img
Categoría: Artículos en El Norte de Castilla
La ceremonia del exceso

Hay quien no se ha enterado aún de que España es un país aconfesional. Es decir, las instituciones estatales de cualquier rango no pueden manifestarse en favor de una u otra religión, bien sea mediante actos oficiales ni de cualquier tipo. Lo dice la Constitución, cuya letra sirve para algo más que para ser impresa. La pasada Semana Santa en los acuartelamientos militares ondeó a media asta la bandera española. Se conmemoraba la muerte de Jesús de Nazaret. Esto significa que el Gobierno conservador del que disfrutamos hoy ve con buenos ojos el hecho de que nuestra enseña nacional se rinda brindando un homenaje oficial al supuesto asesinato de un supuesto líder religioso. Tampoco sirve de coartada que el cristianismo sea la religión predominante en nuestro país, al menos así se declara mayoritariamente la población. Las banderas a media asta deben servir para homenajear a un soldado caído en combate en Agfanistán, por poner un ejemplo, y no para rendir pleitesía a ninguna fe, a ninguna. Pero se invoca el texto constitucional cuando interesa y no en toda su extensión. Chirría la visión durante los desfiles procesionales de políticos acompañando el cortejo, también a elementos de nuestras fuerzas de seguridad escoltando los conjuntos escultóricos. La ley regula la interpretación del himno nacional y, la verdad, no encuentro que deba ser tocado por ninguna banda cuando entran o salen vírgenes o cristos de ningún templo. En realidad todo lo narrado se permite en favor de unos días festivos en los que todos ganan, salvo el imperio de la ley. La vanidad de quienes el resto del año no son nadie y que durante estas fechas lucen sus entorchados, los negocios y la economía en general, que este año ha ido como un tiro gracias al buen tiempo en todo el país. Respetemos los sentimientos religiosos y todo tipo de manifestaciones en la vía pública, faltaría más, pero borremos de una vez por todas comportamientos anacrónicos que no casan en absoluto en una sociedad avanzada. Así califican a la española, pues habrá que creérselo. No seamos aguafiestas.

Publicado en El Norte de Castilla el 19 de abril de 2017

Ver Post >
Prohibido menstruar

En la Guardia Civil aún perviven tipejos que manchan este cuerpo de seguridad. Son casos minoritarios, pero intolerables. Recordemos, por ejemplo, a la agente que fue sancionada por negarse a colocarse un chaleco antibalas diseñado para hombres, lo que le impedía acceder a su arma si tuviese que defenderse. El cafre que la sancionó debería haber sido el destinatario de la reprimenda de sus superiores, y no la joven guardia. Ahora hemos conocido que un teniente del Cuerpo ha amenazado con expedientar a una agente. La funcionaria estaba de guardia en un coche patrulla cumpliendo una función rutinaria. De repente le bajó la regla y se ausentó de su puesto para colocarse una compresa, alegando que no quería mancillar el uniforme y manchar el asiento del vehículo. La tarea le llevó diez minutos y regresó a su puesto. El oficial llegó con su coche y la joven guardia civil se acercó a él para cuadrarse y darle novedades, ya saben. El teniente en cuestión le contestó que no le contase milongas, y que la compresa tenía que ponérsela antes del servicio o después, nunca durante. La agente pidió hablar con su capitán para denunciar el hecho, pero este le remitió al teniente en cuestión, lo que supone volver al principio, demostrando que algunos en la Guardia Civil buscan la cuadratura del círculo de forma atolondrada. Por su parte, la Benemérita se defiende y acusa a la joven de abandonar su puesto durante un servicio con alerta terrorista de nivel cuatro sin avisar. Y como el corporativismo también está incardinado en la estructura de este cuerpo policial, en defensa del teniente se ha pronunciado la unión de oficiales, poniendo en tela de juicio la versión de la guardia y cerrando filas con el susodicho. Desde esta columna se ha alabado reiteradamente la función impagable que cumple el benemérito cuerpo, pero hay quien persiste en mantener comportamientos medievales. Por el buen nombre de la Guardia Civil, sucesos como el relatado deben ser erradicados y sancionar con contundencia a quienes los cometan. Todo por la patria y por la dignidad femenina.
 
Publicado en El Norte de Castilla el 12 de abril de 2017

Ver Post >
La cara bien dura

A Cristóbal Montoro no le gusta el cine español. Lo dijo hace tiempo en una entrevista, en pleno fragor sobre el IVA que se aplica en España al séptimo arte. Qué le vamos a hacer. Si para el ministro de Hacienda nuestras películas no son de su predilección, hay que respetarlo. Pero sucede que una de sus obligaciones como miembro del Gobierno es apoyar y proyectar la industria nacional, y el cine forma parte de ella. Por tanto, las opiniones de Montoro sobre asuntos como este debería guardarlas para cuando hace la digestión, nunca lanzarlas a los cuatro vientos, porque si nosotros no apoyamos al sector quién va a defenderlo, ¿en el extranjero? Por cierto, nuestras películas suelen estar bien vistas en el exterior. Morralla hay en todas partes, no nos engañemos. El cine americano que se rueda hoy no es precisamente un ejemplo de cómo hay que hacer las cosas. Pero sucede que las grandes productoras estadounidenses se imponen en el mercado aplicando cierto grado de matonismo.

El bueno de Montoro ha tenido la gentileza de reducir el IVA a los espectáculos en directo. De nuevo, el cine se ha quedado fuera. El ministro ha asegurado que no puede aplicar el impuesto reducido a esta actividad comercial y artística porque no le cuadran los números con el maldito déficit, que en este caso suponen 300 millones. Es una forma de verlo; él sabrá. Todo el mundo conoce la aversión del ejecutivo popular hacia ‘los de la ceja’, unos izquierdosos con malas intenciones que no comulgan con las ideas conservadoras.

Dicen que las comparaciones son odiosas, así que aquí va una. El Ministerio de Defensa deberá pagar al consorcio aeronáutico Airbus una multa de 243 millones por rechazar la compra de trece aviones militares que había encargado. Defensa lo justifica con un argumento espectacular: ya no los necesitamos. La noticia ha pasado casi desapercibida y parece que Montoro tampoco se ha enterado o no le han pasado el resumen de prensa. Para evitar la sanción, España necesita colocárselos a algún primo. Sí, es cierto, las comparaciones son odiosas. Al menos esta.
 
Publicado en El Norte de Castilla el 5 de abril de 2017

Ver Post >
La tesis de los bares llenos

Cristóbal Montoro no es un científico al uso. Hace tiempo aseguró que la crisis prácticamente era historia. No hay más que echar un vistazo a los bares: están llenos, remató. Con teorías como esta nos ahorraríamos un montón de pasta en elaborar estadísticas. Yo le daría una vuelta a la reflexión del bueno de don Cristóbal: los bares están a rebosar porque la gente quiere olvidarse de este Gobierno y de su inoperancia para resolver los problemas que acucian a la gente que padece situaciones de auténtica precariedad y emplean el alcohol para lograrlo. Pero poniéndonos serios, no compren ninguna de las dos tesis. La realidad es que los establecimientos donde se sirve la sustancia son visitados por la gente que puede permitírselo, que al fin y al cabo son los de siempre. La clase media alta, la media, los jubilados con posibles y los funcionarios, además de los jóvenes que conviven con todos los anteriores.

Este periódico publicó anteayer que el Banco de Alimentos de Valladolid ha experimentado una reducción de usuarios, producto del relativo crecimiento económico. Pero, del mismo modo que aseguró esta evidencia, alertó también del peligro en que puede caer esta institución por una percepción social que alejaría la solidaridad hacia quienes aún precisan de productos básicos con los que alimentar a sus familias. El empleo que se ha creado en España es precario, nada estable y sin perspectivas de serlo. Por tanto, es acuciante la subida del salario mínimo, que estimularía el crecimiento en todos los sectores productivos y que provocaría el flujo del dinero.

España sigue sin tener un presupuesto, pero la ministra Cospedal se ha comprometido con su homólogo estadounidense a duplicar la cantidad que aporta a la OTAN. La pregunta es de dónde va a salir el dinero, aunque imaginamos que la partida de asuntos capitales se verá mermada si el compromiso se consuma, pero todo apunta a que es un brindis al sol. Que responda el saltimbanqui de Montoro, tal vez el ministro más provocador de la historia, tras José Ignacio Wert. Mientras tanto, ustedes beban.

Publicado en El Norte de Castilla el 29 de marzo de 2017

Ver Post >
La religión, otra vez

La gente se complica la vida innecesariamente. Por ejemplo, las creencias religiosas siempre han arrastrado controversia por no aplicar la dosis adecuada de sentido común, al menos durante el periodo contemporáneo. La lucha por la preeminencia de una determinada fe no tiene ningún sentido en la época actual. Debe desarrollarse en el ámbito privado, en casa, en los templos o en los espacios adecuados a este sentimiento tan íntimo como indescriptible. La religión escapa a toda lógica científica, se trata de creer a ciegas sin hacerse ninguna pregunta. El hecho religioso de una creencia como la católica o cualquier otra no debería contemplarse en la escuela pública como una asignatura casi obligatoria y sufragada con dinero público, dado que España es un Estado aconfesional. La clase de religión católica que se aplica en nuestras escuelas públicas es una anormalidad, cuando no un chantaje. Este problema quedaría resuelto si en las aulas se explicara el hecho religioso, no importa qué tipo de opción, sino ciñéndonos a la religión como un fenómeno inherente al ser humano desde el principio de los tiempos en que se tiene noticia del fenómeno. La disputa tan controvertida sobre si la televisión pública estatal debe o no retransmitir la misa una vez a la semana es un debate sin sentido. Vacío porque siempre habrá quien la defienda o la rechace, con lo que nos colocamos en conversaciones bizantinas que no conducen a ninguna parte. La Iglesia católica cuenta con 13 TV, un canal que emite la mencionada misa y cuya señal llega a todas partes. Por tanto, a nadie se le priva de recibir su dosis semanal de liturgia cristiana. La televisión pública debe servir para formar e informar de la realidad religiosa de todas las opciones, derribando fronteras, desmantelando mitos y, por consiguiente, rescatar de la ignorancia al público. Todas las religiones deberían contar con un espacio didáctico, pues de este modo la convivencia resultaría mucho más saludable que en la actualidad, La ignorancia es la peor de todas las enfermedades, porque genera todas las demás.

Publicado en El Norte de Castilla el 22 de marzo de 2017

Ver Post >
Putas de plástico

Quienes se manifiestan en contra de la prostitución están de enhorabuena. Una empresa ha abierto en Barcelona un prostíbulo con unas trabajadoras del sexo muy especiales. Están fabricadas de látex, tienen pelo y todos los aditamentos físicos que se pueda imaginar. Las muñecas son tan reales que cuesta distinguirlas de las mujeres de carne y hueso. El tacto es otro de sus fuertes, la higiene está asegurada y los precios son similares a lo que dicta el mercado de las meretrices reales. De momento cuentan con cuatro, una con rasgos europeos, otra de apariencia africana, la tercera de facciones asiáticas y, la más extravagante: de hechura de dibujos animados japoneses. Solo les falta hablar; todo lo demás viene de serie. Además, se puede elegir que luzcan ropa para que el juego mantenga cierto misterio. Por si fuera poco, el cliente puede estar acompañado de su esposa, para pasarlo bien y conocer la parte oculta de su pareja. Estoy seguro de que a los biempensantes la idea no les satisface, porque las cosas del sexo hay que ejercerlas como Dios manda y sin ninguna profilaxis.

Tanto sectores conservadores como progresistas están de acuerdo en que la prostitución es una práctica que debe ser erradicada, aunque por motivos diferentes. No obstante, la realidad es que la gente usa este servicio y prefiere que sean seres humanos, y no muñecas, quienes den salida a sus fantasías y necesidades fisiológicas. La irrupción de ‘Lumi Dolls’, que es como se llama esta empresa del plástico hecha mujer, va a contrariar a más de uno, pues se instala en un limbo moral que reta a los más reaccionarios. Las muñecas en cuestión pueden comprarse en Internet a un precio razonable, si se puede cuantificar así. Lo que está claro es que puede ahorrar muchos disgustos, porque la gente retiene en su cabeza muchas fantasías y tal vez la infidelidad no sea tal gracias a estas nuevas trabajadoras que, vaya, no tienen mala pinta. Por el precio de un coche utilitario, usted puede tener una en casa. No la siente a la mesa; no conviene abusar, no vaya a ser que se pase de listo.

Publicado en El Norte de Castilla el 15 de marzo de 2017

Ver Post >
Sobre el autor Roberto Carbajal
Tenía siete meses cuando asesinaron a John F. Kennedy. De niño me sentaba en los parques a observar a la gente, pero cuando crecí ya no me hacía tanta gracia lo que veía. Escribo artículos de opinión en El Norte desde 2002, y críticas musicales clásicas desde 1996. Amo la música, aunque mi piano piense lo contrario. Me gusta cocinar; es decir, soy un esclavo. Un esclavo judío a vuestro servicio.

Últimos Comentarios

Cari 13-04-2017 | 09:16 en:
Prohibido menstruar
malva2 13-04-2017 | 09:04 en:
Prohibido menstruar
malva2 06-04-2017 | 09:07 en:
La cara bien dura
Cari 31-03-2017 | 10:25 en:
La tesis de los bares llenos
malva2 30-03-2017 | 08:36 en:
La tesis de los bares llenos