Archivado en abril, 2013

Escalera con niña rota

Tiene el pelo encaracolado y se le hacen caracoles los pies cuando anda. A veces tropieza con la nada, otras, con el mundo entero si se descoloca. En casa, su familia se ocupa de quitar obstáculos a su paso. Sillas, alfombras, sombras, duendes y hadas. En la calle ya hay bordillos que no son edificios

Una vieja en zapatillas

Hubiera preferido que el diagnóstico fuera igual que el de Marianne Faithfull en La profesión de Irina Palm (no lo pongo por si me lee mi madre). Pero no. Codo de tenista. Como mis raquetas crían malvas hasta el verano, lo achaco a un mal golpe en la clase de kick boxing. Cuelgo los guantes

El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.