DOS TONTOS MUY TONTOS

tontos2Publicado en El Norte de Castilla el 12 de enero de 2018

Dicen que se mete entre pecho y espalda doce latas de coca cola al día (lo que sin duda le tiene que provocar muchos gases). Y que ve de seis a ocho horas de televisión cada día (se supone que entre sesiones de rayo uva y cita con el peluquero para el tinte color pollo). Se vanagloria de tener una gran dotación genética (lo que no impide que parezca un borrachín escocés). Se burla del cambio climático y se jacta de que “podría disparar a la gente en la Quinta Avenida y no perdería votos”. El gran sheriff no para de dar titulares. Ahora, con la publicación de “Fire and Fury” está en su salsa. A Donald Trump le retratan en el nuevo best seller intergaláctico como un imbécil, como un idiota, un tipo que ni lee ni escucha. Él se defiende, como siempre, a base de tuits. Proclama que no sólo es listo sino que es un genio, un genio muy estable. Los expertos señalan que su desorden mental se refleja precisamente en tantas autoalabanzas. Un narcisismo enfermizo junto a una megalomanía déspota, o sea. Lo de los tuits viene de largo. Hace poco se enzarzó con otro tarado como él. Kim Jong-un le llamó “viejo lunático” y Trump contestó extrañándose de que le llamara viejo un tipo al que él nunca llamaría bajo y gordo (le molesta lo de viejo pero lo de lunático le parece bien). La cosa no quedó ahí. Lo último ha sido a ver quién la tiene más larga. El coreano se jacta de tener el botón nuclear en su escritorio en todo momento y el yanqui escupe que su botón nuclear es más grande y poderoso. Al paso que van acabarán por quitarse el peluquero el uno al otro, que es seguramente lo que más les importa. La verdad es que la pelea entre estos dos payasos podría hacernos gracia si no fuese porque tienen el suficiente poder para provocar una catástrofe nuclear. Dos tontos muy tontos aunque uno de ellos todavía tiene muchos apoyos en ciertos sectores. Por cualquier motivo y en cualquier circunstancia. Por ejemplo, la última gala de los Globos de Oro ha servido a algunos para dar cera a Hollywood y alegrarse por Trump (según ellos el que el mundo de la cultura esté contra él le favorece). Pues eso, el facherío patrio adorando a Trump y cargando contra los titiriteros. Todo un clásico. Mientras tanto, aquí estamos, aguardando que a alguno de los dos tontos muy tontos le dé por apretar el botón nuclear. Cuando eso suceda, el último en salir que apague la luz.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.