img
La ley del silencio
img
Roberto Carbajal | 29-06-2017 | 11:00

Es posible que Luis Bárcenas se salga con la suya. Se tomó al pie de la letra el consejo de Mariano Rajoy y hoy está más fuerte que nunca. Hace unos días Ángel Acebes, Jaime Mayor Oreja, Javier Arenas y el sospechoso habitual Rodrigo Rato se sentaron en el banquillo. Todos ellos dieron un espectáculo patético. A las preguntas de los letrados sobre si recibieron sobres con dinero o acerca de los movimientos en negro, los mencionados contestaron lo mismo. Se ve que llevaban la lección bien aprendida. No me consta, no lo sé, no lo recuerdo. La que más llama la atención es no lo recuerdo. Veamos: durante un buen tiempo alguien te entregaba unos sobres cargados de billetes para completar tu ya holgado sueldo… ¿y no lo recuerdas? Nadie que esté en sus cabales olvidaría algo como esto. Al menos yo no perdería ripio si alguien se portase tan bien conmigo, ¿no creen? Otra constante fue echar balones fuera sin molestar a Bárcenas y atribuyendo las supuestas funciones financieras en negro a Álvaro Lapuerta. Naturalmente, la maniobra es de manual: echemos la supuesta responsabilidad a quien no puede defenderse porque ha perdido la cabeza y no puede comparecer ante un juez. En la primera fila de la sala Bárcenas se mostraba tranquilo. También estuvieron de acuerdo en que ellos desconocían las finanzas del partido. Mayor Oreja y Acebes fueron ministros del Interior con Aznar, un departamento en el que, si quieres, te enteras de todo lo que sucede en el país. Estoy seguro de que durante su mandato tenían información de primera sobre lo que se cocinaba en España. Por su parte, Bárcenas compareció anteayer en la comisión del Congreso que investiga los tejemanejes del PP. Con un aplomo habitual en él, dijo que nunca se quedó con dinero del partido. Normal, él mordía de las empresas y luego entregaba el resto. Lo vivido es lo que llaman en Italia ‘omertà’, aplicado a la mafia sobre el pacto de silencio. Mario Puzo, el autor de ‘El Padrino’, murió, pero si viviese tendría en nuestro país material para más de un libro. A pesar de ello, se buscan guionistas.

 Publicado en El Norte de Castilla el 28 de junio de 2017

Sobre el autor Roberto Carbajal
Tenía siete meses cuando asesinaron a John F. Kennedy. De niño me sentaba en los parques a observar a la gente, pero cuando crecí ya no me hacía tanta gracia lo que veía. Escribo artículos de opinión en El Norte desde 2002, y críticas musicales clásicas desde 1996. Amo la música, aunque mi piano piense lo contrario. Me gusta cocinar; es decir, soy un esclavo. Un esclavo judío a vuestro servicio.

Últimos Comentarios

malva2 27-04-2017 | 14:12 en:
Corrupción concatenada
Cari 13-04-2017 | 09:16 en:
Prohibido menstruar
malva2 13-04-2017 | 09:04 en:
Prohibido menstruar
malva2 06-04-2017 | 09:07 en:
La cara bien dura
Cari 31-03-2017 | 10:25 en:
La tesis de los bares llenos