BULOS METAFÍSICOS

Publicado en El Norte de Castilla el 31 de marzo de 2017

Uno no sabe si hablar de escuela de odio o de bulos metafísicos. A veces ambos conceptos se dan la mano. Hace menos de una semana un fulano colgó alegremente un vídeo en su muro de Facebook en el que se veía a un hombre agrediendo a puñetazo limpio a tres personas en un ambulatorio. Este tipo, con toda la mala baba del mundo y carcomido de xenofobia, comentó: “Musulmán dando las gracias por su acogida en Europa en un centro de salud español. Imágenes que TVE no difunde para no caer en la alarma social. ¡Manda huevos, nos van a comer con patatas!”. No tardó mucho en saberse que ni musulmán ni centro de salud español, más bien un ruso borracho en la Rusia de todos los zares. Todo ello no ha impedido que hasta la fecha el citado vídeo haya tenido cuatro millones de visitas y, lo que es peor, haya habido cien mil personas con los santos huevos de compartirlo. Casi al mismo tiempo una fotografía de una chica musulmana pasando frente a uno de los heridos en el atentado de Londres se viralizó y sacó lo peor de nosotros. Muchos la acusaban de permanecer impasible ante el atentado dedicándole todo tipo de insultos y ataques xenófobos. Hasta el propio fotógrafo tuvo que salir en defensa de la mujer y mostrar otras fotos que, para alivio de la chusma indignada, demostraban la consternación de la pobre chica, bastante mayor que la de algunos occidentales que hasta se hicieron selfies en el lugar del atentado (claro que ellos no llevaban velo). En fin, una imagen para justificar el odio. Las personas que publican estas mierdas lo hacen para agitar la propaganda antiinmigración. Calumnia que algo queda, fake news (que dicen ahora), la mentira repetida mil veces de Goebbels. Demasiados ociosos de mente sucia empeñados en verter veneno en imágenes sacadas de contexto o directamente en bulos. Los mensajes de racismo y odio solo generan más racismo y odio por ambas partes. Y al final unos acaban en Daesh y otros pateando extranjeros y vagabundos. Pues eso, que el bulo entra en su fase metafísica cuando la gente comienza a hacer consideraciones profundas de manera especulativa y, muchas veces, malintencionada. Entonces, el bulo se retroalimenta. Da igual que se aporten pruebas para confirmar que se trata de una mentira. Los prejuicios pueden más y nace la escuela de odio. Los mentirosos, los que difunden rumores intencionados para manipular a la opinión pública, los agitadores de odio, están ganando la batalla.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.