img
Etiquetas de los Posts ‘

felipe gonzález

La momia de ‘Isidoro’
Roberto Carbajal 31-10-2013 | 8:07 | 2

Felipe González ha creado una fundación que lleva su nombre y que busca (¡) estudiar su figura. Él la preside, su hija María actúa como secretaria y el exministro de Educación José María Maravall opera como tercero en discordia. Suena redundante y empalagoso. ¿Qué diablos es este entramado? Apenas sabemos que ha iniciado su andadura y este engendro ya desprende un tufo a egocentrismo desconcertante. Nace con 30.000 euros, que engordarán cuando los más intrépidos se adentren en la figura del expresidente y los advenedizos e incautos arrimen la cartera. También pone a disposición de los estudiosos la documentación del interfecto, la difusión de la reciente historia de España y el paquete subyacente, vistiendo de Balenciaga la desnudez de uno de los pecados capitales. Se supone que este tratado de vanidad reciba subvenciones o que canalice los ingresos de González por la senda de la benevolencia fiscal.

Hemos de reconocer que Felipe González portó uno de los estandartes en la primera Transición española. Su carisma y visión contribuyeron a la modernización del país y nadie como él alentó con tanto entusiasmo el europeísmo. Al margen de los escándalos que acabaron con sus pretensiones de eternizarse en el poder, todo el mundo elogia su brillantez. Son las luces y sombras que envuelven a los proclamados como grandes hombres. Pero el esplendor empequeñece esa grandeza cuando a los hagiógrafos se les va la mano al ensalzar en demasía a los personajes históricos, pobres seres mortales. Y quizá sea esa levedad de la vida la razón que impele a este notable a proclamarse acreedor de la gloria y que erijan una pirámide en su nombre. Tal vez los arqueólogos del futuro encuentren los restos de ‘Isidoro’ bien calientes e iluminados gracias a sus enchufes, exudando placer y abigarrados con su americana de pana. Felipe asegura que los expresidentes en España son como los jarrones chinos: no sabes dónde ponerlos. Pues bien, ahora ya sabe en qué desea convertirse. En vez de una obra de porcelana, será una momia andaluza.

blogs.nortecastilla.es/robertocarbajal

Ver Post >
Tragedia socialista
Roberto Carbajal 08-02-2012 | 8:07 | 7

El comportamiento humano goza de una garantía de la que carece cualquier otro espectáculo: la diversión esperpéntica. El pasado fin de semana se libró una batalla para ver quién se quedaba con la silla de Sevilla. Hubo un punto en que podrían haber votado a Felipe González, un buhonero que no se presentaba. En su lugar, la masa socialista optó por el segundón de los gobiernos socialistas, en un acto de masoquismo que algún día estudiará la Ciencia Política, refrendando abrumadoramente una nueva ejecutiva federal excluyente. Autoflagelación ante la inconsistencia personal que irradia Carme Chacón, quien a pesar de perder por dos puntos todavía aspira a la segunda vuelta en las primarias presidenciales. Rubalcaba persigue coronar el éxito social que describió Maslow en su pirámide. Lo ha sido todo a lo largo de su carrera y ahora anhela redondearla.

Pero en Sevilla se produjo un hecho incontestable: Rubalcaba se burló de sus compañeros delante de sus narices. Se le calentó la boca con términos tales como integración, concitar las sensibilidades diferentes en su proyecto, conciliar y de nuevo integrar, que nadie sobra, que todos sois necesarios… Ya saben, gesticulando de un lado a otro, a su estilo. Y una vez elegido, una vez metido, nada de lo prometido. Conformó una ejecutiva federal con una talib dura y fiel, Elena Valenciano, y un perdedor vocacional tiralevitas como Óscar López al frente del núcleo de esa célula, en la que la vertiente chaconista tan solo está representada por José Antonio Griñán como presidente, en el papel de don nadie. Es decir, se ha instaurado un régimen a lo cañí que recuerda al ejecutado por Robespierre contra los girondinos en Francia. España necesita una alternativa sólida para no convertirse en el México del PRI, y este PSOE atormenta. Pero siempre irrumpe alguien que provoca la carcajada, desatado por la resaca. Patxi López, el lehendakari, desmintió que su entrada en el sanedrín persiga aspirar a la presidencia de España. El club de la comedia, versión narcótica.   
 
Publicado en El Norte de Castilla el 8 de febrero de 2012

Ver Post >
Palabras envenenadas
Roberto Carbajal 12-10-2011 | 9:02 | 1

Artur Mas y el resto del teatro padecemos idéntico mal: nos cuesta entender lo que dicen algunos andaluces. Incluso si lo escriben, claro. El sevillano Felipe González preguntó a los españoles si considerábamos conveniente para España permanecer en la Alianza Atlántica en los términos acordados por el Gobierno de la nación. Dijimos que sí, sin saber qué diablos habían acordado. Ahora van a instalar en Rota escudos antimisiles y no ha sido necesario preguntar. Es más decente, porque lo hemos cogido al vuelo. El líder de CiU tampoco comprende a algunos gallegos. Se antoja indigesto qué hacía el ministro de Fomento de mi país con un empresario en una gasolinera. Resulta más presentable a la vista una poligonera con el ‘wonderbra’ al aire pidiendo calor por caridad. Pero sí leo la lengua de Artur Mas y la intención con la que embiste, que no difiere de la empleada por sectores nacionalespañolistas. Ambos lados del muro convergen en el mismo caldo del posibilismo. Lo plantean como un ellos frente a nosotros y viceversa, identidades amenazadas; la lengua que hablamos demuestra lo que somos y a qué pertenecemos, etcétera. Se trata de una confrontación estratégicamente interesada, nadando en los rápidos de la irresponsabilidad.

La legislación lingüística en Cataluña es necesaria para que el catalán no desaparezca. Pero aun es más legítimo que un padre elija escolarizar a su hijo en castellano, y allá él si lo priva de oportunidades. España debería sentirse orgullosa de poder cantar nanas en varios idiomas. Mucha gente echa pestes cuando ven a los nacionalistas periféricos expresarse en su lengua minoritaria durante la emisión del telediario. En vez de plantearlo como una oportunidad de acceder a nuestro patrimonio e higienizarse, algunos se lo toman como una afrenta. Preguntémonos si la ‘ofensa’ denota impotencia, envidia o el abono vitalicio a la ignorancia. Se dispara la adrenalina patriotera cuando los políticos de cualquier color sacan la lengua a dar un paseo. Tal vez callando se entienda la gente.  

Publicado en El Norte de Castilla el 12 de octubre de 2011

Ver Post >
Los policías del ministro
Roberto Carbajal 13-07-2011 | 9:03 | 0

No existe un cargo tan agradecido como el de ministro del Interior; ojalá fuese el de Educación, pero estamos en España. Es como nacer con un pan bajo el brazo en el mundo de la política. Salvo contadas excepciones, por razones de luto y cantidad, casi todos los titulares de esta cartera gubernamental se han granjeado las simpatías ciudadanas. Se trata del jefe de los policías que detienen a los malos, enfocados en nuestra lucha contra el terrorismo.

Desde que ETA mataba a cuentagotas, hasta cuando dejó de hacerlo, han sido bandada los miembros de esta organización que han caído en manos de la justicia. Y tras las detenciones, la inherente comparecencia del ministro de turno para dar cuenta de la relevancia del acto. De ahí que, ante una horda cada vez más débil, el titular del ministerio viera cómo crecía su inmaculada imagen pública. No sucedió del mismo modo durante los gobiernos de Felipe González en los ochenta, un periodo en el que los asesinatos eran sinónimo de visceralidad.

No hay más que echar un vistazo a las hemerotecas para darse cuenta de la relevancia de la que goza el cargo. Hasta Ángel Acebes sonó como sucesor de Aznar, y ya es creer en los milagros. José Luis Corcuera no fue lisonjeado, quizá por esa brutalidad parónima que desplegaba el acólito felipista. Hoy se evidencia que Rubalcaba es el político mejor valorado del Gobierno, catapultado hasta la sucesión. Al candidato socialista se le adjudican los éxitos frente a ETA, que es tanto como decir que bajo su cobertura Policía y Guardia Civil han aprendido a hacer su trabajo con eficacia. Si crece la reputación del responsable ministerial es porque la gente considera injustamente que su estrategia fue decisiva para cobrar semejantes piezas. En todo caso, son los servicios de inteligencia y las distintas policías los encargados de cazar al delincuente; Rubalcaba y quienes le precedieron marcan la oportunidad política y tan solo aparecen en la foto. Es una obviedad, pero da la sensación de suceder al revés. Y conviene no olvidarlo.

Publicado en El Norte de Castilla el 13 de julio de 2011

Ver Post >
Cuando matar salva
Roberto Carbajal 10-11-2010 | 8:07 | 0

Suponga que tiene la certeza de que unos terroristas planean acabar con su familia y usted sólo puede evitarlo trazando un plan B. ¿Qué haría? ¿Llamar al 112, llorar en el funeral o salvar a los suyos? No responda aún; tómese su tiempo, pero no lo prolongue demasiado porque quizá en la siguiente cena le falten unos cuantos apóstoles.

Felipe González se encontró con una situación similar durante su mandato. En aquel tiempo, el socialista François Mitterrand reinaba en Francia. La colaboración con España en materia antiterrorista era nula. González se plantó en el Elíseo. Allí compartieron el vídeo de una sucesión de atrocidades cometidas por ETA. Las imágenes de cuerpos mutilados impactaron a ‘monsieur’ Mitterrand y en ese instante nuestro vecino comenzó a implicarse en la lucha contra esta lacra, incrementándose tras la elección de Jacques Chirac.

Hoy muchos están rasgándose las vestiduras por las declaraciones de Felipe González. Ha dicho que tuvo la oportunidad de volar a la cúpula etarra y de ese modo salvar vidas de inocentes. Todavía le asalta la duda sobre si hizo lo correcto no dando la orden. Conviene no olvidar que España en esa época no podía realizar detenciones en suelo francés y tampoco su solicitud en este sentido era escuchada por las autoridades de aquel país. Como dicen que somos una democracia, nuestro Estado no puede actuar como lo haría un gánster. Este extremo nos coloca ante la disyuntiva de saltarnos discretamente el ordenamiento jurídico para preservar la vida de nuestros ciudadanos o anteponer el inoperante protocolo de la decencia aparente. Diferentes gobiernos británicos dieron la orden de eliminar a miembros del IRA antes de que cometieran atentados inminentes. Como ejemplo de referencia, muchos recordarán que en 1988 la primera ministra de hierro Margaret Thatcher ordenó a las fuerzas especiales liquidar en Gibraltar a tres terroristas, evitando así que corriera la sangre en el Peñón. Y podríamos citar a países de nuestro entorno para verificar que, en ocasiones, de las alcantarillas brota un poco de aire fresco. Por cierto, no habrá olvidado que el reloj sigue en marcha y que su familia aún corre peligro… Dé la orden. Se lo advertí al principio.

Publicado en El Norte de Castilla el 10 de noviembre de 2010

Ver Post >
Sobre el autor Roberto Carbajal
Tenía siete meses cuando asesinaron a John F. Kennedy. De niño me sentaba en los parques a observar a la gente, pero cuando crecí ya no me hacía tanta gracia lo que veía. Escribo artículos de opinión en El Norte desde 2002, y críticas musicales clásicas desde 1996. Amo la música, aunque mi piano piense lo contrario. Me gusta cocinar; es decir, soy un esclavo. Un esclavo judío a vuestro servicio.

Últimos Comentarios

malva2 24-03-2017 | 09:28 en:
La religión, otra vez
Cari 23-03-2017 | 10:45 en:
La religión, otra vez
malva2 16-02-2017 | 09:43 en:
Poder absolutista
malva2 09-02-2017 | 09:50 en:
¿Otra tonta?