img
Fecha: diciembre, 2013
Por qué el anteproyecto de ley del aborto del ministro Gallardón no es nuestra opción preferida
Alfredo Barbero 30-12-2013 | 8:47 | 0

.

Me preguntan unas amigas de Córdoba que se acercan al bellísimo patio de los naranjos cruzando el Guadalquivir por el viejo puente romano, desde el barrio del Campo de la Verdad, si puedo exponer, explicar o matizar, las razones concretas por las que el anteproyecto de ley Gallardón sobre el aborto no es mi opción preferida, como dije en el artículo anterior.

.

Vamos a intentarlo. Y si ustedes quieren añadir otras razones con sus comentarios, en contra o a favor, a favor o en contra, serán bienvenidas.

.

No es nuestra opción preferida:

.

1. Porque, aun siendo muy difícil, y muy subjetivo, establecer jerarquías cualitativas, pensamos que la libertad de la mujer, su libertad de conciencia y de decisión, es todavía más importante que el derecho a la vida de un embrión o de un feto humano de 14 semanas, por muy duro también que sea decir esto.

.

2. Porque la vida es “sagrada”, sí, pero mientras que para los creyentes -por imperativo de su código religioso- lo es en términos absolutos, para los no creyentes lo es en términos racionales. En términos racionales todos sabemos que las reglas casi siempre tienen alguna excepción, mientras que en términos absolutos no puede haberlas. El Estado es laico, no debe comportarse guiado por creencias religiosas. El Estado está obligado a comportarse de modo racional… (…perdón, no pretendía hacer una ironía, al menos voluntaria).

.

3. Porque si la ley sólo contempla supuestos prefijados que deben demostrarse, la libertad de elección de la mujer queda prácticamente anulada. No hay un buen equilibrio de derechos.

.

4. Porque una mujer tiene plena conciencia de sus sentimientos e ideas, plena conciencia de sus vivencias, plena conciencia del sufrimiento y del dolor, plena responsabilidad. Un embrión o un feto humanos, no.

.

5. Porque una cosa es que un porcentaje -mayoritario o no mayoritario- de hombres y de mujeres no estén de acuerdo en conciencia (religiosa o laica) con el aborto, y otra, que ese porcentaje, por medio de la ley y del Estado, prohíba a todas las mujeres materializar una decisión de su libre conciencia.

.

6. Porque el Estado, como ente abstracto y colectivo, carece de legitimidad ética para imponer un embarazo no deseado a una mujer individual. Una imposición de este tipo por parte del Estado muchas mujeres la vivirán como una “violación” de su libertad, de su vida y de su persona.

.

7. Porque el Estado pretende imponer la maternidad biológica a miles de mujeres en contra de su voluntad, pero luego no quiere hacerse cargo, como haría un buen padre responsable, del 50% del tiempo, cuidados, alimentos y educación que necesitarán las niñas y niños nacidos por tan imperativo procedimiento legal y estatal.

.

8. Porque tener que hablar, justificarse, explicarse y convencer sucesivamente a un “comité” socio-sanitario formado por cuatro técnicos (médico general o ginecólogo, dos psiquiatras, más asistente social) nos parece un trámite peor que disuasorio: nos parece un trámite humillante.

.

9. Porque a los psiquiatras españoles no se les debiera utilizar -ni por partida doble ni por partida simple- para avalar, o desavalar, un deseo personal -que pertenece al ámbito de la conciencia individual y la libertad de cada mujer- mediante un juicio pronóstico sobre la permanencia o durabilidad de los estados y procesos psíquicos, cuando todos los clínicos de la salud mental sabemos que la Psiquiatría, hoy por hoy, no dispone de instrumentos objetivos para realizar este tipo de juicios.

.

10. Porque, a falta de instrumentos objetivos para realizar juicios clínicos pronósticos en Psiquiatría que permitan diferenciar un trastorno adaptativo transitorio, del comienzo de una grave y crónica enfermedad depresiva, por ejemplo, los elementos extracientíficos y no técnicos (sentido ético o moral del profesional, ideología propia, simpatía/no simpatía, etc.) podrán influir en la decisión facultativa en un porcentaje no menor de casos, tanto a favor como en contra.

.

11. Porque no tenemos constancia de los profesionales o asociaciones científicas con las que el ministro Gallardón ha consultado para otorgar en su anteproyecto a los psiquiatras un papel que nos parece tan comprometido e impropio. Los profesionales de la salud mental consultados por el señor ministro, si es que los ha habido, deberían identificarse y explicar a la sociedad sus razones.

.

.

En fin, ya veis, lo he intentado como he podido. Un abrazo desde Segovia.

.

           Alfredo Barbero – Psiquiatra del Centro de Salud Mental “Antonio Machado”

.

Ver Post >
¿Por qué no quieren un referéndum sobre la ley del aborto?
Alfredo Barbero 23-12-2013 | 9:29 | 7

 

La civilizada Europa heredera de la complejidad de Atenas es la región del mundo en la que más se practica el principio laico-ecológico de respeto a la vida. Por esta razón, hay un acuerdo mayoritario entre los ciudadanos europeos para decir NO a la guerra, NO a la pena de muerte -por muchos o despiadados asesinatos que alguien pueda cometer- y SI al aborto (regulado mediante leyes de plazos o de supuestos).

.

La contradicción, teniendo en cuenta que en los tres casos mencionados resulta implicada de forma directa la vida humana, es sólo aparente.

.

En el caso del aborto, el derecho a la vida del embrión y del feto humanos entra en ocasiones en colisión con el derecho a la libertad de conciencia y decisión de las mujeres. De este choque o conflicto entre dos importantísimos derechos han surgido distintas leyes que tratan de buscar un equilibrio entre ambos. Unas veces las leyes que regulan el aborto se inclinan de un lado, y otras del contrario, aunque la mayor parte de los países de la Unión Europea ha optado por una ley de plazos. Es decir, ha optado por la libertad de la mujer. La diversidad de criterios respecto del aborto, que en principio pudiera parecer algo negativo, está bien que ocurra: es una prueba más de que en ninguna otra parte del mundo se matizan tanto las ideas como en la vieja Europa.

.

¡Ya tenemos anteproyecto de ley Gallardón sobre el aborto!

.

¡Antes teníamos ley Aído!

.

Ley Gallardón, ley Aído, ley del PSOE, ley del PP, ley de derechas, ley de izquierdas, bronca de unos contra otros, bronca de otros contra unos: estos no son matices democráticos.

.

Maticemos la democracia española.

.

¿Por qué ni el PP ni el PSOE han pedido un referéndum sobre un asunto tan importante y tan vinculado a la conciencia individual de cada persona?

.

Gallardón se ha inclinado claramente del lado de la defensa del derecho a la vida del embrión y del feto humanos. Aído se inclinó claramente del lado de la defensa del derecho a decidir y de la libertad de conciencia de las mujeres.

.

Las dos opciones son racionalmente legítimas si tenemos en cuenta, sin prejuicios ideológicos, la complejidad y la importancia del conflicto de derechos, aunque la de Gallardón no es nuestra preferida.

.

Ahora bien, ¿por qué millones de ciudadanos libres tenemos que optar entre las inclinaciones de la Sra. Aído o las inclinaciones del Sr. Gallardón?

.

 

 

 

 

 

 

.

.

.

¿Por qué no se nos pregunta directamente a los ciudadanos para que elijamos entre las distintas opciones -no sólo hay dos- cuál es la regulación legal del aborto que más nos convence?

.

Que los partidos políticos lleven en su programa una propuesta concreta no es razón suficiente para no preguntar.

.

¿Acaso es democrático que el programa de los partidos políticos sustraiga a los ciudadanos toda capacidad de decisión hasta las siguientes elecciones?

.

Cada vez más ciudadanos le están diciendo a los políticos que hay muchas cuestiones de gran relevancia ética y social que quieren votarlas directamente, sin que se las “encierre” en un programa de partido.

.

Resulta un poco vergonzante que en pleno siglo XXI ninguno de los dos partidos mayoritarios que tenemos en España haya sentido la más mínima necesidad de preguntar en referéndum a los ciudadanos sobre una cuestión tan personal como la del aborto.

.

Las cúpulas de los partidos políticos han controlado durante los últimos 35 años nuestra democracia como un auténtico poder fáctico. Deben empezar a respetar el derecho individual de los ciudadanos a decidir sobre muchos asuntos. Democracia representativa sí, pero también, y cada vez más, las nuevas generaciones piden democracia directa.

.

Los políticos deben entender que el programa de un partido no puede secuestrar el libre pensamiento de millones de personas durante cuatro años. Es un esquema cognitivo demasiado cerrado, decimonónico, predigital, muy pobre.

.

Hay que quitar poder a las cúpulas de los partidos políticos para que no impidan avanzar a la democracia. El argumento de que la sociedad española todavía no está suficientemente madura para practicar la democracia directa, y que de hacerlo se correría un grave riesgo de ingobernabilidad, es una mala excusa.

.

Son urgentes leyes que permitan tener listas abiertas, primarias obligatorias, mandatos de ocho años como máximo, financiación transparente, etc.

.

También es urgente una ley de referéndum que obligue a los políticos a consultar a los ciudadanos, al menos dos veces al año, las cuestiones más importantes que surgen en una sociedad democrática, como lo es la cuestión del aborto.

(por supuesto, pensamos en una ley de referéndum que permita decidir a todos los españoles, nada que ver con la fragmentación excluyente de la soberanía de los ciudadanos que algunos tratan de imponer de modo unilateral estos días)

.

Los ciudadanos españoles ya no estamos recién salidos de una dictadura militar. La democracia subdesarrollada y tutelada, la PARTITOCRACIA, de los últimos 35 años es una fase histórica a superar. La democracia debe evolucionar, debe avanzar. Pero una mayoría de nuestros políticos, ¡oh, sorpresa! no está por la labor.

.

El ministro Gallardón no ha querido obsequiarnos con la jornada de referéndum y júbilo democrático que le propusimos hace poco más de un año en la carta abierta a él dirigida al comenzar este blog.

.

Quizá esté pensando en hacerlo en el futuro, en una próxima ocasión…, si es que la tiene.

.

.

            Alfredo Barbero    -Psiquiatra del Centro de Salud Mental “Antonio Machado” de Segovia

.

Ver Post >
Sobre el autor Alfredo Barbero
Psiquiatra del Centro de Salud Mental "Antonio Machado" de Segovia