img
Jon Sistiaga
img
César Pérez Gellida | 22-04-2014 | 06:22

Artículo de César Pérez Gellida publicado en El Norte de Castilla el 21 de abril de 2014

 

Resulta que lo volví a ver hace poco.

El reportaje de Jon Sistiaga No es país para mujeres me dejó francamente tocado la primera vez y todavía no alcanzo a comprender qué extrañas razones me empujaron a verlo de nuevo. Quizá quisiera ofrecer otra oportunidad a aquellas mujeres, aunque solo fuera para contarme de nuevo su miserable vida en un miserable país dirigido por castas de hombres miserables. ¿Quién sabe? Lo cierto fue que me volvió a generar ese sentimiento hacia los humanos, opuesto a la conmiseración, y del que últimamente no consigo despegarme.

Y si no sabe de lo que le estoy hablando solo tiene que buscar en Internet los reportajes que factura este irundarra de pelo cano; un periodista mayúsculo que, si aún conserva el pellejo, es por puro azar.

Le pongo uno con cuerpo, que lo va a necesitar.

Jon Sistiaga es de los que les gusta echar sal en la herida y, como este planeta le sobran llagas y pústulas, no le faltan lugares a los que viajar para alumbrar desde el terreno eso que a nadie le interesa siquiera mencionar.

Porque nos abochorna.

Así, acompañado por su inseparable cámara, el bonaerense Hernán Zin, ha recorrido Afganistán para mostrarnos como se sobrevive rodeado de bombas; en Argentina se jugó la cara –y no es un eufemismo– para denunciar eso que esconde el deporte rey; en Uganda nos invitó a un safari donde la pieza más cotizada es el homosexual; en la América del odio subrayó el racismo aún latente en la tierra de las libertades; en Somalia convivió con los señores de la guerra; y en Méjico se subió a los lomos de la bestia para viajar con los que no tienen más que sueños imposibles por cumplir.

Todo al alcance de sus ojos, si es que se atreve a enfrentarse con su reflejo, porque en los reportajes de Jon Sistiaga, salimos todos retratados.

Pero pruebe el vino, amigo, que ya cerramos.

Sobre el autor César Pérez Gellida
Observaciones muy de cantina bajo los efectos de los taninos.

Otros Blogs de Autor