EL CASO DEL TRAPERO ENJOYADO

el-caso-del-trapero-enjoyadoSumergirse en el universo de Harry Stephen Keeler es una experiencia casi religiosa. Se habla mucho de su estilo desmadejado y de sus delirantes argumentos. Tal vez eso sea precisamente lo que nos engancha a HSK. Desde luego, yo ya no puedo vivir sin leer periódicamente alguna novela suya. “El caso del trapero enjoyado” cuenta una historia de un caso supuestamente verídico protagonizado por Joe, un andrajoso trapero que apareció muerto en la habitación de un inmundo hotel con un puñal con incrustaciones de piedras preciosas. Durante treinta años el motivo del asesinato permaneció en la oscuridad, así como la causa de haberse ensartado un as de espadas en el enjoyado puñal hundido en la espalda de la víctima. Luego un empleado de circo, en concreto de las Enormes Exhibiciones Motorizadas de Angus MacWhorter, halló una pista del crimen y se consagró a resolver el enigma que se había dado por insoluble antes que él naciera.

Pues eso, el cóctel no tiene desperdicio: un crimen imposible y extrañísimo, una revista especializada en crímenes misteriosos famosos y no aclarados que ofrece un suculento premio por resolver el caso de Joe el Trapero, un químico vinícola y eventual chófer de circo, William T. Chattock, que confiesa al dueño del circo que tiene una pista sobre el asesinato y le pide permiso para hacer un pequeño viaje, un papel cifrado que puede contener la solución y que para descifrarlo es preciso conseguir un libro en concreto (un diccionario de bolsillo Shewcross, edición M, con el número 91 de la serie), un viaje surrealista por lugares increíbles e inhóspitos como el Valle del Idiota, las Barrancas de las Ranas, la Cordillera Humosa, el Montículo del Muerto o ciudades imposibles como la Antigua Retuerceómnibus, telegramas, cartas, conversaciones telefónicas, itinerarios completísimos sobre mapas imposibles, un almacén perdido en el fin del mundo, una escritora que no es lo que parece, unos ladrones escondidos que quieren dar el golpe del siglo (atracar el camión que conduce William donde lleva la recaudación del circo), otros tres delincuentes extrañísimos (un mexicano sucio, un japonés con gafas de gruesos cristales y un asesino implacable con ametralladora) que están esperando también a William para robar la recaudación,  un enredo mayúsculo, en fin, que soluciona HSK de forma delirante con la aparición estelar y a última hora de una facción del ejército encargada de inventos calificados de alto secreto, entre ellos ¡el Supercóptero! que sacará a William del atolladero para sorpresa y alucinación del propio protagonista (“pensé si todo aquello no habría sido más que un sueño, y si realmente había recorrido la Antigua Retuerceómnibus en una especie de éxtasis cataléptico”). Y como traca final en el último capítulo, HSK nos regala la solución al enigma del asesinato del trapero enjoyado. Y, por supuesto, nada es lo que parece. Ni el trapero asesinado, ni una puerta del hotel donde apareció el cadáver en la que ponía EXIT y de la que se habían caído las letras E y T transformándose en la habitación 11 (XI)… Y no destripo más un final que, hasta el último párrafo, hasta la última línea de la novela, deja abierta la puerta a la sorpresa. ¡Y vaya si hay sorpresa al final!

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.