Blogs

Un estudio analiza la escuela rural y su papel como factor de dinamización sociocultural

La escuela rural y su papel en la España despoblada. Este es el núcleo de una investigación propuesta por el estudio de arquitectos vallisoletanos de Andrés Carretero y Saúl Alonso en torno al papel que la institución escolar, aun cuando haya dejado de tener su sentido primario por la falta de niños en los pueblos, puede jugar como motor dinamización social y cultural. El proyecto, titulado ‘Campos, despoblación, escuela rural y práctica espacial crítica’, fue acogido en el Laboratorio 987 del Musac, un espacio que muestra de forma continua cómo cada vez más el arte contemporáneo y la arquitectura abren sus fronteras a aspectos relacionados con la actualidad social. De nuevo desde un espacio artístico se reflexiona en torno al mundo que vivimos y cómo este mundo interrelaciona con aspectos estéticos, arquitectónicos y humanistas en general.

Aunque el estudio se centró en dos comarcas de Castilla y León similares entre sí pero distintas a lo que se suele entender por el territorio castellano y en particular la Tierra de Campos, ya que se encuentran en la zona norte, las conclusiones de la investigación pueden ser fácilmente trasladables a otras zonas de lo que hoy conocemos como la España vaciada y que no es otra cosa que la España despoblada de toda la vida, la que sufrió desde mediados del siglo pasado  el éxodo desde las zonas rurales a las urbanas ante la falta de oportunidades de futuro para los más jóvenes y el atractivo que suponía la vida en la ciudad.

Ahora que se detectan movimientos como el de los llamados ‘neorrurales’ gente que hace el viaje de vuelta harta de la deshumanizada vida en las grandes urbes, afectadas por la crisis, y busca oportunidades en el medio rural desde una idea de sostenibilidad, esta investigación ha puesto sobre la mesa el estado de la cuestión teniendo en cuenta siempre la implicación de los habitantes de las zonas estudiadas, en concreto las comarcas de Oña en León y Las Merindades en Burgos.

Aquí la escuela se ve no cómo un edificio aislado sino como una infraestructura que puede crear tejido social. En su recorrido han encontrado cómo estos edificios una vez ‘vaciados’ han adquirido usos muy distintos, como afirma Andrés Carretero: desde los antiguos tele-clubs a lugar de reunión social pasando por bares, albergues de peregrinos y hasta viviendas particulares. Otro de los puntos fuertes de la idea era implicar a la población, dado que son los habitantes de estas comarcas los custodios de estos espacios y quienes suelen tomar decisiones en torno a su uso. Diversas acciones han convocado a antiguos maestros y antiguos alumnos como en Salce donde la escuela ahora es un lugar de reunión social y se ha habilitado un rincón de la memoria. O en Medina de Pomar donde se ha hecho recorrido por los distintos espacios educativos y se ha elaborado un plano de todas las instituciones escolares que hubo en la localidad.

Pero no es este un asunto que ponga el acento en aspectos nostálgicos sino más bien una mirada al presente y al futuro de un espacio desde sus implicaciones sociológicas (y aquí se ha contado con la colaboración de Jorge Casas, experto en desarrollo rural) y desde el punto de vista arquitectónico: en la sala (la exposición con los materiales de trabajo y sus conclusiones se pueden visitar hasta el 19 de enero) se exponen y relacionan distintas tipologías de escuelas cuyo diseño ha evolucionado en el tiempo con materiales educativos. También los aspectos audiovisuales son importantes, tanto como testimonio del pasado como documentación del presente. Ricardo Suarez es el autor de los materiales audiovisuales expuestos en sala (que incluyen también un vídeo realizado por una niña en torno al camino que cada día recorre para ir a la escuela) y Cinta Arribas ha plasmado la cuestión desde el punto de vista artístico.

Una jornada interdisciplinar en la que participaron habitantes de la zona, educadores, sociólogos y algún representante de la Administración a título particular puso de manifiesto la potencialidad de los nuevos usos y la posibilidad de abrir canales de comunicación entre las distintas experiencias. “Fue muy interesante ver casos como el de la Casa del Parque ‘Ojo Guareña’ en el que la escuela se ha reconvertido en un espacio educativo relacionado con el patrimonio”. En cuanto a la viabilidad práctica del movimiento neorrural, el retorno a los pueblos de personas que muchas veces no han estado nunca en contacto con el medio, Carretero considera que el éxito depende de la implicación de sus protagonistas con el territorio “pues de otra manera se convierten en gente de paso”. En este aspecto se pone de manifiesto la necesidad de desarrollar las conexiones a Internet para facilitar la posibilidad de un trabajo a distancia (“aunque también este fenómeno del retorno está ligado a la recuperación de oficios del sector primario”) y la puesta en marcha políticas en las distintas administraciones que estén realmente comprometidas con esa voluntad de atender a las zonas más incomunicadas del territorio.

La intención de los autores del proyecto es trasladarlo en un futuro a zonas como Tierra de Campos, aunque de momento están pendientes de encontrar financiación.

Fotos: 1. Muestra actual del uso de una escuela. (Cortesía de los autores)

2. Vista de la exposición en el Musac. (Cortesía del Museo)

Sobre el autor

Más que un oficio, el periodismo cultural es una forma de vida. La llevo ejerciendo desde que terminé la carrera. Hace de eso algún tiempo. Me recuerdo leyendo y escribiendo desde que tengo uso de razón. La lectura es mi vocación; la escritura, una necesidad. La Cultura, una forma de estar en el mundo. Dejo poemas a medio escribir en el bolso y en todos los armarios.


enero 2020
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031