Otro maldito 11-M

Me ha pillado a contrapié. Llevo días escuchando, de lejos, las campanas informativas que anuncian que mañana se cumplen diez años de los atentados de Madrid, el 11-M. No he leído mucho, si acaso le he echado algún ojo a información sobre la trama del atentado, pero sin testimonios de las víctimas y sin rememorar la parte más cruel de las crónicas de aquel infausto día. La deformación profesional, ya se sabe, el ansia por conocer más, pero sin buscar sentimentalismos ni historias humanas, un pequeño escudo supongo.

Después de un largo día me he puesto a escuchar el final del último encuentro de la jornada mientras preparaba las cosas de mañana y he enlazado con El partido de las doce, el programa nocturno de deportes de la Cope. En él hablan con uno de los viajeros de aquellos trenes que reventaron hace ahora una década. Y me ha tocado la fibra. A contrapié, ya digo, sin esperarlo, imposible de pasarlo por alto, cuando creía que ya lo había solventado con precisión quirúrgica y en condiciones extremas de esterilización. Bueno, tal vez era  imposible.

Al final por problemas de conexión –a veces los fallos de la tecnología hasta son de agradecer- he dejado de escuchar la entrevista, pero no dejo de pensar que le han dedicado el programa de hoy porque mañana hay partidos de Champions y the show must go on. Y esto ni siquiera es malo porque el espectáculo debe continuar, y demos gracias por ello porque desde el año 2004 191 personas dejaron de poder disfrutar de un día más, por la sinrazón de unos locos que pensaron, de alguna manera, que la vida de aquellos 191 les pertenecía y decidieron arrebatársela.

Tengan un gran 11-M y disfruten de la vida. Yo pienso hacerlo porque es lo único que hasta el último momento no nos podrán quitar.

La Señora Emilia

En mi pueblo cuando trato con personas de generaciones anteriores a la mía no soy Juan Antonio, ni Juan, ni tan siquiera Juanan. Desde el ‘Y tu, ¿de quién eres?’ hasta el ‘¡Coño, cuánto tiempo, ya no te conocía!’ solo media una respuesta posible: “Soy el nieto de la Señora Emilia”.

Y es que mi abuela era sin duda mi seña de identidad en Pereruela de Sayago. Mujer castellana donde las haya, no regalaba un halago ni un gesto cariñoso, pero los que daba le salían del corazón. Era una todoterreno que igual montaba en moto con mi tío Emilio y sorteaban juntos los caminos más empedrados, que cogía una bolsa con una fiambrera y la llevaba caminando a su hijo que trabajaba en medio del campo y no había tenido tiempo de acercarse a casa a comer.

Recia, sí, pero divertida sobre todo cuando se veía rodeada por todos sus nietos, dieciocho ni más ni menos, a los que habían dado vida sus nueve hijos. Una familia extensa que en las celebraciones conjuntas pasaba religiosamente, y nunca mejor dicho, por las mejillas y los labios de Emilia, a la que todos queríamos besar y saludar y contarle cómo iban evolucionando nuestras vidas, cada vez más lejos de la quietud del pueblo.

No era mi abuela amiga de socializar en eventos festivos más allá de los ceñidos a la familia, pero cuando las campanas tocaban a misa se apresuraba a levantarnos y llevarnos a la iglesia. Ella se sentaba en los primeros bancos, atendía a la homilía con los ojos y los oídos bien abiertos y comulgaba siempre la primera de la fila. A veces nos caía alguna pregunta comprometedora sobre la temática de la misa cuando estábamos ya comiendo y casi siempre mirábamos al plato y seguíamos dando cucharadas, porque no habíamos estado demasiado atentos.

De medio lado, tumbada en el sofá durante la hora de la siesta de las tardes de verano, retumbaban en el comedor los diálogos sudamericanizados de las telenovelas de La 1, pero, pobre del que quisiera siquiera acercarse al mando a distancia para cambiar de canal. No dormía, dormitaba, y siempre estaba alerta para que nadie borrara de su sobremesa aquellas míticas ‘Agujetas de color de rosa’, ‘Topacio’ o cualquiera de esos soporíferos seriales.

Hace ya algunos años que nos dejó pero aún hoy, en cualquier evento familiar la mirada busca a aquella mujer fibrosa, fuerte de físico y de carácter que se deshacía cuando sus nietos se acercaban a verla.

Permítanme que en esta ocasión firme a pie de página como quien soy, el nieto de la Señora Emilia. Hasta siempre abuela.

Las canciones que cuentan mis historias

Yo no las elegí a ellas, sino que las he identificado con diferentes momentos de mi vida y cada vez que las escucho me traen recuerdos. He hecho un pequeño repaso y me han salido estas. Ni siquiera es una lista de mis canciones preferidas, aunque lo son, sin duda, de algún modo. Las acompaño de una pequeña leyenda que explica la historia que me recuerdan (obviando los detalles escabrosos, nombres y/o datos que podrían ‘inculpar’ a otras personas). Ha sido un bonito ejercicio de memoria.

 

Por mi tripa – Pereza

Creo que esta historia data de junio de 2004 o 2005. Mi amigo Álex se encontraba circunstancialmente en mi casa en Valladolid un par de días. Una noche nos fuimos a una fiesta con compañeros de clase que se desmadró bastante. Acabamos a eso de las ocho de la mañana comiéndonos unos espaguetis de sobre cuando aún estábamos bastante cargados de alcohol. Todo ello derivó en un bonito momento de exaltación de la amistad (ya se sabe que esto ocurre en ocasiones). Seguramente el sentido de la canción coincide mucho con lo que allí ocurrió esa madrugada, pero para mí la frase clave es “amanecer charlando, con cara de locos”, y desde luego que fue así.

Seguir leyendo

Seguir leyendo

El primer profeta 2.0

 

Esta historia surge del retuit de un retuit de Isaías Lafuente, el periodista de la Cadena Ser responsable, entre otras cosas, de la Unidad de Vigilancia Intensiva de La Ventana. En la jornada de ayer la Iglesia anunció a su nuevo Papa, un argentino de rostro amable llamado José María Bergoglio.

El nuevo pontífice decidió utilizar para su etapa al frente de la Iglesia Católica el nombre de Francisco I, tal vez en homenaje a San Francisco Javier, uno de los precursores de la Compañía de Jesús, más conocida como los jesuitas, a la que Bergoglio pertenece.

La historia de los profetas en la Biblia es muy extensa pero hasta ahora no había ocurrido, o al menos yo no la conocía, la aparición de un profeta 2.0 de la mano de las redes sociales, y más concretamente Twitter.

Seguir leyendo

Lance Armstrong el psicópata

Lance Armstrong y Oprah Winfrey

Lance Armstrong y Oprah Winfrey

Desconozco cuándo fue la primera vez que me maravilló Lance Armstrong. Seguramente me ocurrió como muchas otras veces en las que un deportista extranjero comienza a destacar en lo suyo, no lo vi venir. Llegó, en mi inconsciente deportivo, al mundo del ciclismo no mucho después de aquellos cinco tours gloriosos de Miguel Induráin, de la pájara monumental del navarro en la ronda gala de 1996 que le rendía homenaje pasando por su localidad natal, Villava. Poquito después de todo aquello comenzó la que el propio corredor tejano no ha dudado en denominar “gran mentira”.

 

Sigue leyendo

 

Cuando la Cámara Baja se convierte en lugar de baja clase

Desconozco, y me da absolutamente igual, a quien iba dirigido el “que se jodan” que Andrea Fabra regaló en el Congreso de los Diputados tras anunciar Rajoy el recorte de la prestación por desempleo para parados de larga duración.

La calle está cada vez más caliente, en una situación que yo jamás había conocido y en la que me sorprende lo pacíficos que están siendo los sectores a los que más duro se les ha golpeado. Mientras que un día tras otro no dejamos de escuchar dónde hay que pagar más, dónde se recorta, qué impuestos aumentan y otras medidas que nos afectan directamente, por otro lado, nos dicen lo mismo pero con otras palabras, con terminología económica. De esta manera, términos como ‘mercados’, ‘prima de riesgo’ o ‘venta de deuda’ se convierten en eufemismos que de nuevo nos pintan el panorama negro de siempre.

Sigue leyendo

Hacer la torre

Mi padre es un apasionado cazador de perdices. Hasta los quince años yo iba con él todos los domingos de la veda y le acompañaba en su pasión, que también era la mía aunque en menor media.

Las perdices son unos animales complejos, en ocasiones parece que inteligentes. Corren, se esconden, vuelan con una fuerza maravillosa… Una manera de comportarse que les hace fruto del deseo de cualquier apasionado por la caza menor porque no son nada fáciles de atrapar. Cuando una de estas aves, en pleno vuelo, recibe un disparo y se sabe herida de muerte concentra las fuerzas que le quedan en volar más alto. Con ello intentan sobrevivir de alguna manera y lo que consiguen es un efecto en el que se elevan rápidamente  en forma de tirabuzón hasta que en el cénit de ese ascenso mueren y caen. A este comportamiento los cazadores le llaman hacer la torre.

Sigue leyendo

Mis posts en otros blogs

Pese a que hace días que no escribo en este blog sí que tengo algunas cosillas más publicadas en los otros blogs que alimentamos todos los que hacemos Elnortedecastilla.es.

En nuestro blog de televisión he escrito sobre los gags que la serie ‘The big bang theory’ utiliza en sus guiones y que se basan en teorías científicas como el ‘efecto Doppler’ o el gato de Schörindger. Este es el post.

También, la redacción de Elnortedecastilla.es ha creado un blog de cocina. Os lo presento, se llama ‘Pan comido‘ y ofrece recetas sencillas, divertidas y, sobre todo, delicionsas. Aquí, como la cocina no es mi fuerte, hablo sobre lo que nunca debe faltar en la despensa de alguien que vive solo en el post Fondo de armario de cocina.

Espero que os gusten!!

 

Tiempo de Cuaresma, potaje y recuerdos


Vengo de una familia de tradiciones católicas. Puedo cerrar los ojos y recordar perfectamente a mi abuela Emilia sentada en el banco de la iglesia de Pereruela de Sayago, o arrodillada cuando debía de hacerlo, escuchando atentamente las homilías de Don Julián.

Potaje de Cuaresma / Fuente: Absolutsevilla.com

Mi abuela iba a misa todos los días, de lunes a domingo durante todos sus años de vida, siempre despedía los días con un ‘buenas noches nos de Dios’, siempre comulgaba la primera .

Mi madre siguió, y sigue, siendo la vanguardia católica en mi casa. Los domingos va a misa, reza y, por supuesto, respeta la Cuaresma. Hoy es el primer viernes de este tiempo clave para los cristianos católicos. La Cuaresma representa los 40 días que Jesús estuvo orando en el desierto antes de su entrada triunfal en Jerusalén con la que comenzó su periodo de vida pública y que finalizó con su pasión y muerte. Este tiempo empieza el miércoles de ceniza y termina el Jueves Santo.

Seguir leyendo

¡Ay!, las canciones de amor

RosaEstoy completamente de acuerdo con aquellos que piensan que las mejores canciones de amor son las que hablan de desamor. Cuando nos pegan un buen palo en esas lides es cuando los sentimientos están más a flor de piel que nunca y las palabras salen a chorro de nuestro cerebro. Estamos rotos y la cabeza nos da vueltas con pensamientos tan profundos que es fácil expresarlos. Solo es decir lo que pensamos y, en estas ocasiones, está pleno de sentido.

Sigue leyendo

El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.