img
Fecha: septiembre, 2014
Amigo mercenario
César Pérez Gellida 29-09-2014 | 11:26 | 8

Artículo de César Pérez Gellida publicado en El Norte de Castilla el 29 de septiembre de 2014.

 

Hay dos tipos de amigos, los que lo son y los que no. Solemne estupidez, sí, pero que levante la mano quién no se haya llevado una buena puñalada asestada por ese al que considerábamos un buen amigo o amiga.

Ruiz-Gallardón sabe bien lo que digo.

Algunas cuchilladas duelen más que otras, pero las que te dejan mal parado son esas que no se ven venir; esas que sientes cuando el machete ya está muy dentro, desgarrándote, produciéndote una hemorragia que parece imposible de contener; pero solo lo parece, porque de esas heridas lo único que muere es la amistad.

Y dado que, a este cantinero todavía le sangra la suya, voy a compartir con usted mi experiencia por si pudiera detectar y reconocer a ese amigo mercenario. Suele tener cara de colega de toda la vida, desconfíe, no es si no su camuflaje. Su chaleco antibalas es una buena fachada gracias a la cual protege su vulnerabilidad interna y su arma principal es la palabrería; balas de punta hueca, vacías. Se parapeta tras de ti cuando lo necesita pero si te ves bajo fuego cruzado no le busques porque ha desaparecido, escondido cobardemente en tu trinchera. Como buen soldado de fortuna su lealtad depende del precio, al alcance de cualquiera, del mejor postor. Habitualmente tiene costumbres solitarias, lobunas, y como fiera sin dientes que es, hace alarde de su independencia cuando, en realidad, añora y desea que alguien le acaricie el lomo. Y mataría por ello si no fuera porque nunca utiliza su munición, gasta de la tuya. Está curtido en cientos de batallas, siempre derrotado, pero es un superviviente nato que sabe reinventarse para acudir a otro frente donde poder saquear.

Tu amigo mercenario es ese que los que te quieren no tragan, ese que todos detectan porque reconocen sus escamas; todos menos tú.

Si te sirven estos consejos pásate por aquí a celebrarlo, la casa invita. Y si, desgraciadamente, vienes malherido, no llores, también tenemos del licor que todo lo cura.

 

Web: www.perezgellida.es

Twitter: @cpgellida

Facebook: https://www.facebook.com/cesar.perezgellida

Ver Post >
Sostiene Miñambres
César Pérez Gellida 22-09-2014 | 8:38 | 10

Tengo un cliente que no me ha fallado desde el preciso momento en el que encendí el rótulo de la cantina. Es un tipo harto peculiar, informático de día y pincha de noche; pero de los de verdad, no como el hijo de la folclórica y otros «pinchamonas sacacuartos» con sesiones grabadas y pinta de raperitos del Bronx. Mi cliente va a currar con camisa, chinos y castellanos, sea la hora que sea y el menester que le ocupe. Este personaje es muy amigo de elaborar enrevesadas teorías de conspiración, la mayoría inverosímiles, pero la última la expuso con tal vehemencia que se me atragantó el vino.

Sostiene Miñambres, –el aludido–, que todo lo relacionado con el proceso soberanista de Cataluña es una farsa urdida a dos bandas por el Gobierno de la Nación y el Govern aspiracionista. Continuó argumentando que, cuando Mariano Rajoy se hizo con la presidencia, su gobierno requería un foco de atención poderoso, uno con efecto hipnotizador que hiciera que las miradas de los electores se alejaran de la calamitosa realidad cotidiana. Nuestro ejecutivo necesitaba –y necesita– levantar una densa columna de humo tras la que ocultar la miseria y los numerosos escándalos de corrupción que ensuciaban, ensucian y ensuciarán su propia casa. Toda vez aceptada la cuestión en el seno del partido, solo restaba provocar el incendio, pero uno que ardiera mucho y bien, que levantara ampollas.

–¿Y qué mejor que avivar los rescoldos del noreste para alimentar esas llamas que amenazan con devorar a la nación? –concluyeron.

–¿Y qué saco yo de todo esto? –quiso saber el Govern.

–Más autonomía, que es lo que estáis buscando.

–Pues mira, sí.

–¿Quién empieza? –quiso saber el Gobierno.

–¿Y qué más da? –concluyó Mas.

Le corresponde a usted otorgar o no credibilidad a la teoría. El 9 de noviembre se acerca pero yo auguro que, con el tiempo, conseguirán lo mismo que Escocia pero sin pasar por urnas. Entretanto, desde la Cantina felicitamos a Miñambres por sus teorías y su próximo enlace matrimonial. Eso sí es conspirar.

¡Felicidades!

 

Web: www.perezgellida.es

Twitter: @cpgellida

Facebook: https://www.facebook.com/cesar.perezgellida

Ver Post >
Nuestra civilizada civilización.
César Pérez Gellida 17-09-2014 | 11:59 | 10

Artículo de César Pérez Gellida publicado en El Norte de Castilla el 16 de septiembre del 2014

 

Tras el verano, La Cantina del Calvo abre sus puertas de nuevo para todo aquel que quiera disfrutar de sus caldos mientras se discute de esto y lo de más allá, de lo mucho que nos cuentan y lo poco que contamos.

Durante las vacaciones este cantinero ha tenido mucho tiempo para pensar y, si algo he sacado en claro es que definitivamente hemos perdido el norte. Así, desnortados y navegando a la deriva, observamos con total indiferencia al sur, vigilamos con recelo lo que sucede al este y anhelamos con envidia el oeste, que es hacia el único sitio donde nos dejan mirar.

Recientemente, Mario Vargas Llosa refrendaba esta sospecha al afirmar en un artículo publicado en El País que el fundamentalismo religioso islámico es el principal adversario de la civilización. Vaya por delante que uno respeta y admira escritor peruano y que no seré yo quién rompa una lanza a favor de quienes tratan de imponer su criterio a sangre y fuego, sin embargo, tal alegato me provocó un incendio que aún hoy no consigo apagar.

Le sirvo un blanco fresquito, que la temperatura todavía acompaña.

En el contexto en el que el académico utiliza el término «civilización», la RAE define: Estadio cultural propio de las sociedades humanas más avanzadas por el nivel de su ciencia, artes, ideas y costumbres. De este modo, Vargas Llosa sostiene que civilizados somos todos excepto aquellos que hacen la Yihad. Claro. Como civilizada ha sido la respuesta israelí en Gaza, o la civilizada pasividad de los civilizados gobiernos democráticos mientras se masacraba diariamente –de forma muy cívica, eso sí– a la población civil. O el civilizado cambio de opinión Obama –Nobel de la Paz– con respecto al dictador Bashar al-Assad, ora enemigo, ora aliado. O la civilizada actuación de Putin, anexionándose civilizadamente un territorio estratégico como Crimea para luego silbar la marsellesa mientras los «prosuyos» y los «pronuestros» se matan en la frontera.

Podrían citarse muchos otros civilizados actos protagonizados por nuestra civilizada civilización, tantos como para escribir mil novelas de terror, mi estimado académico.

Bienvenido, este trago va por usted, civilizado lector.

 

Web: www.perezgellida.es

Twitter: @cpgellida

Facebook: https://www.facebook.com/cesar.perezgellida

Ver Post >
Sobre el autor César Pérez Gellida
Observaciones muy de cantina bajo los efectos de los taninos.

Otros Blogs de Autor