img
Fecha: noviembre 30, 2017
Miedo en el cuerpo
Roberto Carbajal 30-11-2017 | 11:41 | 0

España se ahoga, y no precisamente por el exceso de agua. La ministra Tejerina ha asegurado que tenemos garantizado el suministro del líquido vital hasta finales de diciembre. Pero hasta ahí. El Gobierno (todavía) carece de competencias para provocar que llueva; tampoco Dios, por muchas rogativas que pretendan pasear por nuestros pueblos. De lo que no cabe la menor duda es de que, si nuestros ríos y embalses no comienzan a llenarse, los españoles las vamos a pasar canutas. Pronto nos plantaremos en 2018 y los grifos pueden convertirse en meros adornos. No existe ninguna alternativa al agua. Necesitamos que las nubes hagan su trabajo y que no paren de hacerlo durante medio año. Pero las perspectivas de que esto suceda son poco halagüeñas. El agua en boca, la higiene, el campo, la hostelería, el suministro que satisfaga a los hoteles que albergan a millones de turistas… Para temblar.

El sistema de pensiones nacional está quebrado. Montoro ha tenido de nuevo que echar mano de la cartera para hacer un trasvase de millones de euros para poder pagar la extra de diciembre. La hucha está vacía y nadie ha tomado el toro por los cuernos para crear una fórmula que garantice que la Seguridad Social goce de estabilidad y asegure que los pensionistas no tiemblen. Naturalmente, España ha tenido que endeudarse aún más para hacer frente a este desafío, pero esta situación no debería de reeditarse cada año.

El desafío secesionista catalán está provocando que la economía del condado se esté resintiendo en todos los ámbitos. Las putas que operan en Cataluña aseguran que sus ingresos han disminuido un 35%. Vaya, no sabía que estuvieran tan organizadas como para hacer estadísticas, aunque los proxenetas se han modernizado y manejan un sector casi tan pujante como el editorial. Tendrán que trasladar su domicilio fiscal. Hasta la venta de condones se ve afectada porque los independentistas han comercializado unos que están envueltos en la ‘estelada’ y no se venden en farmacias. Como verán, es para preocuparse. No salimos de un congojo y nos instalamos en otro.

Publicado en El Norte de Castilla el 29 de noviembre de 2017

Ver Post >
Sobre el autor Roberto Carbajal
Tenía siete meses cuando asesinaron a John F. Kennedy. De niño me sentaba en los parques a observar a la gente, pero cuando crecí ya no me hacía tanta gracia lo que veía. Escribo artículos de opinión en El Norte desde 2002, y críticas musicales clásicas desde 1996. Amo la música, aunque mi piano piense lo contrario. Me gusta cocinar; es decir, soy un esclavo. Un esclavo judío a vuestro servicio.

Últimos Comentarios

malva2 27-04-2017 | 14:12 en:
Corrupción concatenada
Cari 13-04-2017 | 09:16 en:
Prohibido menstruar
malva2 13-04-2017 | 09:04 en:
Prohibido menstruar
malva2 06-04-2017 | 09:07 en:
La cara bien dura
Cari 31-03-2017 | 10:25 en:
La tesis de los bares llenos