img
Etiquetas de los Posts ‘

gobierno

Herencia envenenada
Roberto Carbajal 03-11-2010 | 8:07 | 0

Los candidatos socialistas para las próximas elecciones municipales están acongojados. La marca PSOE y su secretario general se han convertido en un lastre. Tatuarse el acrónimo ZP es hoy casi una garantía de deportación para quienes aspiren a ser alcaldables. Y hace falta tener ganas de sentarse en un despacho en el que la lista de impagados produce escozor. Aun así, la vocación de mejorar la vida de sus paisanos parece no arredrar a ese puñado de valientes que se ayuntan a lo que haga falta. Son conscientes de que todo juega en su contra. Se trata ahora de rescatar el viejo juego del escondite pero sacando la cabeza más que antes. Ya no resulta útil unirse a la locomotora Zapatero para promocionarse, sino todo lo contrario. Es mejor desenganchar la máquina y emplear una vagoneta de tracción manual, a lo Buster Keaton. De este modo, si finalmente prevalece tu discurso ante tanta adversidad, es para erigirte un monumento antes de entregarte el bastón de mando. La estrategia podría girar en torno a que la imagen del presidente del Gobierno aparezca colgando lo menos posible de las farolas, o que lo haga de canto.

Muchos de estos candidatos socialdemócratas vislumbraron la posibilidad de alzarse con la victoria en ayuntamientos importantes. El desgaste de los consistorios en manos del PP tras más de una década de gobierno hacía que los currantes de la oposición se las prometiesen muy felices. Error de cálculo: la crisis dichosa y las iras proferidas contra el Gobierno han desencantado al personal. Ahora van a tener que patear los barrios como nunca y seducir a los pesarosos de ánimo. Pero, ante todo, asistiremos a un enorme test de inteligencia. Quien aspire a ser investido alcalde tendrá que matar a su padre y desmarcarse de los vicios de las agrupaciones locales. No les quedará otra que urdir un discurso ilusionante y estar en estrecho contacto con los posibles votantes. Van listos si albergan la esperanza de que los medios de comunicación van a aplicar la equidad informativa. La prensa padece el rigor de nuestros días y las instituciones administran bien el qué y el a quién. Así que no queda otra que embutirse en buen calzado y que la imaginación se haga cargo del resto.

Publicado en El Norte de Castilla el 3 de noviembre de 2010

Ver Post >
Tocan a rebato
Roberto Carbajal 19-05-2010 | 8:07 | 0

Lo peor que puede sucederle a un trabajador es que su empresa le diga que todos conforman una gran familia. Uno de los efectos es que, si se cree el mensaje, le va a costar dinero. Aun enturbia más las cosas el hecho de que lo despidan tras recordarle que la ‘familia’ no puede darle de comer hasta nuevo aviso. He aquí el producto de tanto aturdimiento. Antes la gente entraba en una compañía y terminaba sus días en ella. Incluso sagas enteras heredaban el puesto de trabajo, que parecía emular la mitosis que sufre la célula. Altos Hornos, Ensidesa, Sagunto, Telefónica, Renfe: sería ingente relatar las sociedades que durante el franquismo vieron engordar sin freno sus plantillas. Hasta que no quedó otra que sacar la tijera de podar y poner montañas de currantes a deambular como zombis. El desmadre pretérito y la Europa recién estrenada, cogidos de la mano.

El presidente Zapatero ha pedido a los agentes sociales que se pongan de acuerdo para reformar el mercado de trabajo. Si no son capaces de hacer cumbre solitos antes de que cante un gallo, el Gobierno lo hará por ellos. De momento se especula con el abanico: abaratamiento del despido, cuotas sociales reconvenidas y un puñado de ideas que ya tienen el sendero trazado, e incluso asfaltado. En teoría, el paquete dinamizaría el crecimiento y recortaría el desempleo. Muchos parados dejarían de serlo y otros ocuparían su lugar. El empresario podría despedir por cuatro perras y contratar nueva mano de obra por idéntica cantidad. El asunto transita la calle y todo el mundo está dándole vueltas a las variables.

Las grandes empresas no son oenegés. Si no te necesitan, al Inem; otra cosa es el criterio que aplican para completar la lista. Cuanto más peso arrastre el monstruo, más errada la relación de los condenados al extrañamiento, porque los cargos intermedios suelen atesorar un carácter estúpidamente veleidoso. Cuando los accionistas están lejos, el ejecutivo actúa a lo loco. Es inútil alegar una trayectoria profesional intachable para salvarse del fusilamiento. El ejecutor quizá piense en las piernas, pero no suele poner cara a quien va a ser despedido. Y es comprensible, porque tal vez la suya podría ser la siguiente. Por insensato.

Publicado en El Norte de Castilla el 19 de mayo de 2010

Ver Post >
El desencanto
Roberto Carbajal 05-05-2010 | 8:03 | 0

España y el contenido que le da forma atraviesan por un mal momento. No se libra nada ni nadie. La economía es un desastre y la fe en quienes dirigen el país es casi nula. Ahora la prensa internacional la ha tomado con nosotros y aseguran que podemos convertirnos en Grecia si no hacemos los deberes pronto. Como ven, todo son buenas noticias. Hasta hace un par de días éramos los campeones europeos del crecimiento y del desenfreno, mientras que ahora se pone en cuestión todo lo que huela a español. Ni siquiera Ferran Adrià se ha librado de las salpicaduras y ha sido desbancado del primer puesto mundial en la lista de los cocineros más laureados. Menos mal que, como consuelo, aún podemos comer en casa, que ya es todo un privilegio. Claro que todo esto puede cambiar si el Gobierno no comienza a tomarse en serio el sonido de las alarmas. El presidente tiene la costumbre de ser un optimista recalcitrante. Esta es una cualidad muy loable en un dirigente político, porque sentar a un tristón en el sillón más poderoso del país no es plato de gusto. Pero sucede que darse de bruces contra el tartazo monumental que nos ha plantado la época y no agarrar el toro por los cuernos ha convertido el saludado talante de Zapatero en un problema.

Ojalá los indicadores a largo plazo puedan darle la razón. Aun así, los especuladores van a cebarse con España. Prueba de ello es que prestigiosos periódicos de todo el mundo están fijándose en nosotros como nunca y cargando las tintas como siempre. Puede que todos los grupos que se llenan los bolsillos con la especulación sean los que generan parte de la desconfianza en un país como el nuestro; esto es así. Pero la inacción del Gobierno junto con la falta de una unidad deseable por parte de la oposición convierten a España en un pez más frágil si cabe. Los tiburones de las finanzas huelen la sangre a kilómetros de distancia y nuestras luchas intestinas, con declaraciones salidas de tono y alejadas de un patriotismo más necesario que nunca, son un cóctel que provoca retortijones. Necesitamos un visionario o una manada de ellos. Pero sucede que esta rara especie no crece en ningún huerto, menos todavía en uno español, en el que menudean las malas hierbas.

Publicado en El Norte de Castilla el 5 de mayo de 2010

Ver Post >
Un premio con lastre
Roberto Carbajal 31-03-2010 | 8:07 | 0

Cuando a alguien le conceden una medalla a título póstumo significa que no tendrá que preocuparse por nada nunca más. Tal vez se disfrute en familia, aunque es difícil saber cómo y cuándo. Si te honran en vida y gozas de buena salud, todo marcha viento en popa. Otra cosa es que estés enfermo y viejo: amigo mío, o quieren empujarte o hay mucha prisa. Por fortuna para él, José María Aznar no se encuentra inmerso en ninguna de las variables anteriores. Ha sido siempre un tipo genuino y ahora resulta que, en el esplendor de su cómoda vida, comienza a escocerle un premio que anheló por los servicios prestados. El Tribunal de Cuentas investiga la legitimidad de los fondos que su Gobierno desaguó persiguiendo la Medalla de Oro del Congreso de Estados Unidos. El galardón nunca llegó a pender de su pecho, pero es una victoria moral a nuestro estilo.

Felipe González reflexionaba sobre la figura de los ex presidentes en España, a los que calificó de jarrones difíciles de ubicar. El tiempo ha demostrado todo lo contrario. Cuando dejan el cargo, dan una envidia de muerte: pensión vitalicia, memorias, conferencias millonarias, intermediarios de lujo en multinacionales y plutócratas que no olvidan los favores. Anda que no da de sí el dichoso jarrón. González cambió de vida en todos los aspectos y factura a lo grande. Pero para Aznar no es suficiente. ‘Zadock el sacerdote’ de Händel le parece propia de una charanga cuando suena en los partidos de la Champions. Él busca otro repertorio que acompañe su coronación, porque es una tableta de chocolate muscular y Jorge II está en los huesos, así que la música le entra por un oído y sale por el resto. Cuentan que hace dos mil abdominales (Aznar, no el rey inglés).

Aguardemos a que fallen sobre si fue buena idea contratar a un lobby para dar gloria a Aznar con dinero público. Las flexiones no serán capaces de enmascarar el origen de la pretendida medalla. No hay coloso que soporte peso tan formidable. Que se lo pregunten a los muertos de la antigua Mesopotamia, el lugar del que surgió la civilización. El Tigris y el Éufrates no llevan tanto caudal como para drenar semejante cantidad de sangre. Ni siquiera con el trasvase de grandes dosis de vanidad.

Publicado en El Norte de Castilla el 31 de marzo de 2010

Ver Post >
Glosa de la torpeza
Roberto Carbajal 17-02-2010 | 8:07 | 0

La cama es un espacio polivalente. Sirve para el descanso del guerrero, acomoda sus miserias y le arranca una sonrisa. No se entiende un buen lecho sin una almohada confortable y lúcida, ese oráculo que espanta los nubarrones del horizonte. El presidente del Gobierno necesita aposentar su testa sobre una nueva, pues da la sensación de que padece el rigor de los tiempos postrado en un camastro de mala muerte, como un enfermo en fase terminal. Antes, el secretario general de Moncloa parecía un almohadón ergonómico. El talento de Bernardino León estaba al servicio del presidente, un bombero diestro y siempre dispuesto. Ahora la percepción es que tan sólo es una figura ornamental.

El presidente se encuentra sumido en un aturdimiento magno, dilapidando el favor de los suyos. Zapatea hacia adelante golpeándose los tobillos; mal asunto para una estrella del hipódromo. Si hoy dice negro, mañana pensará en gris marengo. Si sus colaboradores le reconvienen, él se adentra a codazos hacia el piélago oscuro.

Rechazó acudir a la inauguración de un encuentro multinacional de víctimas del terrorismo. El acto escondía cierta dosis de veneno. Había sido organizado por grupos ultraconservadores y se celebraba en Lanzarotelandia, provincia de Salamanca. Allí se encontraban Aznar, Rajoy y el resto del coro. Pero el jefe del Gobierno ha de estar por encima de la panoplia. Lo esencial era el acto en sí y algunos de los personajes molestos ante los que Zapatero iba a darse de bruces no son trigo limpio del todo. Por eso la gente no ha encajado bien ese desaire. El presidente del Ejecutivo facturó a Caamaño como su único representante, el ministro de Justicia del que brotan tintes propios de un hooligan. Cuando aún no se habían evaporado las lágrimas, Zapatero se hizo la foto con los bendecidos por los Goya. Los masacró con un discurso plúmbeo a más no poder, pasmó a los invitados con el relato errado de los premios y babeó ante la inefable ministra surgida del gremio. No estuvo en Salamanca con los vencidos y sí con la ‘fábrica de sueños’, ahora que vivimos una pesadilla. El presidente duerme mal, necesita una almohada que le libre de la torpeza. Así todos podremos soñar y librarnos de la pereza.

Publicado en El Norte de Castilla el 17 de febrero de 2010

Ver Post >
Sobre el autor Roberto Carbajal
Tenía siete meses cuando asesinaron a John F. Kennedy. De niño me sentaba en los parques a observar a la gente, pero cuando crecí ya no me hacía tanta gracia lo que veía. Escribo artículos de opinión en El Norte desde 2002, y críticas musicales clásicas desde 1996. Amo la música, aunque mi piano piense lo contrario. Me gusta cocinar; es decir, soy un esclavo. Un esclavo judío a vuestro servicio.

Últimos Comentarios

malva2 24-03-2017 | 09:28 en:
La religión, otra vez
Cari 23-03-2017 | 10:45 en:
La religión, otra vez
malva2 16-02-2017 | 09:43 en:
Poder absolutista
malva2 09-02-2017 | 09:50 en:
¿Otra tonta?