UN LOTO PARA MISS QUON

Steve Jaffe, un hombre de negocios norteamericano, residente en Saigón, descubre, en una pared de la casa que alquila, diamantes por valor de dos millones de dólares. Pronto se entera de que los diamantes pertenecen al Estado, pero está decidido a guardárselos para sí. Jaffe se descubre a sí mismo asesinando a su criado cuando este le asegura que pondrá al corriente del hallazgo a las autoridades locales. Y es que Jaffe, por encima de todo, está dispuesto a huir con tan valioso tesoro, aun a costa de cargar un crimen sobre su conciencia. El problema consiste en lograr sacarlos de Vietnam y llevarlos a Hong-Kong. Perseguido por muchos y receloso de todos, su único aliado en esta peligrosa aventura será una hermosa y misteriosa mujer… Pero, ¿podrá confiar realmente en ella?

Una de las peores combinaciones que existe es la de escritor de serie B y la de éxito. Por eso, James Hadley Chase está tan mal visto. Y es una pena, porque el autor londinense que escribía siempre historias ambientadas en Estados Unidos sin conocer el país del tío Sam era muy grande. Es cierto que tuvo acusaciones de plagio (James M. Cain le acusó de diversos saqueos, “El secuestro de Miss Blandish” estaba inspirada en “Santuario”, de William Faulkner, incluso “Un loto para Miss Quon” se aprovecha del espíritu de “El americano impasible”, de Graham Greene) pero la mayoría de las veces estaban traídas por los pelos. Como mucho, James Hadley Chase lo que hacía era tomar algunos temas, versionarlos a su estilo, introducir mucha violencia y sexo, en definitiva hacer una versión para lectores con manos sucias. “Un loto para Miss Quon” no es una excepción. Con él no hay cabida para el aburrimiento. Historias entretenidísimas en las que la tensión no para de crecer y tramas engarzadas con una exquisita destreza técnica. Quizá no sea un autor memorable pero este excelente artesano es una de mis debilidades.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.