img
De santos y diablos
img
César Pérez Gellida | 15-05-2014 | 11:08

Artículo de César Pérez Gellida publicado en El Norte de Castilla el 5 de mayo de 2014

 

Se llevan matando desde la noche de los tiempos, y no es una frase hecha. Desde 1955 hasta hoy, en Sudan del Sur solo han disfrutado de diecinueve años de paz. Las cifras son escalofriantes: en un país con escasos diez millones de habitantes, han perdido la vida al menos dos millones y medio de seres humanos –la mayoría civiles–, y se cuentan casi el doble de desplazados. Estos números no son torturados –tergiversados, entiéndase– por nadie porque a nadie interesan, y porque aquí no se torturan datos, cifras ni números, se torturan personas.

Diecinueve años de paz dan para muy poco, y efectivamente muy poco tienen que perder los sudaneses del sur, sumidos en una miserable economía de subsistencia, sin apenas infraestructuras ni recursos que explotar, sin posibilidad de alfabetización ni futuro. Casi nada ha cambiado desde mediados del siglo pasado. Es verdad que antes se mataban a machetazos con sus vecinos musulmanes del norte y ahora lo hacen a disparos y entre ellos, cristianos, sumidos en una encarnizada lucha por el poder disfrazada de guerra étnica. Se cumple el guión de otras guerras negras: dos facciones enfrentadas que se disputan un pírrico botín a costa del pueblo, que buscan y encuentran adeptos para la causa apelando a los vínculos de consanguinidad, tirando de los lazos culturales, hurgando en primitivas costumbres raciales. En Sudán del Sur, Kiir, el presidente, pertenece a la etnia Dinka; Machar, su oponente y antiguo vicepresidente, es Nuer. Ambos, como malnacidos y genocidas que son, han decidido beberse la sangre de los suyos porque están convencidos de que les pertenece; y nadie les dice lo contrario.

Y mientras todo esto sucede, hay fiesta celestial en el Vaticano. Celebran que dos muertos ya ocupan su altar en los cielos cuando millones de vivos no encuentran su sitio en el infierno.

¿Pero qué nos importan los pobres diablos si tenemos dos nuevos santos? Además, los diablos no obran milagros.

Termine el vino, que cerramos.

 

Web: www.perezgellida.es

Twitter: @cpgellida

Facebook: https://www.facebook.com/cesar.perezgellida

Sobre el autor César Pérez Gellida
Observaciones muy de cantina bajo los efectos de los taninos.

Otros Blogs de Autor