img
Incendio en un quirófano… por una flatulencia
img
El Norte de Castilla | 03-11-2016 | 18:32

En una intervención quirúrgica el pasado 15 de abril en Tokio sucedió algo realmente insólito. La paciente estaba siendo sometida a una operación de cérvix sufrió quemaduras de segundo grado en las piernas y en la cintura. Y todo porque una flatulencia involuntaria invadió el lugar, interfirió con el láser que prendió fuego y estalló como si de una bomba se tratase. Un caso realmente extraño ya que la inmensa mayoría de las personas no son capaces de producir el suficiente metano como para que prenda fuego.

Todo sucedió el pasado 15 de abril aunque la noticia se ha conocido ahora después de que un comité externo haya evaluado los hechos y ya descartado el mal estado del instrumental del quirófano. Las conclusiones son que todo tuvo lugar debido a una extraña e inusual concatenación de los hechos: “Cuando el gas intestinal del paciente se filtró dentro de la sala de operaciones, entró en ignición con la irradiación del láser, y la explosión se expandió, alcanzando eventualmente el equipo quirúrgico y causando el fuego”.