Autor

Wert y Chencho por las tapias

Dentro de un sistema decadente y a todas luces mejorable como es el educativo, a los iluminados de turno no se les ocurre otra cosa que imponer su sello personal basado en una fe que mueve montañas de fracaso. En vez de estudiar las reformas de otros países, se limitan a resoplar cuando leen los

Díselo al señor del espejo

Cuando hace unos años mi maleta desapareció en un aeropuerto de la Europa del Este, me personé en la oficina de reclamaciones (o a saber, porque el letrero estaba en cirílico) y expuse a los empleados mi extraordinario cabreo. Como mi inglés es limitado y lento, en un perfecto castellano (o casi), con ciertos aires

Escalera con niña rota

Tiene el pelo encaracolado y se le hacen caracoles los pies cuando anda. A veces tropieza con la nada, otras, con el mundo entero si se descoloca. En casa, su familia se ocupa de quitar obstáculos a su paso. Sillas, alfombras, sombras, duendes y hadas. En la calle ya hay bordillos que no son edificios

Una vieja en zapatillas

Hubiera preferido que el diagnóstico fuera igual que el de Marianne Faithfull en La profesión de Irina Palm (no lo pongo por si me lee mi madre). Pero no. Codo de tenista. Como mis raquetas crían malvas hasta el verano, lo achaco a un mal golpe en la clase de kick boxing. Cuelgo los guantes

Quizá no sepan leer

De nuevo se pone su traje de ir al Congreso y desayuna fuerte. Ella le mira desde la cama con más pena que amor. Pero él se crece pensando en su tarea, en la misión que le han encargado y que pronto se convertirá en simple rutina. Recoge el material y esto le lleva horas.

Los huevos de tía Enriqueta

Me llama mi tía Enriqueta, que casose de segundas con un agricultor berciano con tres tractores, un huerto de frutales, diez vacas y gallinas ponedoras. Ella enviudó al poco de las nupcias, cuando a su primer marido, rico anticuario de Arévalo, le dio un infarto al comprobar que, su recién estrenada esposa, de estreno no

Actores, Gandhi y una alfombra persa

Nos los hacen ver como una panda de gorrones que viven del cuento. Como unos tremendos holgazanes que no saben subsistir si no es a base de subvenciones. Como parásitos que jamás han trabajado y chupan la sangre de ‘honrados’ ciudadanos ¿como Bárcenas? Piensan de ellos que son toxicómanos, dipsómanos, erotómanos, cleptómanos y hasta bosquimanos

Genocidio sobre el asfalto

Mientras escribo esto, me faltan dedos en toda mi calle para contar las muertes. El año pasado se produjo un centenar por desahucios. El viernes fue día elegido para morir contra el asfalto. A veces el silencio dice más que las palabras. Fran, activista de Stop Desahucios, ya había intentado quitarse la vida. Lo hizo

Amy se bebe el Chanel

Desde lo de Amy, tiemblan directores de periódicos, revistas y otras publicaciones. Reciben en su correo miles de peticiones, más bien súplicas, de columnistas que quieren vender su género a 3.000; están dispuestos a hacerlo por 2.500. Yo a ese precio ofrezco género, número y, si me pilla en cuesta de enero, aunque sea en

Gina sueña con ser gato

Hace pocos días conocíamos la historia de Gina, la chimpancé del zoo de Sevilla que muestra un especial interés por el canal porno de televisión. Sus cuidadores le han instalado un aparato con TDT tras un cristal y le han dado un mando a distancia que ha aprendido a manejar seguramente en menos tiempo que

El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.