img
Fecha: junio, 2016
Segundas Elecciones
Alfredo Barbero 27-06-2016 | 10:00 | 0

Las “mareas” de izquierda (eurocomunismo tradicional, nuevo comunismo televisivo y una parte del socialismo, el más joven e inexperto) que surgieron con fuerza en España desde el 15-M de 2011 a consecuencia del explosivo cóctel político y económico que se produjo en nuestro país: 1) corrupción desenfrenada y vergonzante del PP y otros partidos, 2) recortes sociales de todo tipo realizados por el Gobierno del Partido Popular ante la crisis económica, y 3) bipartidismo y partitocracia con un PSOE y un PP que se negaban a regenerarse, parece que en el día de ayer, en la segunda vuelta de las Elecciones Generales, han alcanzado su pleamar.

El “sistema” sufrió el pasado 20 de diciembre un serio y merecido varapalo, pero afortunadamente los “antisistema” no han podido tomarlo. El viejo bipartidismo quedó fragmentado con la entrada de dos nuevas formaciones políticas, lideradas por jóvenes con una gran ilusión y no tanta experiencia. Estos dos partidos han de buscar ahora su papel en el juego democrático dentro de los límites del tamaño que los ciudadanos han querido otorgarles. Un tamaño algo menor del que ellos habían creído poder conseguir.

Todo lo que consagra la Constitución española de 1978 tiene mucho más de positivo que de negativo, y la praxis cotidiana de los políticos y sus errores sería bueno que se corrigiesen sobre esa base. A los ciudadanos españoles nos conviene ser moderados por muchos motivos, así como tener un gran nexo simbólico y pragmático común. El espíritu de consenso y no ruptura de la Transición se ha salvado y prevalece de momento. Nuestra democracia debiera seguir desarrollándose guiada por este espíritu. Hemos de tener una mentalidad abierta, no estancarnos. El voto útil y el voto del miedo de la heterogénea derecha española sin duda han tenido un peso relevante en el resultado final, pero también se ha puesto de manifiesto la madurez de los españoles, personal y política, para no tirar por la borda el núcleo fundamental de lo que durante cuatro décadas de democracia hemos conseguido entre todos. Y esta misma madurez debiera servir ahora para permitir que el sistema democrático evolucione y mejore.

Quizá Rajoy tenga ocasión de demostrar en el final de su ya demasiado larga trayectoria política, aunque sea a la gallega, generosidad y altura de miras para con la nueva generación de su partido. Un Partido Popular que ayer ganó de forma clara pero insuficiente las últimas Segundas Elecciones Generales.

.

Ver Post >
El gran debate
Alfredo Barbero 20-06-2016 | 9:15 | 0

Los políticos se ven obligados a forzar la interpretación de la realidad. De manera sistemática agrandan lo que les favorece, y niegan o minimizan lo que les perjudica. Distorsionar la verdad, e incluso faltar a ella, forma parte inevitable del juego y de la lucha por el Poder.

En todos los debates televisivos que se han celebrado hasta ahora en las distintas Elecciones democráticas, cada partido ha fabricado y utilizado los argumentos convenientes para justificar ante la opinión pública que su candidato no sólo no ha perdido el debate, sino que lo ha ganado. El día en que un candidato salga en los medios de comunicación para decir que reconoce humildemente que ha perdido el debate frente a su oponente u oponentes, estaremos en el planeta Marte. Y todos pensaremos que los políticos, con esa inesperada sinceridad, han empezado a volverse locos.

El inédito debate entre cuatro candidatos a la Presidencia del Gobierno celebrado el lunes pasado no fue una excepción. A lo largo de esta semana hemos oído muchos análisis e interpretaciones sobre quién lo ganó, quién lo perdió, quién se mantuvo, quién salió vivo, quién trasquilado o moribundo, etc. En mi opinión, los cuatro candidatos estuvieron a su altura. Quizá el indicador más objetivo sobre el resultado del debate a falta del “examen final” del próximo 26 de junio —que según está de obstinada y poco aplicada nuestra clase política podría requerir una nueva “prueba de recuperación” en septiembre—, sean las encuestas que publicaron ayer diversos periódicos y medios de comunicación. La posibilidad de que la suma del “nuevo comunismo” de Podemos y del eurocomunismo tradicional de Izquierda Unida adelante en votos, y puede que también en escaños, al Partido Socialista parece cada vez más real. Igual que parece que terminará haciéndose realidad el cruel sarcasmo de que el PSOE, al mismo tiempo que va a sufrir un tremendo descalabro histórico, será el partido decisivo para formar el nuevo Gobierno de los reinos de España, teniendo que optar siquiera sea de manera pasiva entre “la derecha” o “el comunismo”. Una letal, trágica, disyuntiva hamletiana ésta -opte por lo que opte- para uno de los dos grandes partidos que construyeron el consenso de la Transición española.

Los ciudadanos estamos sorprendidos con la gestión de los resultados del 20 de diciembre, y también hastiados e irritados. El descrédito de la actividad política no ha parado de crecer. En estos momentos el fútbol y las vacaciones de verano funcionan como una importante válvula de escape social, pero si nuestra clase política (sección vieja y sección nueva) convoca unas terceras Elecciones Generales para el otoño, demostrando así una incompetencia mayúscula, la decepción será difícilmente superable. Tal vez con unas… ¡¡ CUARTAS ELECCIONES !!

.

 

Ver Post >
Sobre el autor Alfredo Barbero
Psiquiatra del Centro de Salud Mental "Antonio Machado" de Segovia