero

Ver Post
Sobre el autor Gustavo Prieto
Me apasiona escribir y viajar. No sé si en ese orden, pero es un buen cóctel que me motiva hoy en día. Estuve en Madrid un tiempo queriendo ser guionista de cine y lo que realmente me enganchó fueron los viajes. Escribí mucho y también hice mis pinitos en el mundo cinematográfico, pero como las ideas surgen de lo que uno vive, me fui a Manchester. Fue una gran experiencia que me curtió para emprender el viaje de mi vida. Ocho meses de mochilero de Europa a Asia. Solo hay una cosa que me motive, un nuevo reto y la próxima aventura es Sudamérica y la ruta Panamericana.

Últimos Comentarios

29-07-2016 | 06:47 en:
#01 Ruta Panamericana