CANCIONES DE CARRETERA PARA AMANTES

rea-parisrPublicado en El Norte de Castilla el 13 de octubre de 2017

Músico, pintor, cineasta, bluesman, compositor de bandas sonoras, enamorado de los coches, ecléctico, inconformista, guitarrista sublime y dueño de una voz rota incomparable. Chris Rea regresa. Lo hace a una industria que siempre le consideró un extraño. Tras vender 30 millones de discos, una gravísima enfermedad en el cambio de siglo le permitió olvidarse de su condición de rock-star y le dio la oportunidad de ser lo que siempre quiso. Hizo un corte de mangas a la industria discográfica, creó su propio sello y comenzó a parir prodigiosos discos de blues. Casi nadie se enteró pero a él le dio lo mismo. Le bastó saber que se había subido al vagón de tren donde habitaban Cohen o Van Morrison. Ahora estrena nuevo disco y, a pesar de su frágil salud, sale de gira. En París ha presentado su nuevo show al calor de una audiencia entregada. Un escenario elegante repleto de guitarras azules pintadas que parecían elevarse unas sobre otras constituye la carta de presentación ideal. Chris Rea parece en el escenario un hombre diminuto, frágil, excesivamente mayor para su edad pero con los primeros acordes se come el mundo. Con un riff de guitarra te rompe el alma. Con un susurro te prende fuego. Viejos éxitos se entremezclan con algunos de sus últimos blues y con un puñado de canciones pertenecientes al nuevo disco. Unas canciones de carretera para amantes que no hacen otra cosa que explorar el eterno imaginario del músico británico, su obsesión por el viaje y el movimiento, sus melodías impregnadas de medianoche adornadas con riffs de guitarras como espadas. Historias eternas compuestas muchas de ellas en mitad de un atasco. El coche convertido en catalizador psicoterapéutico. Canciones que evocan paisaje y carreteras. Temas que suenan a la banda sonora de nuestros viajes. Almas perdidas en la noche oscura buscando la luz, pies quemados por el sol en el salpicadero y perdedores a la caza de su última oportunidad y subiéndose al último tren. Chris Rea, con su inconfundible slide y su voz cada vez más ronca y arenosa, convertido para siempre en el príncipe de la cadena de moteles, en el rey de la carretera. Es, probablemente, el cantante más fastuoso, elegante, inagotable y conmovedor del universo musical. Que los dioses del blues le bendigan.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More

Leave a Reply

El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.