Blogs

Roberto Carbajal

La aventura humana

El vilipendio sobra

Ahora que tenemos al gato en el saco, reflexionemos y tracemos un plan a largo plazo para recuperar el afecto de la mitad de los catalanes. Constituye una tarea ardua desmontar lo que el nacionalismo ha modelado a su imagen y semejanza durante más de tres decenios. La tarea es hercúlea, pero España ha demostrado que se pueden revertir las tendencias. Carles Puigdemont está retenido en Alemania y muchos de sus antiguos compañeros de aventura se encuentran huidos de la acción de la justicia. En cierto modo, estas personas dan cierta lástima. Desarraigo, sobrevivir en países tan diferentes al nuestro, lejos de sus familias y amigos, y la incertidumbre de un futuro entre rejas. Los delitos de los que se les acusa son graves, cierto, pero aun así son dignos de lástima. La seguridad del Estado ha hecho su trabajo y ahora han tomado su turno las redes sociales. Han comenzado a circular ‘memes’ por la Red mofándose de la suerte del expresidente catalán y su aventura en un supuesto exilio. Los planes del secesionismo se han desmoronado como una torre de naipes, a pesar de que ahora clamen por que Puigdemont sea el candidato a presidir la Generalitat. Ha sido delirante el desenfreno de posibles ‘presidents’ puesto en circulación durante tanto tiempo. Hoy es tiempo de iniciar la reconciliación, de reinstaurar la autonomía perdida y poner cierto orden en la maquinaria mediática y educativa que tanto daño han hecho al conjunto de Cataluña. TV3, las radios del régimen y los maestros en las aulas han incitado al odio al diferente, a quienes no piensan como ellos. Es preciso legislar y activar los mecanismos para que en otros treinta años el nacionalismo sea algo residual hasta donde se pueda. Hace cinco días, en la televisión autonómica catalana, un contertulio aseguró que “no hay república sin muertos”, entre los que él no se encontraría, naturalmente. Es tiempo de conquistar los afectos. La fallida revolución catalana tiene una colosal carga sentimental. Apartemos la mofa y pongámonos a trabajar en serio por el bien de nuestro país. Llámenme ingenuo.

Publicado en El Norte de Castilla el 28 de marzo de 2018

Temas

Sobre el autor

Tenía siete meses cuando asesinaron a John F. Kennedy. De niño me sentaba en los parques a observar a la gente, pero cuando crecí ya no me hacía tanta gracia lo que veía. Escribo artículos de opinión en El Norte desde 2002, y críticas musicales clásicas desde 1996. Amo la música, aunque mi piano piense lo contrario. Me gusta cocinar; es decir, soy un esclavo. Un esclavo judío a vuestro servicio.

marzo 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031