El Norte de Castilla
img
Interviú y Tiempo
img
Roberto Carbajal | 31-01-2018 | 18:29

El Grupo Zeta ha decidido cerrar dos de sus emblemáticas cabeceras. La crisis económica y los nuevos modelos de consumo han acabado con las dos publicaciones, ahogadas por las deudas. La revista Tiempo ha sido un referente del análisis político de calidad que, durante décadas, ha desgranado la actualidad en esa trinchera. Frente a la omnipresencia de la televisión, el semanario no ha podido competir, pues las tertulias han banalizado ese sector clave de la vida pública, aunque es cierto que la propia dinámica de este medio constituye un lenguaje totalmente ajeno al periodismo reposado e informaciones prolijas. Las deudas también han ahogado a Interviú. La publicación ha venido haciendo bandera durante cuarenta y dos años del periodismo de investigación. En aquella España timorata recién liberada de la dictadura franquista y acogotada por la censura sexual, Interviú se posicionó en primera línea para penetrar en el ideario mental de la sociedad española. Se convirtió en el adalid del periodismo de investigación, sí, pero los más críticos la tildarán como aquel almacén en el que las tetas daban sentido al semanario. Nada más lejos de la realidad: los desnudos eran necesarios porque el sexo forma parte sustancial de las inquietudes del hombre (y de la mujer, claro), y era preciso abrir la mente de un país adormilado en todos los sentidos. El último número lleva a su portada a Marisol, un emblema del cine y un mito sexual. En el interior, las portadas más famosas y un resumen de los reportajes más impactantes, a modo de testimonio. En su carta de despedida, su director lamentaba que la investigación periodística haya caído en el olvido en las redacciones de los diarios y revistas. Tiene razón Alberto Pozas: la prensa se ha sumido en el descrédito y los lectores contemplan con estupefacción cómo los medios se han convertido en contenedores de noticias emitidas desde los despachos. La irreverencia y la incomodad de la prensa ha perdido dos arietes. Pero habrá otros jóvenes periodistas que tomen el testigo. Adiós a Interviú y Tiempo. Y gracias.

Publicado en El Norte de Castilla el 31 de enero de 2018

Sobre el autor Roberto Carbajal
Tenía siete meses cuando asesinaron a John F. Kennedy. De niño me sentaba en los parques a observar a la gente, pero cuando crecí ya no me hacía tanta gracia lo que veía. Escribo artículos de opinión en El Norte desde 2002, y críticas musicales clásicas desde 1996. Amo la música, aunque mi piano piense lo contrario. Me gusta cocinar; es decir, soy un esclavo. Un esclavo judío a vuestro servicio.