img
Fecha: mayo, 2014
Radicalidad política
Alfredo Barbero 26-05-2014 | 6:18 | 0

.

Hoy España ha amanecido políticamente más radical, y también la vieja Europa.

El resultado de las Elecciones al Parlamento Europeo ofrece pocas dudas.

En síntesis, en nuestro país han ganado la extrema izquierda y los independentistas (con clara sinergia de los unos respecto de los otros).

Sólo una lectura cuantitativa simplista puede llevar al PP a decir que la victoria es suya.

Una lectura que nadie puede creer, ni ellos mismos salvo que sean muy cortos.

Sin paliativos, el PP y el PSOE son los grandes derrotados en las Elecciones de ayer.

Sin paliativos, el bipartidismo del PSOE y del PP se ha llevado al fin un castigo muy merecido.

El serio toque de atención que habíamos propuesto con el Voto (o votito) Nulo de los ciudadanos, un camino largo y de difícil alcance, ha llegado inesperado como lluvia de mayo.

Lo que nadie había previsto es que el castigo pudiese polarizarse tanto, que sus grandes beneficiarios terminasen siendo los partidos de la izquierda más ortodoxa, Izquierda Plural y los jóvenes antisistema de Podemos.

En nuestro país, al contrario que en la socialista Francia, la derecha más extrema no ha cristalizado, pero ha empezado a cristalizar la extrema izquierda. Ya saben, somos diferentes.

Extrema derecha, extrema izquierda, independentistas… ¡Pobre Europa!

La juventud hace comprensible la radicalidad, pero no la disculpa.

El movimiento populista 15-M, tres años después, tiene ya representación política institucional. Quienes flirtearon con él, o de forma más o menos directa o indirecta le apoyaron sin ser para nada antisistema, han conseguido sus dos tazas.

Seis millones de parados, un montón de recortes y corrupción por doquier… algo políticamente relevante, no sólo una calle incendiada de manifestaciones, tenía que ocurrir.

Pero lo que inconscientemente quizá muchas personas esperaban era que el merecido voto de castigo a los dos grandes partidos, PP y PSOE, quedase como suele quedar la Lotería: muy repartido. Repartido entre la derecha y la izquierda. Y repartido, dentro de la izquierda, beneficiando sobre todo a los partidos reformistas moderados, como UPyD y Ciudadanos.

No ha sido así. Las urnas a veces son impredecibles, a veces sorprenden incluso a los sociólogos.

Los dos grandes partidos deben reflexionar. Reflexionar mucho. Tanto como la suma de todo lo que no han hecho durante los últimos años. O sea, muchísimo.

En nuestra opinión, es necesario un gran pacto histórico de responsabilidad política máxima entre el PP y el PSOE para:

.

   1. Acordar la reforma y desarrollo de la democracia para hacerla más participativa.

   2. Acordar una respuesta conjunta al independentismo catalán y vasco. Y,

   3. Acordar el control y castigo inmisericorde de la corrupción, con expulsión automática de cualquier imputado en vía judicial (si su “carrera política” queda truncada, lo sentimos, que haga footing).

.

Un gran pacto de Estado entre el PSOE y el PP pensamos que, desde la pasada noche del 25 de mayo de 2014, se ha hecho absolutamente imprescindible.

Quizá así, los votantes moderados de este país, que no son pocos, vuelvan a depositar en ambos su confianza.

.

………..Alfredo Barbero  -Psiquiatra del Centro de Salud Mental “Antonio Machado” de Segovia

.

Ver Post >
votito nulo
Alfredo Barbero 22-05-2014 | 8:41 | 0

Llegados al punto y lugar de hacer frente a las Elecciones al Parlamento Europeo, de cuya brillante Campaña Electoral española no queremos acordarnos, se pueden observar tres grandes patrones político-mentales en la sociedad española:

1. El patrón del bipartidismo, basado en la tradicional disyuntiva  -a la que algunos se sienten particularmente apegados- de votar al PSOE o votar al PP, al PP o al PSOE votar. (¡Todo un reto, después de 32 años en los que ambos han conservado la PARTITOCRACIA!).

2. El patrón, no menos tradicional, de quienes pasan de la política y de los políticos, y ni en sus peores sueños se ven haciendo cola para votar o participando de algún modo en lo que denominan, con intuitiva precisión, “la farsa política” o “la farsa del poder”.

Y 3. El patrón de los descontentos con la abducción bipartidista del poder democrático por dos organizaciones, una suerte de monopolio a dúo, que parece que en estas Elecciones llevará a un mayor número de personas a votar a partidos políticos pequeños (de nueva creación o ya existentes).

Por nuestra parte no estamos completamente disconformes con ninguna de las tendencias referidas, pero como pensamos que la segunda prioridad política que tiene España, después del problema del paro, no es el independentismo vasco-catalán, ni el modelo territorial (federal o no federal), ni la construcción de Europa, sino reformar y desarrollar nuestra democracia -que se ha quedado muy, pero que muy anticuada desde la Transición-, preferimos hacer un votito nulo escribiendo en la papeleta algún mensaje para la clase política. Por ejemplo:

.

…………Listas abiertas

…………..Un referéndum al año

              ¡Más democracia directa! (si no tienen inconveniente)

.

En fin, puesto que desear que gane el mejor no parece lo apropiado, que el azar reparta suerte, que los ciudadanos se alegren con la victoria de los políticos que más les gusten, con los que más coincidan o menos rabia les den (o en su defecto, con la del Real o la del Atlético), y que en la próxima Campaña Electoral podamos disfrutar de tanta inteligencia, como mínimo, de la que hemos visto y oído, casi atónitos, en la que ya [en el momento de escribir esta actualización] quedó felizmente extinta.

.

………..Alfredo Barbero   -Psiquiatra del Centro de Salud Mental “Antonio Machado” de Segovia

.

Ver Post >
Voto Nulo
Alfredo Barbero 11-05-2014 | 12:49 | 6

En estos jubilosos días democráticos de Campaña Electoral, en los que la caciquil y malandrina casta política que tenemos en España, Catalonia y el País Vasco -salvo algunas honrosas excepciones, como es natural-, políticos de un partido u otro, de éste o aquel color, no paran de asegurarnos, prometernos y gritarnos un montón de cosas, los ciudadanos tenemos una excelente oportunidad para responderles.

Pongo a continuación un sencillo ejemplo de Voto Nulo:

.

          Listas abiertas
                  Ocho años máximo en los cargos
                        Primarias obligatorias y auténticas
Separación de poderes con nombramiento del Poder Judicial por profesionales, no por políticos
            Un referéndum al año, como mínimo, sobre cuestiones sociales relevantes  (ley del aborto, verbigracia)
………………….. Por favor, no tengan tanta jeta ni hagan tanto teatro
                ¡Más democracia directa!

.

Es tan sólo un ejemplo entre muchos posibles, brevedad obliga. Estas elementales peticiones democráticas han de escribirse en la papeleta de voto que más les guste, elegida por el color, o alguna filia o fobia, de modo que así su voto se convierte automáticamente en un Voto Nulo (lo escribo con mayúsculas por respeto, al ser una opción democrática).

¿Se imaginan la cara que pondrían los políticos si el 20, el 30 o el 40% de los votantes (como ya dijimos en el artículo de febrero pasado: ¡Más democracia directa, por favor!) hiciesen Voto Nulo escribiendo uno o varios mensajes democráticos de este tipo…?

Hasta que la DEMOCRACIA SUBDESARROLLADA, o PARTITOCRACIA, que tenemos en España deje de ser lo que es, nuestra mediocre clase política se ha ganado a pulso que la gente responda en las Elecciones absteniéndose, votando en blanco o anulando su voto.

Por supuesto, los ciudadanos deciden qué hacen, y qué dejan de hacer.

..

……….Alfredo Barbero   -Psiquiatra del Centro de Salud Mental “Antonio Machado” de Segovia

.

 

Ver Post >
Sobre el autor Alfredo Barbero
Psiquiatra del Centro de Salud Mental "Antonio Machado" de Segovia