img
Fecha: marzo, 2015
Hipótesis: trastorno psicótico
Alfredo Barbero 26-03-2015 | 9:50 | 0

En estos momentos de desconcierto en la opinión pública en relación a la catástrofe aérea de los Alpes después de saberse, según los datos aportados por la caja negra y relatados con espeluznante precisión por el fiscal Brice Robin, que la información conocida hasta el momento apunta a una acción voluntaria por parte del copiloto de 27 años, Andreas Lubitz, todas las hipótesis sobre sus posibles motivaciones psíquicas están abiertas.

Conocer con detalle la biografía de este joven piloto, sus antecedentes médicos y psicológicos, el motivo por el que interrumpió su formación durante varios meses, sus posibles tratamientos, las recientes relaciones y diálogos mantenidos con su círculo familiar y de amistades más próximo, toda esta información será de relevancia crucial para intentar conocer las causas o los motivos psíquicos por los que una persona decide presuntamente suicidarse segando la vida de otras 149.

De entre las distintas hipótesis que habrán de manejar los psiquiatras, psicólogos y equipos forenses si se confirma la voluntariedad del acto, está la de un posible trastorno mental psicótico. Con frecuencia, este tipo de alteraciones debutan en edades jovenes, y si sus síntomas son de carácter “leve” pueden pasar desapercibidos a los demás. El consumo de sustancias psicoactivas, o enfermedades como la esquizofrenia o la paranoia, pueden producir fenómenos delirantes y/o alucinatorios breves o de baja intensidad que, si no son revelados voluntariamente por la persona afectada, pueden permanecer ocultos durante ciertos periodos de tiempo. La influencia de estos síntomas para determinar algunas conductas de la persona puede llegar a ser muy relevante. El debut del trastorno es posible que ocurra en cualquier momento, por lo que podría escapar temporalmente a la detección de los protocolos y test de evaluación periódicos.

Nada puede afirmarse por ahora, pero entre las posibles causas psíquicas de la conducta de Andreas, la hipótesis de que padeciese un trastorno psicótico debe ser evaluada con rigor por los equipos de investigación hasta donde sea posible.

Estuviese o no enfermo este joven, lo principal es trasladar nuestro afecto y apoyo a todos los familiares de las víctimas.

 

 

Ver Post >
La mandíbula
Alfredo Barbero 22-03-2015 | 11:29 | 0

No comparto la idea romántica (con una evidente connotación mágica) de “dejar que los huesos de Cervantes descansen en paz”. La razón es que los huesos no descansan ni en paz ni de ninguna otra manera, sino que el tiempo los va deteriorando muy lentamente hasta que ni el más pintado, haciendo pruebas y pruebas costosísimas de la más alta biotecnología, puede encontrarles el ADN. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que de lo que se trata, con lo que debemos tener mucho cuidado, es con que la memoria de don Miguel de Cervantes sea honrada y respetada al máximo.

Hacer una investigación científica para localizar los restos mortales de nuestro más querido escritor no es faltarle al respeto. Hacerla mal y presentarla todavía peor a la opinión pública esto sí es una grave falta de respeto.

Si no se ha realizado la prueba del ADN a los huesos localizados en la cripta del Convento de las Trinitarias de Madrid, si el trabajo del equipo de investigación no ha sido debidamente publicado en una revista científica internacional de prestigio como Science o Nature, y si los miembros del equipo científico en una rueda de prensa organizada en el Ayuntamiento de la capital dicen cosas como éstas:

“Creemos que está localizado, pero individualizar dentro del estado de ese grupo es más complicado. Hay compatibilidad entre los datos documentales y los datos antropológicos pero no podemos individualizar los restos”.

“De los más de 300 cuerpos que había en la cripta, desafortunadamente sólo había inscripción funeraria en cinco de ellos, que correspondían únicamente a capellanes”.

“El estado de conservación de los restos es deficiente, pero se han podido hacer algunas estimaciones.”

“Es algo más que una hipótesis.”

“Una vez que íbamos avanzando en un punto concreto del suelo apareció esta bolsada de huesos, para entendernos. Cuando hicimos el análisis antropológico resulta que los perfiles en cuanto a distribución de sexo y edad coincidían mucho con lo que fue un traslado que se hizo de la iglesia primitiva a la actual. Nosotros podemos reducir la bolsada a un total de seis varones.”

“Tenemos unas mandíbulas que pueden ser de Cervantes perfectamente, porque les faltan los dientes en vida, que es lo que nosotros estábamos buscando: un individuo que teniendo 70 años tuviera seis dientes o menos y tuviera unas lesiones en el brazo.”

“Esta fragmentación de los restos obligaría a realizar miles de pruebas de ADN, algo que solo se ha dado en situaciones muy extremas.”

“Se da también la circunstancia de que Miguel de Cervantes no tuvo descendencia, aunque sí hay una hermana suya enterrada en Alcalá de Henares, pero resulta que los huesos de la hermana de Cervantes están mezclados en un osario y por tanto no hay ninguna certeza o garantía de dónde está ese esqueleto. Es algo muy difícil, por no decir imposible.”

¿Alguien puede pensar que con este proceder se está respetando la memoria de Cervantes?

Ahora bien, la realidad con frecuencia es irónica y paradójica, como magistralmente nos enseñó don Miguel. Pensemos en posibles buenas intenciones: los investigadores, conscientes de que tienen que justificar el enorme gasto de más de 100.000 € que han hecho en esta segunda fase de localización con técnicas muy especializadas de georadar, sabiendo que tienen que justificar ahora la petición de mucho más dinero para poder continuar con su trabajo, y creyendo honradamente que por todos los resultados obtenidos hasta la fecha la línea de investigación que han abierto podría terminar dando un fruto seguro, realmente científico, que permita identificar los restos mortales de don Miguel de Cervantes, han decidido apostar fuerte y arriesgar todo su prestigio profesional. Si al final el estudio queda en un fiasco, el ridículo será absoluto para ellos. Pero si consiguen un resultado serio que acredite el hallazgo pasarán a la historia de la investigación científica, y en el futuro -dejado ya atrás el siempre espinoso tiempo presente- todo el mundo se lo agradecerá.

Cervantes fue un hombre valiente, curtido por la vida en muchas arriesgadas experiencias, caminante de muchos caminos. ¿Qué habría hecho en esta situación con la mandíbula…?

 

Ver Post >
Carta a un amigo manchego
Alfredo Barbero 16-03-2015 | 5:51 | 0

Carta a un amigo manchego que nació entre Quintanar, El Toboso, Campo de Criptana, Tembleque y Puerto Lápice, y escribe libros sobre los quijotescos lugares

“Quizás haberlo leído varias veces, y el conocimiento geográfico de esta zona de la Mancha, me hicieron pensar que esta gran obra de humanidades podía estar escrita sobre una geografía real, sobre parte de los mismos caminos que yo tantas veces he hecho.” 

“Cervantes tuvo que conocer esta parte de la Mancha, para hacer de la Mancha la patria de don Quijote, aunque poco rastro dejó de ello o se ha perdido para siempre en los numerosos incendios de archivos durante la Guerra Civil. ¿Dónde estuvo, qué hizo… ? Para mí no es esta parte de la vida del escritor lo importante, me importa su obra. ¿Por qué nos escondió el nombre del “lugar de la Mancha”? No lo sé, y seguro que no lo sabremos nunca, pero que utilizó sus conocimientos de estos lugares, parajes y caminos para poner sobre ellos conscientemente las aventuras de los personajes, no me cabe ya la menor duda. Es hasta una forma fácil de escribir, para qué voy a inventar algo que ya está inventado y perder el tiempo en ello, utilizo los caminos y parajes que conozco, lo demás sí que lo invento, podría haber pensado don Miguel. ¡Y bien que lo inventó! 

Pero esto no es lo importante del Quijote, ni fue un acertijo oculto, lo importante del Quijote es el poso que deja a cada uno de los lectores para cada edad que hace su lectura. Lo importante es leer y leer esta maravillosa obra, pararse y meditar qué te quiere estar diciendo Cervantes con esta pequeña sentencia, pensamiento, o refrán de Sancho, tan actual como en su época, y como será en los siguientes cuatro siglos, al menos. Aprovecharse del loco más cuerdo y del simple más docto para entender la vida es el fin de esta obra, que tan olvidada está en su propia patria, España.”

 

Querido amigo:

Razones de salud me han obligado a apartarme durante varias semanas de casi todo humano quehacer (incluidos los quehaceres más placenteros), por lo que no he tenido ocasión hasta hace pocos días de leer y reflexionar sobre tu interesante e-mail.

Es muy de agradecer esa actitud abierta con la que interpretas el texto del Quijote y con la que valoras la extraordinaria obra de Arte, y la inmensa lección de vida, que nos regaló Cervantes.

La actitud de nuestro conocido catedrático de Sociología, profesor Parra Luna, es bien distinta. Pero a pesar de la gigantesca metodología matemático-cibernética y sistémica que utiliza en su libro, El enigma resuelto del Quijote, para resolver un supuesto “acertijo” dejado a los sencillos lectores del siglo XVII, la interpretación de los “datos” del texto cervantino que tú haces me parece mucho más lógica y fiel a la narración (están muy bien desarrollados los razonamientos sobre las 5 citas que hay en El Quijote del Campo de Montiel, que como argumentas con acierto no tienen por qué implicar la ubicación del pueblo del afamado Caballero en esa parte de La Mancha).

No obstante, el problema principal a mi modo de ver consiste en que los investigadores reconozcan adecuadamente los distintos niveles epistemológicos de análisis. Los “datos” que Cervantes escribe en El Quijote, aun cuando conociese muy bien La Mancha (conocimiento éste que no ha sido demostrado en estudios histórico-biográficos), no pueden ser analizados y procesados dando por hecho que son datos empíricos, objetivos. Un escritor, en el libre ejercicio de su imaginación y capacidad creativa, puede dejar en sus textos datos de muchos tipos: datos exactos, datos inexactos aproximados, datos inexactos muy poco aproximados, datos erróneos (en mayor o menor grado), “datos” medio inventados, y, sobre todo, “datos” inventados por completo. ¡¡Mezclados a su libre decisión!! No es posible saber -si él no lo revela- la veracidad de toda la ingente “información” que termina fundiendo en su crisol literario para crear una obra. Es decir, no hay forma humana de averiguar si los “datos” que un novelista deja en cada página se corresponden por completo, mucho, a medias, poco o nada, con la realidad empírica. ¡Y menos todavía si el novelista resulta ser no poco irónico!

Me parece erróneo, por tanto, poner en el mismo plano de análisis textos de carácter geográfico, como El Villuga o las Relaciones Topográficas de Felipe II, con El Quijote. Afortunadamente, don Miguel no fue un geógrafo, fue un genial “cuentacuentos”. Si se quieren realizar estudios científicos bien fundamentados, se debe diferenciar con sumo cuidado el plano de la realidad empírica y sus datos, del plano de los “datos” obtenidos en las páginas de una obra de ficción literaria (“datos” que, por definición -y salvo prueba empírica en contrario-, no pueden ser más que hipotéticos). Dicho de forma gráfica: no existe ningún dato empírico de que Rocinante y el rucio cabalgasen por La Mancha, ni a una ni a otra velocidad media, punta o de crucero. ¡Cabalgaron por la imaginación de Cervantes!

En este error de nivel epistemológico han incurrido a lo largo de cuatro siglos -y todavía siguen incurriendo- muchos ilustres cervantistas no expertos en el método científico-experimental (dicho sea con todo respeto), que han considerado y tratado el espacio-tiempo del Quijote como si fuese la realidad empírica en la que habitamos las personas de carne y hueso, y que la Ciencia y los científicos estudian con sus métodos e instrumentos de medida. Pero el del Quijote es un espacio-tiempo literario, libremente recreado a partir de múltiples informaciones y experiencias con el concurso de la imaginación, de la memoria, de las técnicas y ritmos narrativos, de los lugares comunes propios de los géneros literarios, del azar de las ideas, las prisas, los descuidos, los errores, una enorme cultura y tantas otras variables cognitivas, emocionales, literarias y circunstanciales que para crear su obra de ficción puso en juego el grandísimo artista, Miguel de Cervantes.

Por mucho que lo parezcan y nos maravillen, ni El Quijote de Cervantes, ni Las Meninas de Velázquez, son espacios-tiempo reales. Nadie en ellos camina, se desplaza, mueve, cabalga, ocupa un lugar tridimensional, sonríe, mira, ni respira, más que imaginariamente. Esto es algo tan obvio, que resulta muy sorprendente que tantos ilustres y cualificados estudiosos del Quijote se hayan metido de cabeza, como un personaje más -y sin mostrar conciencia de ello-, “dentro de la novela” (cronómetro en mano midiendo tiempos; metro, escuadra y cartabón midiendo distancias). ¡¡Los “científicos” con sus cachivaches dentro del mundo imaginario de una obra de ficción literaria convertidos en metódicas Alicias en un manchego país de maravillas!! ¿Hay prueba mayor de la magia de Cervantes…?

En este error tan claro de nivel epistemológico también se zambulle a fondo el científico social, profesor Parra Luna, que mezcla y confunde reiteradamente realidad y ficción en su libro, y está a punto de enviarnos un vídeo o un “selfie” charlando con los buenos Don Quijote y Sancho.

Que don Miguel conocía La Mancha -o estaba informado o documentado sobre ella-, si tenemos en cuenta la gran cantidad de datos literarios verosímiles que aparecen en su novela (y descontando las no pocas incongruencias espacio-temporales que hay en el texto), es una cuestión que no creo que suscite duda. Ahora bien, para que los “datos” del Quijote sobre lugares, tardanzas y distancias se pudiesen tomar de forma literal, al pie de la letra, como si fuesen datos objetivos o empíricos, y con ellos poder realizar los cálculos matemáticos oportunos para llegar a conclusiones a las que fuese correcto llamar científicas, no resulta suficiente con que Cervantes conociese La Mancha.

Para llegar a conclusiones científicas utilizando los “datos” que aparecen en El Quijote se tendrían que cumplir necesariamente dos condiciones lógicas previas: 1) que Cervantes conociese La Mancha a la perfección o casi a la perfección, como pudiera conocerla un geógrafo, un topógrafo o cualquier otro avezado profesional de la medición de mapas, terrenos y territorios, y 2)aún más importante: que Cervantes hubiese tenido la voluntad de dejar de forma sistemática esa información exacta por él conocida -supuestamente- sobre La Mancha en todas y cada una de las páginas de su narración.

Es obvio que hasta la fecha ningún cervantista, ni ningún lector, ha demostrado esas dos necesarias condiciones, por lo que cualquier investigación y conclusión a la que se llegue con los “datos” del Quijote no puede pasar del nivel de HIPÓTESIS. Investigadores como don Francisco Parra Luna y su Equipo deberían aceptar con humildad este hecho, y dejar de atribuir el carácter de “tesis científica verificada” a sus conclusiones. Muy distinto a la verificación y falsación de las ciencias empíricas es hacer interpretaciones de un texto y formular hipótesis sobre sus posibles significados. Y esto, y nada más que esto, es lo que hace el profesor Parra para fundamentar su investigación: ¡interpretar dos frases del Quijote!

Algún eminente cervantista ha calificado de baladí toda concreta localización del “lugar”. Nada más fácil para don Miguel que haber nombrado e identificado “el lugar” de La Mancha del que dijo no querer acordarse. Nada más fácil que llamar a su caballero Don Quijote de Argamasilla, o Don Quijote de Esquivias, o Don Quijote de Miguel Esteban, o Don Quijote de Alcázar, o incluso, Don Quijote de Villanueva de los Infantes. Nada más fácil que dejar datos exactos e inequívocos sobre un lugar concreto, si así lo hubiese querido. Pero no quiso. En vez de esto, su voluntad fue la de llamar a su inmortal personaje Don Quijote de La Mancha, y de forma muy clara explicó las razones en el primer capítulo de la novela: “Puesto nombre, y tan a su gusto, a su caballo, quiso ponérsele a sí mismo, y en este pensamiento duró otros ocho días, y al cabo se vino a llamar don Quijote; de donde —como queda dicho— tomaron ocasión los autores desta tan verdadera historia que, sin duda, se debía de llamar Quijada, y no Quesada, como otros quisieron decir. Pero, acordándose que el valeroso Amadís no sólo se había contentado con llamarse Amadís a secas, sino que añadió el nombre de su reino y patria, por Hepila famosa, y se llamó Amadís de Gaula, así quiso, como buen caballero, añadir al suyo el nombre de la suya y llamarse don Quijote de la Mancha, con que, a su parecer, declaraba muy al vivo su linaje y patria, y la honraba con tomar el sobrenombre della.”

¿Por qué entonces tanto empeño e interés localizacionista? Desde una óptica política, de los Ayuntamientos, el turismo y el ego de algún que otro erudito o académico se entiende bien, pero ¿qué puede aportar a la extraordinaria obra de Arte que creó don Miguel que “el lugar” sea éste o el de más allá? ¿Por qué no aceptar que la voluntad de Cervantes, expresada en sentido metafórico amplio, fue hacer de toda La Mancha “el lugar” de Don Quijote…? 

Un abrazo.

…..

 

Ver Post >
Sobre el autor Alfredo Barbero
Psiquiatra del Centro de Salud Mental "Antonio Machado" de Segovia