img
Fecha: abril 6, 2017
La maldita despoblación
Jaime Rojas 06-04-2017 | 1:03 | 0

Leo de nuevo que nos adentramos cada vez más en la España vacía. El padrón segoviano se desmorona para continuar en una caída libre que sospecho va a prolongarse. La luz al final de este túnel de la despoblación se antoja difuminada como si alguien quisiera que no encontraramos la salida. El censo de la capital no remonta y en la provincia la mayoría de los pueblos pierden habitantes en un goteo que no cesa.
El problema como bien saben es que no hay forma humana de fijar población porque esta tierra no parece atractiva para los ojos de los demás. Ya ni a los extranjeros les seduce y de los compatriotas ni hablamos: de nada ha servido la extraordinaria mejora en las infraestructuras con un tren veloz y unas carreteras de doble vía que atraviesan prácticamente todos los rincones de la provincia. Ni con esos buenos servicios logramos que alguien dirija su mirada aquí y menos asiente sus reales posaderas para echar raíces. Madrid tan cerca es un rival demasiado potente y contra el que es muy complicado competir.
Sin embargo, no pierdo la esperanza de que la situación gire, sobre todo al observar la voluntad de todos en esa pelea desigual contra la maldita despoblación. Convencidos que el mejor y único sistema para ganar terreno en este combate es la creación de empleo, surgen las propuestas que ayudan a que la gente joven no abandone esta tierra en busca de oportunidades. Ya no es solo que no vengan, una batalla en estos momentos perdida, sino que no se vayan, que se queden y traigan segovianitos al mundo.
Y en esta tormenta global de ideas me ha llamado la atención la impulsada por la Fundación Villa de Pedraza. La entidad, conocida por ser la organizadora de los prestigiosos conciertos de las velas a principios de julio, ha tenido la agudeza de crear un concurso a la mejor idea de emprendimiento innovador en áreas rurales. Ya de por sí es buena idea y merecería ganar su propio certamen. Además es en Pedraza, un digno ejemplo de que ni la belleza de los pueblos puede detener la hemorragia de habitantes.
Los posibles participantes son estudiantes pero si me permiten la sugerencia debería extenderse urbi et orbi y que los jóvenes que ya han terminado y no quieren dejar el pueblo puedan presentarse al concurso, ganarlo y con ese dinero pasar a la realidad y poner en funcionamiento lo que se les haya ocurrido. Seguro que veíamos pequeñas empresas innovadoras que sujeten a esa población que con tanta facilidad hace la maleta, atraviesa la sierra y se planta en el Madrid que todo lo absorbe.
Esta y otras contribuciones, por nimias que parezcan, me hacen soñar con ver que mis hijas no cambian su terruño por el neón de la gran ciudad. Con toda probabilidad ese será su camino por mucho que lleven el Acueducto muy metidito dentro. Pero si hay más personas con ideas como la de Pedraza quizá pueda ver cumplido mi sueño de que me cuiden aquí y no tenga que ir a darles el tostonazo a su casa. Porque ya me veo en el metro rodeado de los mismos ‘pumas’ que nos invaden cada fin de semana. Por cierto, la semana pasada prometí que diría el significado del acrónimo: ‘puñeteros madrileños’, por ser fino.

Ver Post >
Sobre el autor Jaime Rojas
Jaime Rojas, delegado de El Norte de Castilla en Segovia, nos contará, todos los domingos, la crónica social de Segovia, capital y provincia.

Categorías

Últimos Comentarios

olaole2012_9913 17-04-2017 | 14:23 en:
La fiesta estudiantil
jaimerojas 14-12-2015 | 13:22 en:
Cari 24-11-2015 | 10:32 en:
El pañuelo de las mamás
Cari 22-09-2015 | 20:35 en:
Prohibiciones a la carta