Blogs

Incombustible Pastor

Debía de ser el año 85. Luis Pastor actuaba uno noche a la semana en el Elígeme, un local mítico de Madrid de esos años, para recaudar fondos con los que paliar la enfermedad que sufría el cantante portugués Jose Alfonso. El cantautor extremeño me lo contaba ayer unas horas antes de actuar e el Café España. «Portugal ha estado en mí desde siempre. Creo que en aquellas actuaciones del Elígeme ya estaba esperándome el disco que luego hice sobre los poemas de Saramago». Pero faltaban más de veinte años para que fuera realidad.
Probablemente el disco empezó a gestarse antes. Cuando con 19 años se enamoró de la música del autor de ‘Grandola vila morena’ que de manera un tanto azarosa se convirtió en el himno de la Revolución de los Claveles. Cuando al niño que quería ser Joselito le cambió la voz e incluyó una canción de José Alfonso en uno de sus primeros Lps, ‘Vallecas’. ASí que cuando se encontró con los poemas de saramago sólo tuvo que continuar esa historia y lo hizo con tal pasión que llegó a musicar dos veces un mismo poema por equivocación.
Charlar con Luis Pastor es lo más fácil del mundo. Ha llegado a esa edad y a ese momento en el que, si se ha aprovechado el tiempo, se sabe cuál es el lugar de uno en el mundo. Y sabe contarlo. Tiene cosas que decir y cantar. Sin apartarse de su camino pero intentando siempre no repetirse se inventa cada día contento de haber encontrado el sitio que le potencia como músico y como persona. Un sitio en el que confluyen el folklore español y el portugués, las mornas coboverdianas con los jaleos de su tierra extremeña.
Luis Pastor está aprendiendo a tocar el timple canario y la guitarra flamenca. Y sigue buscando. «Intento no repetirme», dice, «no me gustan esos músicos que encuentran una fórmula de éxito y sus discos se parecen unos a otros». Desde que es el dueño de los suyos (en el sello Flor de Jara) mide los tiempos. «Cada vez que saco un proyecto como el de ‘En esta esquina del tiempo’ dejo temblando la economía familiar». Pero no se cierra a las nuevas tecnologías y va colgando en los portales de la SGAE para las descargas legales de Internet, su música. Pues aunque tiene más de veinte canciones compuestas no sabe cuándo volverá a grabar. «Lo que sí se es que no renuncio al formato del disco».
La poesía que le apasiona no le nubla la vista. Mira alrededor y le sale el compromiso. «Los que hemos nacido en un tiempo en que la libertad había que conquistarla, estamos en mejores condiciones para saber cuándo está en juego. Cuándo hay retrocesos en nuestra parcela de libertad. Los jóvenes creen que todo es un regalo. Pero a veces en nombre de la seguridad, a veces en nombre de la salud, o del liberalismo económico, nos van quitando parcelas de libertad»
Y a veces le parece que ha vuelto a los setenta. «Me ocurre cuando veo esta sociedad masificada, detenida en el consumo, en la apatía, en la falta de cultura. Cuando veo que el peor de los programas de televisión que había en la dictadura es mejor que lo que hay ahora, cuando veo a la juventud uniformada en una manera de hablar o de vestir. Cuando veo el retroceso en el listón cultural».
Ese no conformarse le mantiene joven,dispuesto a seguir,ilusionado en ese lugar del Atlántico en el que ha encontrado su territorio musical, un lugar de ida y vuelta.

(La fotografía de Luis Pastor en la plaza Mayor de Valladolid es de Miguel Ángel Santos)

Temas

Sobre el autor

Más que un oficio, el periodismo cultural es una forma de vida. La llevo ejerciendo desde que terminé la carrera. Hace de eso algún tiempo. Me recuerdo leyendo y escribiendo desde que tengo uso de razón. La lectura es mi vocación; la escritura, una necesidad. La Cultura, una forma de estar en el mundo. Dejo poemas a medio escribir en el bolso y en todos los armarios.


febrero 2008
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829