img
Fecha: abril, 2016
Te queremos, Cervantes
Alfredo Barbero 22-04-2016 | 10:17 | 1

“Aquellas coplas antiguas que fueron en su tiempo celebradas, que comienzan: Puesto ya el pie en el estribo, quisiera yo no vinieran tan a pelo en esta mi epístola, porque casi con las mismas palabras la puedo comenzar diciendo:

Puesto ya el pie en el estribo,

con las ansias de la muerte,

gran señor, ésta te escribo.

Ayer me dieron la extremaunción, y hoy escribo ésta. El tiempo es breve, las ansias crecen, las esperanzas menguan, y, con todo esto, llevo la vida sobre el deseo que tengo de vivir y quisiera yo ponerle coto hasta besar los pies de Vuestra Excelencia, que podría ser fuese tanto el contento de ver a Vuestra Excelencia bueno en España, que me volviese a dar la vida. Pero, si está decretado que la haya de perder, cúmplase la voluntad de los cielos y, por lo menos, sepa que quiso pasar aún más allá de la muerte, mostrando su intención. Con todo esto, como en profecía, me alegro de la llegada de V. E.; regocíjome de verle señalar con el dedo y realégrome de que salieron verdaderas mis esperanzas dilatadas en la fama de las bondades de V. E. Todavía me quedan en el alma ciertas reliquias y asomos de las ´Semanas del jardín´ y del famoso ´Bernardo´. Si a dicha, por buena ventura mía (que ya no sería sino milagro), me diere el cielo vida, las verá, y, con ellas, el fin de ´La Galatea´, de quien sé está aficionado V. E., y con estas obras continuado mi deseo; guarde Dios a V. E. como puede.

De Madrid a diez y nueve de Abril de mil y seiscientos y diez y seis años. Criado de V. E., Miguel de Cervantes.”

 .

.
No es posible la eterna memoria sobre un ser humano, pues, aunque no tenga fin, ha de tener principio.
Pocos días después de despedirse de su mecenas, el conde de Lemos, pudo morir Cervantes un 22 de abril de hace 400 años. Hoy, por medio de la palabra sabia, la sinceridad profunda de los sentimientos y un casi infinito sentido del humor, su persona -no sólo su obra- sigue entre nosotros.
¡Larga vida, don Miguel!
.
.

Ver Post >
Cervantes: realismo y ficción
Alfredo Barbero 05-04-2016 | 11:11 | 0

Cervantes pudo intuir que las muy heterogéneas tribus hispanas, los por sí mismos incorregibles y peleones pueblos celtíberos obsesionados con sus pequeños terruños e identidades locales, gracias a la “unificación espiritual” que por la fuerza externa de las armas y la cultura realizaron romanos, visigodos, musulmanes y sus coetáneos Austrias (más adelante lo harían los Borbones), los distintos temperamentos de nuestra península balcánica subpirenaica habían logrado “homogeneizar un alma” a lo largo de los siglos hasta el punto de poder ser representada de modo sencillo mediante una moneda de dos caras, la de un fanático y la de un pícaro, es decir, de tener el “pueblo español” una mentalidad o estructura cognitiva mitad pícara y mitad fanática, percibido lo cual con sabiduría de las muchas realidades concretas que conoció al detalle gracias a su viajera vida de soldado y funcionario recaudador, por miles de caminos y en cientos de pueblos, posadas y ciudades, pudo después idealizar o “buenizar” esas dos caras, convirtiendo al fanático en un noble y loco caballero movido por ilusos propósitos de Justicia, y al pícaro en un rústico socarrón sin mayor malicia, acción creadora de su imaginación que habría modificado esencialmente y embellecido el origen real de los dos personajes haciéndoles universales por elevación al arte de la gran Literatura, a la esperanza utópica quizá posible, y ello sobre la base de una “falacia” de su fantasía —en la que el lector entra de lleno, y cree, llevado del humor, la ironía y una extraordinaria capacidad narrativa—, pues al transformar las dos mejor aquilatadas caras de la identidad hispana en dos personajes de buen corazón, dos personajes amables y cristianos en forma y fondo, ni Don Quijote ni Sancho Panza pueden representar la cruda naturaleza humana, en general, ni la del pueblo español, en particular, aunque los entornos en que se desenvuelven nos sorprendan por su realismo, siendo obvio que un fanático y un pícaro bonachones —ya se entiendan de manera independiente dialogando o como “personaje colectivo” en continuo monólogo interior— no son seres poliédricos, contradictorios, éticamente complejos, malvados, ambivalentes, desleales, mezquinos, codiciosos, deshonestos, aborrecibles, condenables, reales.

Acertada o no la hipótesis desarrollada en el párrafo anterior sobre la posible representatividad de las hispanas gentes de su tiempo que Cervantes pudo querer atribuir a sus dos personajes de ficción principales más allá de la explícita como paródicos caballero andante y escudero, lo que sí se pone de manifiesto en la novela cervantina es que Don Quijote y Sancho no son personajes realistas en el sentido de tener un “lado oscuro” como el que suelen tener las personas, o como el que tienen, por ejemplo, los mejores personajes de Shakespeare. Son, más bien, dos luminosos personajes naíf.

 

 

Ver Post >
Sobre el autor Alfredo Barbero
Psiquiatra del Centro de Salud Mental "Antonio Machado" de Segovia